Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2010

Oda del cantor minero

El intérprete cerreño Eusebio “Chato” Grados, nacido en la mina de Atacocha, celebra cuatro décadas de carrera y opina que el folclor vive su verdadera época de oro gracias a autogestión de los artistas. (Publicado el domingo 28 de noviembre de 2010 en el diario El Peruano).

José Vadillo Vila.-

UNO.
Yo debería de cumplir, por lo menos, 50 años de trayectoria, amigo, porque canto desde que tengo uso de razón. Ya alrededor de 1963, mi papá, Mateo, me llevó a cantar en el sindicato de trabajadores mineros de Atacocha, donde nací. Allá las huelgas duraban meses y para aplacar el hambre se hacían veladas artísticas.

¿Lo primero que canté? Estaba de moda el “Zorzal Negro”, un moreno que interpretaba huainos y que falleció hace muchos años. Él hizo famosas las canciones de Zenobio Dagha. Luego apareció el “Picaflor de los Andes”, cuya música se difundía desde Lima por radio El Sol.

DOS. Mire, yo canto por un chantaje. Estaba en cuarto de secundaria y mi profesor Rolando Navarro me hacía cantar …

El primer acorde peruano

Reeditan material del dúo Montes y Manrique, los “padres del criollismo”, música grabada hace 99 años en la ciudad de Nueva York. (Publicado el martes 23 de noviembre en el diario El Peruano).

José Vadillo Vila.-


¿Cuándo nació sonoramente el Perú que cantamos hoy? ¿Digo, la tierra del “Y se llama Perú”, “Ya se ha muerto mi abuelo”, “Televidente”, “El embrujo”, “Akundún”, “Mal paso”, “El aguajal”, “Yo soy huancaíno” y “Cuando pienses en volver”?

Hace 99 años, como por estas fechas, dos barrioaltinos crecidos como artistas en el Rímac, el cantor Eduardo Montes (1874-1939) y su inseparable amigo, el guitarrista César Augusto Manrique (1878-1966) se encontraban en la ciudad de los rascacielos registrando por primera vez canciones de la música popular peruana.

Disco madre
“Estamos ante lo que significó el inicio de la industria de la música peruana en general, porque lo que hicieron Montes y Manrique fue una cosa más grande de lo que hoy llamamos ‘música criolla’: registraron yaravíes, tristes…