Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2015

Baldazos y yunzas

Desde el siglo XVIII se intenta controlar los carnavales. Y los cortamontes son una tradición andina ya enraizada en Lima. (*)
Escribe: José Vadillo Vila
Ahora que todo es light, el mundo es prohibitivo y parece un lugar más aburrido. Si hablamos de los carnavales en Lima, desde el siglo XVIII ya se estaba tratando de prohibir esa costumbre de tirar baldazos de agua y harina, como una forma un poco salvaje de decir, eh, aquí, estoy vivo y festejo.
Primero fue la Iglesia católica. En 1743, la apostólica y romana dijo que mandaría excomulgar a todo aquel que continuara mofándose usando los trajes eclesiales durante estas fiestas donde el alma se relaja un poco para seguir adelante el resto del calendario anual. Y 37 años más tarde, en 1780, el virrey José Manuel de Guirior prohibía el juego del carnaval, aunque, valgan verdades, muy pocos hicieron caso.
Luego, a meses de la naciente república, el marqués de Torre Tagle luchó contra esta “bárbara costumbre” y amenazó con 30 días punitivo…