Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de 2012

Arte enrejado

El poder de la arcilla. Dentro de la prisión, no todos los internos reinciden en el crimen. Varios apuestan por cambiar los malos pasos. Algunos de ellos han encontrado en la cerámica una forma sana de ganar dinero y utilizar mejor su abundante tiempo libre. (*)
Escribe: José Vadillo Vila Fotos: Marco del Río
Cada fin de año, los japoneses destruyen ekekos. Les hacen fumar cigarrillos, dos veces por semana y a lo largo de doce meses, para que la figurilla bigotuda y regordeta cumpla sus deseos. Es una tradición que aprendieron de los migrantes del Perú y Bolivia. Otros dicen que una turista japonesa la trajo del Altiplano, le funcionó, la difundió. Así se transculturó esta tradición de los Andes al país del Sol Naciente. Los japoneses los destruyen, los entierran, para recibir otros ekekos y empezar un nuevo ciclo de petitorios.
En Lurigancho, el penal más hacinado del Perú, se producen parte de los ekekos que los nipones regalarán este fin de año. En "Luri", como se le conoce,…

El cantautor con sabor

José "Chaqueta" Piaggio cantaba con su guitarra en La Punta temas en inglés, y que cambió todo al escuchar al gran Benny Moré, ahora presenta su tercer álbum donde resume su amor por los sabores cubanos. (*)
Escribe: José Vadillo Vila / Ilustración: Tito Piqué

GUAJIRA PA' MI BARRIO Por esas casualidades que dinamitan la vida de uno, las dos canciones que promocionan en internet su nuevo trabajo, "Guajira pa' mi barrio" y "A Barranco", hablan sobre geografías limeñas con vista al mar emblemáticas en la vida de nuestro Chaqueta.
En La Punta, nació y vivió con intervalos, hasta los 21 años. Ahí paseaba con su guitarra, componía en inglés, hacía covers del rock sicodélico de los setentas, también de Bob (Dylan) y James (Taylor). Y tenía 16, 17 años, cuando hacía conciertos callejeros gratuitos que se extendía hasta la madrugada en su barrio, en su malecón.
También en ese apéndice distrito que es colofón y esencia de El Callao, su amigo, el Negro Berenje…

Un curioso del rock

No hay día en el Perú que la voz de Andrés Dulude no suene, eternizada en "Av. Larco", un clásico del rock peruano. Músico antes que nada, la legendaria primera voz de Frágil, a sus 60 años, hace un repaso de sus más de cuatro décadas en los distintos oficios de la música. (*)
Escribe: José Vadillo Vila

El segundo long play que le regaló su mamá, fue uno de los cuatro melenudos de Liverpool, A hard day's night. El primero había sido un LP de los surferitos californianos de Beach Boys; y cerraba la triada uno de Raphael. Entonces tenía 10 años de edad, pero desde los 5, Andrés Dulude actuaba y cantaba en el colegio; se pintaba la cara de negro y los labios blancos para imitar a Nat King Cole.
Aunque nació en Santa Beatriz -él asegura que es de La Victoria-, ha sido un limeño errante, curtido en distintos barrios: Balconcillo, Lince, Barranco, por ejemplo. Y siempre, desde los 12 años, lo acompañó su guitarra acústica. Mientras "deambulaba" de uno a otro…

Hechicero de las palabras

Poseído por "la solitaria" o el vicio de escribir, el Nobel de Literatura 2010 ha construido un universo narrativo, donde la novela es solo una de las aristas literarias del planeta Vargas Llosa. (*)
Escribe: José Vadillo Vila
El mejor Vargas Llosa es un promiscuo de las letras: novelista, ensayista, crítico literario, reportero. El "embrión de escritor", como lo llama J. J. Armas Marcelo, estaba en el joven arequipeño que a la vez que estudiaba en la universidad de San Marcos tenía siete pequeños empleos por toda Lima, la horrible. Ese Varguitas de 18 años, casado en primeras nupcias con la treinteañera Julia Urquidi, se recurseaba, diríamos en el argot actual, y aún así, tenía el norte de ser escritor, y aparecen en la prensa peruana sus dos primeros relatos, pero su meta era Europa. El "embrión" también estaba en el cadete adolescente que durante sus dos años en el colegio Leoncio Prado escribía cartas de amor y novelitas pornográficas con "muy bue…

¡Familia, este es Cheo!

