Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2012

Arte enrejado

El poder de la arcilla. Dentro de la prisión, no todos los internos reinciden en el crimen. Varios apuestan por cambiar los malos pasos. Algunos de ellos han encontrado en la cerámica una forma sana de ganar dinero y utilizar mejor su abundante tiempo libre. (*)
Escribe: José Vadillo Vila Fotos: Marco del Río
Cada fin de año, los japoneses destruyen ekekos. Les hacen fumar cigarrillos, dos veces por semana y a lo largo de doce meses, para que la figurilla bigotuda y regordeta cumpla sus deseos. Es una tradición que aprendieron de los migrantes del Perú y Bolivia. Otros dicen que una turista japonesa la trajo del Altiplano, le funcionó, la difundió. Así se transculturó esta tradición de los Andes al país del Sol Naciente. Los japoneses los destruyen, los entierran, para recibir otros ekekos y empezar un nuevo ciclo de petitorios.
En Lurigancho, el penal más hacinado del Perú, se producen parte de los ekekos que los nipones regalarán este fin de año. En "Luri", como se le conoce,…

El cantautor con sabor

José "Chaqueta" Piaggio cantaba con su guitarra en La Punta temas en inglés, y que cambió todo al escuchar al gran Benny Moré, ahora presenta su tercer álbum donde resume su amor por los sabores cubanos. (*)
Escribe: José Vadillo Vila / Ilustración: Tito Piqué

GUAJIRA PA' MI BARRIO Por esas casualidades que dinamitan la vida de uno, las dos canciones que promocionan en internet su nuevo trabajo, "Guajira pa' mi barrio" y "A Barranco", hablan sobre geografías limeñas con vista al mar emblemáticas en la vida de nuestro Chaqueta.
En La Punta, nació y vivió con intervalos, hasta los 21 años. Ahí paseaba con su guitarra, componía en inglés, hacía covers del rock sicodélico de los setentas, también de Bob (Dylan) y James (Taylor). Y tenía 16, 17 años, cuando hacía conciertos callejeros gratuitos que se extendía hasta la madrugada en su barrio, en su malecón.
También en ese apéndice distrito que es colofón y esencia de El Callao, su amigo, el Negro Berenje…

Un curioso del rock

No hay día en el Perú que la voz de Andrés Dulude no suene, eternizada en "Av. Larco", un clásico del rock peruano. Músico antes que nada, la legendaria primera voz de Frágil, a sus 60 años, hace un repaso de sus más de cuatro décadas en los distintos oficios de la música. (*)
Escribe: José Vadillo Vila

El segundo long play que le regaló su mamá, fue uno de los cuatro melenudos de Liverpool, A hard day's night. El primero había sido un LP de los surferitos californianos de Beach Boys; y cerraba la triada uno de Raphael. Entonces tenía 10 años de edad, pero desde los 5, Andrés Dulude actuaba y cantaba en el colegio; se pintaba la cara de negro y los labios blancos para imitar a Nat King Cole.
Aunque nació en Santa Beatriz -él asegura que es de La Victoria-, ha sido un limeño errante, curtido en distintos barrios: Balconcillo, Lince, Barranco, por ejemplo. Y siempre, desde los 12 años, lo acompañó su guitarra acústica. Mientras "deambulaba" de uno a otro…

Hechicero de las palabras

Poseído por "la solitaria" o el vicio de escribir, el Nobel de Literatura 2010 ha construido un universo narrativo, donde la novela es solo una de las aristas literarias del planeta Vargas Llosa. (*)
Escribe: José Vadillo Vila
El mejor Vargas Llosa es un promiscuo de las letras: novelista, ensayista, crítico literario, reportero. El "embrión de escritor", como lo llama J. J. Armas Marcelo, estaba en el joven arequipeño que a la vez que estudiaba en la universidad de San Marcos tenía siete pequeños empleos por toda Lima, la horrible. Ese Varguitas de 18 años, casado en primeras nupcias con la treinteañera Julia Urquidi, se recurseaba, diríamos en el argot actual, y aún así, tenía el norte de ser escritor, y aparecen en la prensa peruana sus dos primeros relatos, pero su meta era Europa. El "embrión" también estaba en el cadete adolescente que durante sus dos años en el colegio Leoncio Prado escribía cartas de amor y novelitas pornográficas con "muy bue…