Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2011

Un Peter Pan pintor

Un día como hoy, de hace 25 años, se nos fue Víctor Humareda, el maestro del expresionismo peruano. Es considerado uno de los cinco grandes de la pintura nacional.


Escribe: José Vadillo Vila.-



PRIMERA PINCELADA.
Fue un Peter Pan que vivió 66 años. De cabellos alborotados y cuerpo breve. De carcajada ostentosa y rostro sudoroso. De boca bembona y caminar chaplinesco. Se llamaba Víctor Humareda Gallegos y nunca dejó de ser un niño genio.

Como el héroe del país del Nunca Jamás, el pintor nacido en Lampa, Puno, evadía responder cuántos años tenía. Le aterraban por igual la muerte, no pagar el día de su hotel o que lo busquen para cobrarle impuestos. Un mal chiste sabiendo que sobrevivía, que se prestó a que lo exploten por necesidad, malbarateando sus cuadros.

Humareda enjuagaba en botellas de aguarrás reciclado los pinceles con los que daba estocadas al yute para inmortalizar sus musas bajofondinas y sus arlequines tristes. Así fue feliz, pero se especula que el cáncer venció sus cuerda…

El primer solista

Este año se han realizado varios reconocimientos a Alberto Juscamaita, “Raqtaco”. Él inició la historia la música ayacuchana para la guitarra, antes que Raúl García Zárate. Fue el mejor de su época, en tiempos de serenatas y bohemia en Huamanga. A sus 91 años, el maestro está en Lima y continúa sacándole secretos al instrumento de la seis cuerdas. (*)



Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Juan Carlos Guzmán


Su nombre es leyenda. Alberto Juscamaita Gastelú es el génesis. Fue el primer solista de guitarra ayacuchana. "El primer solista de guitarra folclórica". O "el primer guitarrero", como se define.

Empezó a tocar en tiempos cuando radios, televisores, refrigeradoras eran objetos de ciencia ficción. Sólo bastaba una botella de cañazo combinado con su cola (gaseosa) sobre la mesita de una cantina y luego tocaba en esas noches de bohemia en Huamanga que ya no están. Ahora, sólo a veces y por cortesía, toma una copita de vino.

Acaba de cumplir en agosto 91 años y una boina …

El baile de los gozan

¿Pueden dos tornamesas congregar a cientos de seguidores? "Descarga en el barrio", el evento de salsa dura más esperado por los seguidores del género desde hace más de una década, enseña que no hay que se achorado para apreciar la salsa dura, que se puede convivir en democracia expertos y vírgenes salseros. Y sobre todo, que se puede gozar en un ambiente familiar, sin violencia. (Publicado el lunes 07 de noviembre de 2011 en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila / Fotos: Piero Vargas



Algunas noches del año -sólo algunas, caray-, el coliseo al fondo del número 159 del jirón Cervantes, en el Cercado de Lima, se convierte en un templo donde los devotos de la salsa apellidada dura acuden con sus mejores galas. Todos viene a ver la magia que sale de las dos tornamesas, que alumbran esta suerte de altar que otros llamarían entarimado.

Yvonne Córdova Zárate ha venido bella y lista para el baile esta noche. Junto a su hermano Omar, sus dos …

La alegría de los wamanis

Manuelcha Prado, Manuel Silva “Pichincucha” y el dúo Los Campesinos, legendarios cantores y músicos de los Andes, se reúnen para contar sus vivencias sobre el huaino y reflexionar sobre esta música de tierra adentro. (Publicado el lunes 07 de noviembre de 2011 en el suplemento Variedades del diario El Peruano).

Escribe: José Vadillo Vila / Foto: Juan Carlos Guzmán


HUK.
Las cuerdas se estiran hasta el 4.40, hasta el "mi" que brota como soplido de toro joven del acordeón. Don Jorge Núñez del Prado aprieta las teclas del acorde y su compañero Wilfredo Quintana coge la nota en el aire para hilvanar a dúo un huaino que, con sus letras sencillas y notas dulces, se hacen agua de puquial andino, ichu removido por el viento.

Impertérrito, el fotógrafo continúa alineando las luces pero la fiesta ya se armó en el estudio. Manuel Silva "Pichinkucha" desenfunda su guitarra, suma bordoneos y también voz. Manuelcha Prado no se queda atrás. El barbado guitarrista ayacuchano también…

Una historia reciente

El periodista Hugo Coya entrevistó a 78 personas para elaborar Polvo en el viento, libro que da una mirada a todo lo que representó el narcotraficante Demetrio Chávez Peñaherrera y la peor parte de la sociedad peruana en los años noventa. (Publicado en el semanario Variedades del diario El Peruano, el lunes 21 de octubre de 2011).
Escribe/Foto: José Vadillo Vila


No es narcoliteratura. Tampoco la biografía sobre un capo del narcotráfico, narrada en 181 páginas. Si el periodista Hugo Coya dedicó los domingos de un año en ir al penal de máxima seguridad Miguel Castro Castro, con lápiz y papel en mano, fue para tomar el testimonio de Demetrio Chávez Peñaherrera y tener una mirada sobre nuestra historia reciente.
"A partir de 'Vaticano' podemos representar una época reciente importante para el país, que muchos peruanos menores de 30 años no vivieron y otros preferirían que se olvide. Él fue protagonista importante de la época de Fujimori, cuando Vladimiro Montesinos era quien rea…

Del Rímac sus shipibos

Mujeres en faldas pampanillas, llevando sus artesanías salen desde el corazón de la Lima tradicional, el llamado Cantagallo. Ellos, los Ashirel, la comunidad shipiba-koniba cumple 12 años de presencia en la capital. (Publicado en el semanario Variedades del diario El Peruano el 31 de octubre de 2011).

Escribe: José Vadillo Vila


Cuando Lima era una aldea en formación, las tropas de Manco Inca sitiaron a los españoles desde el cerro San Cristóbal. Lo dice la historia. Hoy, a casi quinientos años, 350 familias del pueblo shipibo-konibo, que llegaron desde el alto, medio y bajo Ucayali, han creado un pueblito frente al San Cristóbal. Otros lo conocen como el asentamiento humano Cantagallo.
"Los shipibos indígenas vamos a conquistar Lima, justo frente donde perdió Manco Inca", me dice Wilson Valles Valles, nuevo presidente de Ashirel, la Asociación de Artesanos Shipibos Residentes en Lima.
La mayoría de los "hermanos" shipibos son artesanos, artistas. Wilson, por ejemplo, a…