Al último sonero romántico, lo avalan 55 años de carrera. José "Cheo" Feliciano conversó de la Fania All Stars, de su longeva amistad con Rubén Blades y de los secretos para saltar del bolero a la salsa y no morir en el intento. (*)
Escribe: José Vadillo Vila
"Qué más perfume que la lágrima sentida / (...) porque las flores ya mañana se marchitan / y el cementerio es un olvido indiferente". "Los Entierros"

Cuando el maestro Johnny Pacheco presenta a los integrantes de ese combo maravilloso llamado Fania All Stars, empieza por los músicos y prosigue con los cantantes. Va en orden ascendente. Se reserva el último aliento para presentar al "Niño Engreído de Puerto Rico", Cheo Feliciano. La gente aplaude con éxtasis y Cheo ríe como un gentleman desde San Juan de Puerto Rico, al otro lado de la línea telefónica. Ríe con esa risa de frac que es tiza aunque pasen los años. Risa de hombre trajinado, cómo no; que ha sabido tantear los abismos pero prefiere l…

Los nuevos señores del huaino

La vitalidad de la música andina se mide en que miles de personas asisten cada semana a sus conciertos en todo el país. Hablamos de Pelo D'Ambrosio, William Luna o el grupo Antología, quienes han revitalizado el sonido andino con una mirada urbana. (*)
Escribe: José Vadillo Vila
EL FENÓMENO PELO "Lejos de ti" le ha dado una nueva vida a la música andina peruana, también conocida por sus cultores como música andina contemporánea o música urbana andina, música de raíces andinas pero reelaborada en las ciudades, receptora de otras influencias contemporáneas como la balada y el rock, sobre todo de los ochentas y noventas.
El huaino "Lejos de ti" fue grabado primero por Pata Amarilla, el conjunto del compositor huanuqueño Pelo D'Ambrosio. Hasta hoy, tiene 93 versiones entre cumbias, huainos y caporales (sayas) grabadas en el extranjero, amen de los "covers" hechos por las orquestas nacionales como Amaya Hermanos y Orquesta Candela. El éxito le…
Escribe: José Vadillo Vila.-

Boedo es una suerte de Macondo para Fabián Casas. Un Macondo nada épico, subraya. Es el barrio bonaerense donde el autor situó su conjunto de relatos Los Lemmings (Lima, Estruendomudo, 2012) “porque no tengo imaginación, sino hubiese escrito El Señor de los Anillos… Boedo es lo que tengo, lo que puedo narrar”.

En el imaginario popular, lemmings son los roedores suicidas. Los Lemmings, de 125 páginas, es un exitoso conjunto de relatos que han sido editados en Bolivia, Alemania, España y ahora en el Perú.
Son historias relacionadas, en distintos tiempos, con un grupo de adolescentes de Boedo. Antes del “éxito descomunal” de este libro de nueve relatos aparecido originalmente en 2005, Fabián Casas había escrito por 20 años “poemas chicos” y la novela Ocio, que también tuvo una versión cinematográfica.
Tras Los Lemmings, en 2010, se animó a publicar su Poesía Completa, cuya edición se agotó solo en tres meses, lo que dejó boquiabiertos a medio mundo en Buenos Aires…

La memoria gozosa

En el Día de Todos los Santos se recorre lo panteones. Lo que sucede en los cementerios populares limeños como el de Nueva Esperanza y Los Sauces, donde se celebra con música, platos típicos, danza y juegos, es una forma de mantener vigente la memoria de los que ya marcharon. (*)
Escribe: José Vadillo Vila.-
1. Nuestras vidas son los ríos / que van a dar en la mar,/ que es el morir, escribió el poeta Jorge Manrique, en el siglo XV. Y ese verso que pertenece a las Coplas a la muerte de su padre, es ya un lugar común. En el mismo tono, otro verso igual de popular, pero más sabroso, llegó 500 años después con Willie Colón y Héctor Lavoe: “Todo tiene su final, nada dura para siempre”, pontificaban ese binomio no repetido de la salsa. Desde el lindo clavel hasta el campeón mundial tienen “su marchito perecer”.
El culto a la muerte –la guadaña ineludible con nombre femenino– no vino en los galeones españoles ni con la difusión de la cruz como creencia. Está enraizado en la cultura peruana desd…

La otra morenada

La Morenada del distrito de Santiago León de Chongos bajo, provincia de Chupaca, en Junín, fue declarada este mes Patrimonio Cultural de la Nación. Un aporte más que logró el mestizaje, esta vez en el Valle del Mantaro: la presencia afro en las poblaciones andinas. (*)
Escribe: José Vadillo Vila.- 
¡ZUMBA, NEGRO! ¡Ujujuuu! El grito de jolgorio. En la mano izquierda levantada llevan el pañolón. Y en la otra, la "zumba", el látigo. La pareja de danzarines pelean por veinte segundos, más o menos, mientras la alegre música de la trompeta de guerra, se repite monótona. El resto de los "morenos" continúa bailando, mirando la escena. Cuando ve que las cosas se pueden pasar, el juez o "furriel" -otro "negro"- tiene derecho a meterse y meter látigo, claro, también a veces le cae de su propia medicina. Y el público festeja.
Las "zumbas" duran unos segundos no más porque los látigos llevan bolas de plomo en las puntas y a veces los que entran "…