Ir al contenido principal

Pincel chamánico


BENDAYÁN posa junto a uno de sus más recientes trabajos. Foto: Héctor Vinces/diario El Peruano.

Próximo a cumplir los 40 años, y con el Premio Nacional de Cultura 2012 en la categoría Creatividad bajo el brazo, el artista loretanoChristian Raúl Bendayán Zagaceta se ha consolidado como un referente del arte amazónico y peruano. (*)

Escribe: José Vadillo Vila

Hace un par de meses que los pinceles y tarros de pintura retozan en su taller. Y los lienzos lo esperan como los perros fieles. "Necesito esa distancia para refrescarme y enfrentarme a cosas nuevas. Creo que las experiencias que te dan los nuevos proyectos luego las incorporas a tu pintura", dice Christian Bendayán. Ahora que trata de escribir, de armar historias, recibe el Premio Nacional del Cultura. "Llega en un momento en que siento que mi producción va cambiando".
Cambiar es un signo en los artistas que innovan. En febrero, Bendayán, un artista que recientemente sólo pinta cuadros de gran formato, montó su última individual en Lima -"El Paraíso del Diablo"- donde abordó temas "históricos" y dejó de lado lo cotidiano, la sensualidad, la festividad, el homenaje a la vida, que han sido su sello desde que en 1994 montó su primera exposición.

NAZARENO Y LAS RAÍCES
Su apellido es sefardí porque su bisabuelo llegó a Iquitos atraído por el boom del caucho. Ahora Christian tiene un niño de tres años y medio, Nazareno, que, como él, también tiene un caballete en casa.
Al pintor le emociona verlo jugando a los carritos, a la pelota; cosas que él no hacía de niño: se crió en una familia donde abundaban las mujeres y le gustaba coser, bordar. "Lo bacán es que mi madre, Manuela, en vez de ponerse prejuiciosa, como algunos familiares, me metió en clases de costura. Ella es la persona clave en mi desarrollo artístico: nunca reprimió mi producción artística. Al contrario, desde niño, siempre me buscó profesores, talleres".

CRECER SIN MUSEOS
Bendayán sólo pinta con música y sin audífonos. La música, el cine y la literatura, alimentan su arte. Lo sobrecogen el cine del alemán Werner Herzog o el carácter humano de David Lynch; el trazo de Víctor Humareda, la atención en las cosas pequeñas de Piero Quijano, o la apropiación de los espacios abandonados de Enrique Polanco.
Le dicen que ha puesto en el imaginario de la cultura amazónica en el panorama nacional, que reivindica técnicas, artistas, idiosincrasias, y se incomoda: no se considera "el representante" del arte loretano. "Creo que Iquitos está haciendo realidad muchos de sus sueños vinculados al arte. Hay escritores, cineastas, pintores que representa el pensamiento amazónico y la riqueza de las culturas que conviven en ese espacio".

"El Premio Nacional de Cultura refleja que tu obra ocupa un lugar importante en la sociedad y que debes mantenerla, valorar lo que te ha hecho merecedor a esa distinción. Creo que si mi obra generó tal interés es que porque ha estado vinculada a la sociedad, intentando no sólo reinterpretarla, representarla..." 

TRAS EL APORTE
Bendayán sabe que ser artista en el Perú significa también invertir muchas horas buscando financiamientos. Y aunque siempre necesita volver a Iquitos, a lo verde amazónico para recargarse, Lima es su "contexto ideal para trabajar". "Te permite reflexionar y discutir, es un espacio democrático para la creatividad, cosa que la amazonía no lo es tanto porque pierdes objetividad de tanta fascinación".
En 2013, Christian cumplirá 40 años. Ya no es más el chiquillo que vivía entre Lima e Iquitos, y se "tiraba la pera" para visitar los museos capitalinos. Que en la capital loretana, una urbe sin museos ni galerías, aprendió a reconocer el arte en cada esquina y rincón.
"Siempre pensé que me iba a morir a los 40; ahora es lo último que quiero. Creo que llegar a los 40 debería representar cierta experiencia que se debe de reflejar ya en mi obra, porque a esa edad la producción de muchos artistas agarran consistencia y asumen más compromisos con el arte".
Quiere que, en esta nueva etapa, su obra vaya más allá de lo local y personal. "Mi gran ilusión sería ir más allá de un aporte que se ha centrado los últimos años en resolver cuestiones vinculadas a estéticas o temáticas locales". Otro brochazo para el gran lienzo de su obra.

(*) Publicado el viernes 28 de diciembre de 2012 en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano.  

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…