Ir al contenido principal

Entradas

Destacado

Chilcano, el guardián del pisco

Con más de 100 años en nuestra tradición, los especialistas coinciden en que un chilcano es lo mejor para conocer de los buenos piscos. Dos libros dan más luces al respecto.
Escribe: José Vadillo Vila
Espirituoso y bien peruano, el profuso chilcano se basta con dos onzas de pisco, siete de ginger ale, hielo y una rodaja o “piel” de limón para que la garganta refresque la amistad frente al vaso de cuello largo y alma de gigante.
Porque Carlitos “manoseaba” un chilcano en el bar Zela mientras esperaba a Zavalita en Conversación en La Catedral, contaba Vargas Llosa. El Zela no es chiripa porque el pintor Sérvulo Gutiérrez lo prefería para tomarse sus piscachos.
A diferencia del pisco sour o el capitán, solo en el chilcano, de color ambarino verdoso, se puede apreciar el sabor del licor bandera a plenitud y goce.
“¡El chilcano desnuda al pisco! Pruebas la calidad y variedad del pisco. Todo eso está expresado”, jura el periodista Manuel Cadenas, quien sabe de lo bebido. Ergo, si un pisco …

Últimas entradas

Navidad con fe y sin inicial

Regalos para el Niño

ODS: PARA LEER CON LAS MANOS

Zambo Cavero: Patrono cantor

Consumo y literatura

La caída de ‘Gonzalo’

El equipo Gein

Mirar para contar

Angélica: mamá memoria

El universo Chávez