Ir al contenido principal

La no ficción latinoamericana en 2012




José Vadillo Vila.-

Cuatro títulos importantes nos legó 2012 en cuanto a la producción de libros periodísticos, de no ficción o crónicas, en Latinoamérica. Hablamos de Gabo, periodista (FNPI), Antología de crónica latinoamericana actual (Alfaguara), Los malditos (Universidad Diego Portales) y Sam no es mi tío (Alfaguara).

Debemos esperar unos meses para que el voluminoso Gabo, periodista, que reúne y analiza los principales textos periodísticos del Nobel de Literatura colombiano y que fue presentado en noviembre en México, en la Feria Internacional de Libro de Guadalajara, llegue al resto de países.

Por su parte, la Antología de crónica latinoamericana actual, antalogada por Daría Jaramillo, la misma que nos presenta las mejores y recientes plumas de nuestra región (incluidos seis peruanos), todavía está ausente en las librerías limeñas. Así que nos ocuparemos de los otros dos títulos.

A pedido de la Universidad Diego Portales de Chile, la periodista argentina Leila Guerriero convocó a 17 periodistas y escritores para que elaboren perfiles de igual número de escritores de once países de la región, que vivieron en los últimos cien años y tuvieron esa aura de impresentables, distintos, bohemios... rasgos que no premian las sociedades, pero también fueron escritores excepcionales. El resultado es el delicioso Los malditos.

El trabajo narrativo es su colofón. Debajo moran meses en que cada periodista reporteó, entrevistó, investigó. Subrayo los perfiles del uruguayo Gustavo Escanlar, de los argentinos Alejandra Pizarnik y Jorge Baron Biza, nuestro César Moro, el venezolano Rafael José Muñoz que estuvieron a cargo de Alberto Fuguet, Mariana Enriquez, Alan Pauls, Marco Avilés y Boris Muñoz, respectivamente. El perfil elaborado por Daniel Titinger sobre la escurridiza vida de Martín Adán sólo llegó, en nuestra opinión, a los lugares comunes.

Sam no es mi tío tiene otros méritos. El derrotero de sus 24 crónicas es la sorpresa, el tratar de abarcar al inabarcable gigante gringo. Es la mirada de los migrantes (excepto la de Jon Lee Anderson) que sobreviven con oficios impensados; y de los que llegan de paso.

En la mayoría de los textos no prima la investigación sino el artilugio narrativo y las vivencias de cada autor/personaje. Necesario sobre todo para quienes quieren migrar y creen que la visión de Hollywood y las cadenas de televisión enlatada son las únicas lecturas posibles sobre el reino del dólar.


(*) Publicado en el diario El Peruano el miércoles 02 de enero de 2013.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…