Ir al contenido principal

Partió “el flaco” Spinetta


Músico argentino falleció a los 62 tras luchar contra el cáncer al pulmón, dicen los medios de todas partes. El emblemático músico es considerado uno de los pilares del rock latinoamericano. Su estilo melódico fue su sello por más de cuatro décadas. (Versión extendida del artículo aparecido el jueves 09 de febrero de 2012 en el diario oficial El Peruano).

“¿Qué seríamos sin poesía?”, se preguntaba Spinetta, más poeta que cantor.


Escribe: José Vadillo Vila.-

En el país de los gauchos hoy los titulares de los diarios andan de luto con razones justas: Luis Alberto Spinetta, una de las celebridades tranquilas y de pluma más creativas de la música del sur del río Grande, se nos fue para siempre y más flaco y eterno que nunca, este poeta del rock, aunque su arte fue más que tocar guitarra y cantar.

Dicen las informaciones que murió rodeado de sus cuatro hijos, una forma elegante de ir expirando para alguien que le dio con perseverancia a lo melódico y al amor y al mensaje.

La noticia llegó ayer por las tarde e invadió como neblina el verano. Las redes sociales colapsaron con notas afligidas de seguidores y enlaces a sus canciones al youtube, luego que la hija menor del músico, Vera, lo confirmara escribiendo en su cuenta de twitter: “Así mi corazón te añorará. Te amo papá”.

Entonces se volvió a escuchar casi por obligación canciones como “Seguir viviendo sin tu amor”, “Rezo por vos”, “Los libros de la buena memoria”, “Muchacha ojos de papel” y ese “Todas las hojas son del viento”, frase por la que sus paisanos de Enanitos Verdes lo habían eternizado en la baladita roquera “Aún sigo cantando” en los tempranos ochenta, cuando Spinetta ya era leyenda en el país del sur.

Suena a sacrilegio, pero su voz no era de otro mundo, valgan verdades. Timbre sencillo y agudo, como la de adolescente que descubre sus primeros acordes de guitarra en el parque. Más sus letras eran de otro planeta. Poeta y músico, claro.

Suena a sacrilegio, pero su voz no era de otro mundo, valgan verdades. Timbre sencillo y agudo, como la de adolescente que descubre sus primeros acordes de guitarra en el parque. Más sus letras eran de otro planeta. Poeta y músico, claro.

Hecho para canciones
Al famoso periodista Rodolfo Braceli, hace un par de años le dijo en una kilométrica entrevista que dio, publicada en La Nación de Argentina: “Yo estoy para hacer canciones”. Ahí confesaba que le bastaban cuatro horas para saciar el sueño, que luego le mataba no hacer nada, que prefería dibujar con el photoshop o cocinar mientras le aterrizaba alguna frase de canción o escuchaba el piano elegante de Bill Evans. “Hay que hacer pan y hay que hacer canciones”, le dijo este artista que de adulto recién empezó a escribir Dios con mayúscula. “Creo que Dios es práctico, nos evita explicaciones”, decía.

Y Braceli que lo veía matando uno con otro cigarro, le preguntó si le molestaba a este poeta hecho rock si le preocupaba el dedo ineludible de la muerte. “Es quien nos acompaña, ¿no? Está presente siempre, hasta que finalmente nos toca. (…) somos burbujas que se rompen con una facilidad absoluta. Pero la muerte no es una presencia que me impida cantar, ni ser feliz, hoy. Si la ignoramos demasiado somos unos ridículos, como ése que se pega un pedo tremendo y sale a 180 y mata gente. Algo más: creo que si sos una persona enfermiza con la muerte te vas a hacer muy amigo y te va a llevar antes”.

Coqueteos con la muerte
Hablando de enfermedades, dos cosas. A fines de diciembre, se hizo popular en las redes sociales la carta que había escrito Spinetta a través de su hijo Dante, donde hablaba del mal que lo acompañaba. “Desde el mes de julio sé que tengo cáncer de pulmón. Estoy muy cuidado por una familia amorosa, por los amigos del alma, y por los mejores médicos que tenemos en el país”, escribió entonces.

Ya como se venía venir su cita con la parca, dirían los entendidos. “El flaco” había pasado en enero su cumpleaños número 62 en una clínica donde había sido internado para una operación de urgencia por divertículos en el estómago, que, explicaron los galenos, no tenía nada que ver con el cáncer anunciado. Y sus fans colmaban el famoso twitter con su frase “Mañana es mejor”, como para darle bocanadas de esperanza a este también flaco del alma.

Es que había inspirado a muchos para hacerse del arte. Gustavo Cerati, líder de Soda Stereo, era uno de los que le agradecía por tanta inspiración. El año pasado, el flaco fue a visitar a Cerati en la cama donde permanece en estado de coma desde mayo de 2010, y Spinetta salió desencajado: “No soy el mismo tras visitar a ese gigante dormido”, dijo al diario chileno La Tercera. Pero se daba el tiempo de hablar bien de otro amigo, Charly García. “Charly está en una etapa muy buena, de reconstitución de las ideas. Ahora podemos conversar y tocar. Es un Charly mucho más lindo que el Charly absolutamente intratable de ciertas épocas”, decía siempre positivo. Adiós, flaco. Y gracias por las canciones y la inspiración. (Con información de internet).



Brevedades de su trayectoria
En 1967 formó su primer grupo, Almendra, con los que editó dos álbumes; en 1971 lanzó su primera experiencia en solitario, Spinettalandia y sus amigos, con quienes grabó Artaud, considerado uno de los mejores álbumes de la historia del rock argentino. Luego integró Invisible y Jade y los años ochenta lo tomaron nuevamente en solitario o lanzando colaboraciones exitosas con Fito Páez y Charly García mientras la crítica elogiaba sus álbumes ininterrumpidamente.
Hace tres años, ofreció un recital de cinco horas en su ciudad, donde recorrió su amplia carrera con invitados como Cerati y García.

Sepa más
-Fue hijo de un cantante de tangos y fueron sus poetas de cabecera César Vallejo, Borges, Baudelaire y Rimbaud.
-Portal Terra recuerda que sólo tocó en el Perú en dos oportunidades; en 1969, como integrante de Almendra, en el Festival de Ancón. Y en 2005, en el María Angola de Miraflores.  
-Spinetta será velado y cremado en estricto privado en Buenos Aires.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…