Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2012

“La literatura no es una misa de réquiem”

Omnívoro de géneros, el escritor venezolano Luis Britto García los ha practicado todos, gracias a su manera de trabajar de la mañana a la noche, en la redacción paralela de varios libros a la vez. (Publicado el 30 de julio en el semanario Variedades del diario El Peruano).
Texto y fotos: José Vadillo Vila (vadillovila@gmail.com) 
En el arranque de El Imperio Contracultural: Del rock a la posmodernidad (1991), el entrevistado enunciaba que "la política es la continuación de la cultura, por otras vías". En este ensayo de casi doscientas páginas, el venezolano Luis Britto García –nuestro entrevistado– estudiaba a la sociedad posmoderna a partir de elementos cotidianos, como los jeans o el rock, elementos de la contracultural norteamericana que luego se convirtieron "en la filosofía oficial del capitalismo financiero".
Cuando Britto publicó el libro todavía la posmodernidad no era un término de la vida diaria. Un año después, el politólogo Francis Fukuyama, entonces ases…

Para bailar en una loseta

La música tiene sabores, cómo no. Y el bolero, género con tajo abierto por los desamores y el anidar al filo del catre, sabe a pecado. Eloy Jáuregui ha escrito Sabor a mí, un libro que le hace justicia y, de paso, reivindica el aporte nacional a este estilo musical que atraviesa Latinoamérica de cabo a rabo, para bailarlo pegadito. (Publicado el lunes 13 de agosto de 2012 en el semanario Variedades del diario El Peruano)
Escribe: José Vadillo Vila vadillovila@gmail.com
1."El bolero no es un género musical, es el orgasmo degenerado de los oídos trajinados y enamorados en los caldos de la metafísica de la pelvis". Con ese gancho mortal al sentimiento, Eloy Jáuregui abre cancha a Sabor a mí. Historias del bolero (Lima, editorial Mesa Redonda, 2012).
Haciendo justicia a un género musical que es "pretexto para escribir de sudores, más que de amores", las ciento setenta y seis páginas, los treinta y un capítulos del libro, se agrupan en Pechos, Caderas, Muslos, y Coda con c…

Setenta y ocho páginas de punk

José Vadillo Vila vadillovila@gmail.com

El autor barajaba como primer nombre de su novela, Yo fui subte. Tras reuniones con su editor, el libro quedó finalmente con el título final deLima subte, una novela breve que el escritor chalaco e hincha del Sport Boys, Ernesto Carlín escribió casi en un proceso surrealista, en un mes, luego de enterarse de la muerte de Leo Bacteria, a fines de noviembre de 2011; se trataba de un artista subte que el autor conocía personalmente.
Lima subte puede leerse como una nouvelle coral de setenta y ocho páginas. Carlín no busca ficcionar a partir de lo que significó el surgimiento del rock subte en la Lima de los ochenta. En este sentido, el lector no se encontrará con una novela que tenga a la música en primer plano; por el contrario, es la música de fondo sobre la cual se mueven “Charly”, “Vero”, “Coco”, “Guillermo”, “Pablo”, sus personajes.
Lo que el autor hace a partir de las voces de ellos es acercarnos a “Loquito”, un alter ego de Leo Bacteria: igua…