Ir al contenido principal

PODERÍO INSTRUMENTAL MADE IN PERÚ

Los Belking’s esta noche demostrarán que siguen vigentes y frescos 47 años después de iniciada su historia. Para orgullo nuestro, la banda que se originó en el colegio Melitón Carvajal figura entre las tres pioneras del rock instrumental en todo el mundo. Oído a su música. (Publicado en el diario oficial El Peruano, el viernes 03 de junio de 2011)
Escribe: José Vadillo Vila.-


Gente guitarrera. Raúl Herrera y Willy Sandoval, fundadores de Los Belking's. (Foto: José Vadillo Vila).


Una caja de whiskys los inspiró. A la marca de licor pituco Belkin, los muchachos del colegio Melitón Carvajal le hicieron profilaxis. Le sumaron la "g", el apóstrofo y la "s", letras y signo ortográficos de rigor que implementaban los conjuntos que en la década de 1960 querían dedicarse a roquear.

Como Los Beatles y otros congéneres, Los Belking's, aquí en Lima la gris, se iniciaron en aquel 1964 con trajes de sastre, tres años después grabaron su primer disco y cuando la sicodelia se volvió carne y grito de moda, aparecían en escena con camisas floreadas. Siguieron en carrera hasta 1973, cuando debieron hacer un paréntesis por largos años, un poco promovido por la desaparición de las famosas "matinés" en cines o teatros de barrio durante esos años.

Lo fuerte de Los Belking's no era el verbo sino lo instrumental, y por ese silencio algunos los creían extranjeros. "Hacíamos cosas muy difíciles para ese momento como Strawberry Fields Forever, de The Beatles, en instrumental, o versionando a The Ventures".

Los que sí hablan son sus éxitos por sí mismos como "Bólido de fuego", "Sétima patrulla", "Campo de concentración" u "Okinawa 2000". El disco 45 RPM donde incluían su versión de "Tema para jóvenes enamorados", los levantó en hombros: vendieron en solo cuestión de semanas más de 25 mil copias. "Siempre nuestro esquema fue distinto y ahora también es radicalmente diferente. Nunca nos quedamos estáticos, somos inquietos (musicalmente hablando)", cuenta Willy Sandoval, segunda guitarra y uno de los fundadores de Los Belking's.

Así, un proyecto que tienen es la edición del nuevo CD, que trabajan desde hace un quinquenio, pero que se ha estancado por falta de dinero. Ahí estará el nuevo sonido de Los Belking's, revitalizando sus éxitos hasta hacerlos casi irreconocibles. "La música de nosotros tiene hoy otras características gracias a que la tecnología nos ha permitido ponerle nuevos sonidos", explican.

El rasgueo de la guitarra de doce cuerdas Teisco de Sandoval es parte del sonido. Mientras que Raúl Herrera, el otro puntal del grupo desde sus inicios, otorga, desde la primera guitarra, el DNI de Los Belking's.

Ahora a Herrera y Sandoval los secundan Juan Mostacero (batería); Juan Carlos "El Oso" Barreda, quien retornó después de años a su trabajo en el bajo; y el joven Luiggi Lindley, la otra primera guitarra del grupo.

La meta artística del año es dar la mayor cantidad posible de conciertos masivos, sobre todo en los conos de Lima y en provincias.
Los Belking's está considerado, junto a The Ventures y The Shadows, entre los tres mejores conjuntos de música instrumental.

PROYECTOS LEGALES
En 2003 el grupo retorno cual ave fénix a los escenarios cuando en España se editó Los Belking's Instrumental Waves 1966-1973 (2003), álbum que, dicen, vendió un millón de copias en Asia y Europa, pero del cual no han podido cobrar ni un céntimo.

La razón se debe a que recién en diciembre, tras varios años en juicio, el Indecopi sacó una resolución reconociendo a Herrera y Sandoval como dueños del nombre Los Belking's. Esto se debió a que en el norte del país un grupo de música tropical se había apoderado del nombre tan ligado a nuestra historia del rock.

Los Belking's tienen otros temas que discuten fuera de los escenarios: las regalías que Apdayc debe entregarles, por ejemplo. Calculan que hay alrededor de dos millones de dólares por los siete millones de discos que han vendido en toda su historia musical y por ello tampoco han recibido dinero ni como compositores ni como intérpretes.

Un tema ligado al anterior: Los Belking's han desautorizado a la distribuidora Iempsa para que siga vendiendo sus producciones anteriores (originalmente grabadas para el desaparecido sello El Virrey) hasta que no les paguen todo el dinero que les adeudan.

"El recuerdo siempre quedará en el recuerdo, siempre. Pero el sonido de Belking's de hoy no tiene comparación". A escucharlos esta noche.

Sobre el grupo
-En 1967 con "El Guazón" y "La playa" inician su carrera en las salas de grabación. En su momento, llegan a vender más discos que el grupo de nueva ola Los Doltons.

-Proyectan realizar una exposición-concierto, donde mostrarán los documentos sonoros, escritos y gráficos de su propia historia.

-Críticas sobre su trabajo han aparecido en revistas especializadas en el viejo saurio del rock como Senhor (Brasil), Mojo (Inglaterra) y Les Inrock (Francia).

-Su estilo ha asimilado psicodelia, rhythm & blues, hard rock y latin rock; e incluyen composiciones de Herrera, Sandoval, Andrés Roque y Daniel "Kiri" Escobar.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…