Ir al contenido principal

El hombre interior


JORGE VELARDE, es uno de los pintores actuales de Guayaquil más interesantes. Este artista para quien “la pintura es un asunto de vida o muerte”, presenta en Lima su individual Dispersiones. (*)

Escribe: José Vadillo Vila.-
Foto: Norman Córdova 



El hombre sin piernas, muletas y machete al cinto, mira amenazante al espectador desde el óleo. Casi con odio. El cuadro se intitula Caminante. El personaje tiene el rostro de Jorge Velarde, el artista que lo creó conjurando los chisguetes de colores sobre la paleta y de ahí a la tela. 

"Yo soy un guayaquileño atípico", se define Velarde. Si Guayaquil es una urbe con sello de gentes alegres y fiesteras, este artista es todo lo contrario. "No soy ermitaño, pero tiendo a recluirme, por una cuestión de carácter. Creo que eso se refleja en la obra".

La exposición Dispersiones, que se presenta desde hoy en Lima, gracias al auspicio de la Embajada del Ecuador en el Perú, reúne 17 de sus cuadros recientes y de gran formato –el favorito de este artista ecuatoriano–, donde Velarde aborda la figura humana "desde el realismo figurativo, a veces en situaciones cotidianas o ambientes surrealistas, pero con cierta dosis de ironía", como su presentación.

"Desde sus inicios, Velarde se muestra como un pintor ensimismado, abocado a explorar la mismicidad del yo, su identidad personal. Desde sus comienzos el artista hace del autorretrato el tema central y recurrente de su trabajo", resume el destacado crítico ecuatoriano Cristóbal Zapata.

Pintor de autorretratos
Sí, a este artista ecuatoriano le definen esos autorretratos no convencionales y los retratos de personas de su entorno (su esposa y un amigo, por ejemplo), donde el trazo está más ligado a definir el retrato sicológico antes que el físico; donde tanto paisaje como artista parecen más personajes de una pesadilla.

Integra Dispersiones un óleo intitulado Como Juan Bautista, donde la cabeza del artista se presenta en una bandeja que es una paleta de colores. "Siempre me he propuesto mi trabajo como una búsqueda interior, de mi propia identidad, de conocimiento, de mi entorno, de las personas que me rodean", comenta Velarde.

En otros óleos, el artista es una cucaracha kafkiana o lleva un cucurucho de esas que usan los penitentes en las celebraciones de Semana Santa en su país, tapándole el rostro, dejándole las manos con un pincel y la paleta.

"No tomo mi oficio muy en serio, aunque lo considero fundamental: La pintura para mí es un asunto de vida o muerte. Es la forma como exorcizo mis demonios. Pero percibo un cierto menosprecio del oficio del pintor: en el arte contemporáneo ya no es indispensable que las obras sean hechas por el mismo artista. Se puede mandar a hacerlas, no se necesita saber dibujar o pintar. No lo cuestiono, pero me sirve para cuestionarme a mí mismo"

Pocos cambios
Otro aspecto que lo caracteriza, son los pocos cambios. "Soy un pintor de pocos cambios, de evolución paulatina y cambios sutiles. Me siguen interesando los mismos temas, las mismas cosas y personas", dice, y en esa obstinación por ciertos temas, pero sin jamás repetirse, sin hacer seriales, dándolo todo en un solo cuadro.

En sus colores están las huellas de El Bosco, de Brueghel, de Rembrandt, de Velásquez, sus maestros. "No quiero ni creo que mi pintura sea sombría ni trágica, pero siempre me ha interesado lo que considero mis antepasados en la pintura. Creo que eso se refleja en el trabajo que hago", explica el pintor de 52 años de edad.



Sepa más
-Estos cuadros son parte de una muestra que hizo los últimos años en Guayaquil.
-Sus trabajos se han presentado en exposiciones en Ecuador, Costa Rica, Venezuela, Santo Domingo, Brasil, Argentina, España, Chile, EE UU y China, entre otros países.
-Dispersiones es su primera individual en Lima. Empero, desde la década de 1990 ha participado en varias muestras colectivas de artistas ecuatorianos.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…