Ir al contenido principal

EL MAESTRO DEL RUNASIMI

El investigador e intérprete de la música andina Leo Casas, prepara musicalizaciones de cantos recogidos por Arguedas. Junto a Miguel Hart Bedoya lanzará en 3 países cuento sinfónico en quechua. (Publicado el domingo 12 de junio de 2011 en el diario oficial El Peruano).

Foto: ANDINA/Alberto Orbegoso.

Escribe: José Vadillo Vila.-

Él mismo ha extendido su leyenda y se siente orgulloso de la definición: Leo Casas tendrá cara de barbado europeo, la "cáscara de español", como dice, pero el quechua es su lengua madre y la cultura quechua está presente en cada uno de sus poros. Es un indio de piel blanca.

"Mi forma de expresar mis emociones son los wakatakis, las arascascas, los huainos, todas la manifestaciones de nuestros pueblos. Yo no los he aprendido sino que los he vivido", explica.

Investigador y músico con más de medio siglo de trajinar por distintos pueblos y comunidades campesinas, este cusqueño hijo de padres apurimeños, junto a otros colegas suyos expertos en el sentir de la lengua de los incas y la música tradicional, celebrará el centenario del natalicio de José María Arguedas con la publicación de un trabajo musical en el que se rescatan los cantos quechuas que incluyó el escritor andahuaylino en sus obras literarias.

"Estamos trabajando en ello. Yo canto las melodías y Chalena Vásquez (musicóloga) las está llevando a la partitura. En sus textos, Arguedas rescató canciones que escuché de niño, antes de leerlo", explica Casas, al que el propio Arguedas admiraba por su capacidad que tiene de saber canciones de diversos pueblos de los Andes.

El estudioso continúa trabajando paralelamente en la recopilación y traducción de cuentos y mitos quechuas, que publica en ediciones bilingües. Hay un proyecto, adelanta, para hacer de estas tradiciones orales, historietas.

DE PEDRO A PEDRUCHA
Otra capacidad que admiraba Arguedas en Casas era su habilidad para traducir del quechua al castellano y viceversa, sin perderse en el camino. Con el director Miguel Harth Bedoya (afincado en Estados Unidos), Casas ha trabajado una traducción al quechua del famosos cuento sinfónico Pedro y el lobo, del compositor ruso Sergei Prokofiev.

"En los Andes no existen lobos, lo hemos reemplazado por el puma y así todos los animales europeos por animales andinos. El trabajo se llama Pedruchan Pumawan, Pedro y el puma, ya se grabó con la orquesta dirigida por Harth Bedoya y será distribuido en las comunidades campesinas quechuas del Perú, Ecuador y Bolivia", adelanta Casas, quien recuerda que José María Arguedas nos enseñó que a condición de no estar embrutecidos por el prejuicio, podemos ser felices disfrutando de todas las maravillas que ofrece la cultura andina en su extraordinaria diversidad.

OPINIONES
MÚSICA Y CANTO. "Ya lo dijo Arguedas, son herramientas que nos unifican a indios y mestizos. En mi caso, el canto, la música y la lengua quechua han sido instrumentos para acercarme de igual a igual con las comunidades indígenas y campesinas."

CULTURA VIVA. "Se ha avanzado mucho en su difusión pero me preocupa que una gran parte de la población urbana todavía nos menosprecie. Paradójicamente, nuestra fuerza como país es la música, el canto, la danza y la relación armónica con la naturaleza."

MÚSICA FUSIÓN. "El problema es que somos alienados, por el condicionamiento del tipo de educación, comunicación y religión que tenemos. Esos tres pilares siempre han estado orientados para erosionar las raíces culturales. Si nos soportan es sólo porque al turista le gusta."

DATOS
-Como parte de sus celebraciones de sus 62 años de vida institucional, la Escuela Superior Nacional José María Arguedas (ENSFJMA) otorgó la orden "José María Arguedas" en el grado de Aravicu, a Leo Casas.
-Casas trabaja proyectos de adaptación, recopilación y difusión de la música andina con la ENSFJMA, los centros de folclor de la UNMSM y la PUCP, y las escuelas de música de Ayacucho, Puno y Cusco.
-Colabora con diversos conjuntos con traducciones y notas explicativas para ayudar a la comprensión de las canciones en runasimi (quechua).

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…