Ir al contenido principal

DÍA DE LA BANDERA PARA UN NIÑO

También ecologista. Joaquín Vadillo y su bandera peruana, hecha de material reciclado.



Escribe: José Vadillo Vila.-

Haga la prueba y convierta su cuenta en las redes sociales en un pequeño laboratorio:

La foto de un niño haciendo flamear una bandera blanquiroja tiene muchas lecturas. Se presta a comentarios de toda índole. Y más en coyunturas como ésta, donde el país se divide en dos y algunos crean fantasmas en los otros y los fantasmas de otros toman cuerpo.

Habrá quienes tildarán como nacionalista, chauvinista, osado, convenido o imbécil, a quien lo haga.

Pero no conozco a los niños internacionalistas, salvo que sean creados por Hollywood y tengan superpoderes. O sean supermillonarios.

El niño que lleva la bandera es mi hijo. Tiene dos años de edad. Y está aprendiendo a ser orgullosamente peruano.

Prepararle una bandera y hacer que la haga flamear alegre no es un gesto aislado si como yo, algunos padres quieren que sus hijos tengan bien puestos los pies en su patria, conociendo y disfrutando su identidad.

¿Es difícil eso de enseñarle la peruanidad a un niño? No, si uno le pone ahínco y deja de verle lo negativo a todo. Hay gente que trabaja –o peruanamente “chambea”- cada día con pasión.

Me enorgullezco y admiro a ellos. Artistas, profesionales, empresarios –pequeños y grandes–, técnicos, intelectuales con sentido de país, amas de casa, policías, analfabetos con saberes, religiosos y agnósticos humanos… En fin, gente apasionada en lo que hace, la cual, pese a míseros reconocimientos y sueldos, siguen construyendo patria cada día.

Claro, la tarea se hace titánica si uno le da demasiada importancia a las pesadumbres y las noticias amarillentas y rojas que alimentan muchos medios de comunicación –también las redes sociales son medios de comunicación-, los políticos, los policías y jueces corruptos, los narcos y las pandillas.

Me parece más sabia la mirada de la gente común, que sigue en su vida, mira adelante a pesar de la violencia de cada día –la de los ladrones comunes y la de los de saco y corbata–, las encuestas, de las elecciones, de los gobiernos nefastos que buscan pasar piola en la desmemoria.

También enseñarle a ser orgulloso peruano es que sepa de historia –la que se escribe con mayúscula y la otra–, que sepa leer, escribir, que sepa el mundo no acaba en internet ni la televisión con cable, que toque el barro para darle forma, que use sus oídos para escuchar más música que las peroratas del oligopolio de la FM “satelital”.

Que un día sepa discutir con argumentos y no sólo dejarse llevar por pasiones e hinche el pecho cuando diga “soy peruano”.

Recién después de todo este camino, cuando su identidad ya esté afianzada podré hablarle y discutiremos sobre los ciudadanos universales, sino, será un alienado más, una cifra más para las estadísticas.

Primero soy peruano, luego universal. La cosa no funciona en sentido contrario, salvo caso de los mercenarios o de Juan sin tierra.

Que Joaquín y otros niños en costa, sierra y selva sigan celebrando toda la semana el Día de la Bandera en su escuelita, que levanten su bandera y la hagan flamear, les agradezco a sus profesoras.

Que sean peruanos orgullosos, no es mucho pedir, es sólo cuestión de trabajar en ello, de sus padres, tú, yo, y todos los peruanos que miramos con optimismo el país.

Nunca es tarde para decir: ¡Feliz 07 de junio! ¡Viva el Perú, carajo!

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…