Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2014

Taita Cáceres

El Estado y la empresa privada se unen para presentar unabiografía sobre el héroe de la resistencia en la Guerra del Pacífico: AndrésAvelino Cáceres, el estratega excepcional, el líder mestizo que dominó elquechua y la guerra no convencional, y fue dos veces Presidente del Perú. (*)
Escribe: José Vadillo Vila jvadillo@editoraperu.com.pe
1 El único enigma sobre su vida es la A. Esa letra, acompañada de un punto seguido, para sus compañeros de armas y para la Historia significó Avelino, y por ello se celebra su cumpleaños cada 10 de noviembre, cuando la Iglesia católica conmemora a san Andrés Avelino. Pero su hija mayor, Hortensia, explicaba que su padre no vino al mundo el 10 de noviembre de 1836, sino el 4 de febrero de 1833, y que la A eterna era de Andrés Alfredo. Dato curioso. En el resto, no hay dudas. Era de elevada estatura y llevó una vida a caballo, a marcha forzada, en medio de los capítulos más duros de nuestra historia. Comía cancha serrana, charqui, chuño, tomaba mate de c…

Historias para reflexionar

Mañana será el Día Mundial de la Diabetes, una fecha para recordar que la presencia de la enfermedad ha aumentado en personas jóvenes como consecuencia de hábitos de vida nada saludables.
Escribe: José Vadillo Vila
1. Las cifras tienen rostro. Eli Loa es una del millón de compatriotas que saben que sufren de diabetes. A los 9 años se le presentó la enfermedad; hoy, a sus 21, en su hogar aún se resisten a creerlo. Su madre le escondía los tubitos de insulina; a veces, hasta los rompía. “Yo no he parido una hija enferma”, se molestaba. No concebía que su hija tuviera que inyectarse ese líquido transparente para vivir. Eli sufre la denominada diabetes tipo 1 o ‘diabetes juvenil’, que no necesita de antecedentes familiares para manifestarse a edad temprana.
Aprendió a ir sola a la posta médica para hacerse chequeos. Aprendió a inyectarse. A soportar el genio de los médicos sola. A alejarse de los parientes que pensaban que la enfermedad se contagiaba por compartir un vaso. Se sintió un mons…