Ir al contenido principal

DROMEDARIOS PATRIOTAS

Por breve temporada se reestrena Diecisiete Camellos, una obra de Eduardo Adrianzén que busca la reflexión sobre la peruanidad. Toma como premisa las viejas heridas de la Guerra del Pacífico. (Publicado el diario El Peruano, miércoles 15 de junio de 2011).

Escena de la obra.

Escribe: José Vadillo Vila.-

I
Si quiere ensayar una nueva respuesta a la pregunta sempiterna que, a través de Zavalita plantea Mario Vargas Llosa en ese coloso de la novela peruana llamado Conversación en La Catedral (1969), “¿en qué momento se había jodido el Perú?”, el dramaturgo Eduardo Adrianzén, a través de Diecisiete Camellos, se une a la reflexión sobre los peruanos y la peruanidad.

En la obra, una compatriota, viuda, con 45 años a cuestas y madre de familia, decide seguirle al corazón y se va a Chile para vivir con un chileno, para más señas, a quien ama.

Para Andrés, Francisco y Miguel, sus tres vástagos, la decisión de la progenitora es una afrenta personal, además de patriótica: El padre había instalado como único tema de conversación familiar la Guerra del Pacífico (1879-1883). Y la madre resulta que se va con el “enemigo”.

Cada uno de los hijos tomará el tema desde una óptica distinta, con trabajos y formaciones distintas. Algo así como siempre los peruanos analizamos nuestros problemas: solo desde nuestra perspectiva.

A lo largo de la obra, vendrán a escena los espectros de los veinteañeros "Soldados Desconocidos" cuyos cuerpos se perdieron en las arenas de Arica y Miraflores. También "La Patria" hecha mujer, dará sus sarcásticos puntos de vista. Así, el espectador también se enfrentará a sus propios demonios y ciudadanía, ¿qué significa el Perú para nosotros?, ¿hemos cerrado las cicatrices de la guerra con Chile?


II
Para Eduardo Adrianzén y el director Gustavo López Infantas volver a montar Diecisiete Camellos (estrenada el año pasado), es una felicidad. Esto gracias a la invitación de Plan 9, que está apostando por remozar el miraflorino teatro Larco.

“Esto nos permite hacer circular la obra, que es lo que queremos", explican sobre Diecisiete Camellos, que irá todos los miércoles hasta agosto. Para ambos es importante que en estas fechas cercanas a las Fiestas Patrias esta obra esté en escena. "La obra tiene la intención de mirar todas las posibles formas que tenemos para articularnos como nación”, explica Eduardo.

López Infantas, por su parte, adelanta que los elementos y la concepción de la puesta teatral es la misma. Sin embargo, como el espacio es otro, el escenario ya no será esa suerte de santuario de héroe peruano sino se ha planteado como una casa porque es a lo que remite el espacio.

“Lo interesante de la obra es que se siente en tu casa, en tu familia, en tus hermanos, donde se centra la peruanidad. Hablamos desde un núcleo familiar, un espacio muy concreto para mostrar toda la diferencia y el amor que nos tenemos como peruanos. Además el discurso nos hace ver por qué actuamos de cierta manera los peruanos. Los fantasmas de los soldados desconocidos y La Patria ayudan a esa reflexión”, agrega Adrianzén.

Dramaturgo y director muestran su gran deseo de ir a montar Diecisiete Camellos a la ciudad heroica de Tacna, espacio interesante siempre para hablar de la Guerra del Pacífico y de lo que significa esta pertenencia al Perú.

Datos
TEMPORADA. Todos los miércoles, a las 20.00 horas. Desde hoy hasta el 10 de agosto. Lugar: Teatro Larco (Av. Larco 1036. Miraflores). Entradas en la boletería del teatro y Teleticket. S/. 25 y 15.

ELENCO. Irene Eyzaguirre, Mario Ballón, André Silva, Emanuel Soriano y Sonia Seminario

DE GIRA. Del 01 al 04 de setiembre, Diecisiete Camellos se presentará en el Teatro Municipal de Trujillo (La Libertad). Llegan por invitación de la Universidad Particular Antenor Orrego (UPAO).

Sobre el director y el dramaturgo:
Gustavo López Infantas. El director, productor y profesor universitario ha llevado a escena El Continente Negro, Después de la lluvia, Misericordia y La noche de los asesinos, entre otros.

Eduardo Adrianzén. Dramaturgo y guionista de televisión tiene en su larga producción teatral títulos como: De repente un beso, El día de la Luna, Cristo Light, Tres amores post-modernos, La tercera edad de la juventud, Demonios en la piel y Respira.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…