Ir al contenido principal

¡La fiesta de los cajachos!


¿Qué singularidades tiene Cajamarca para ser la Capital del Carnaval Peruano? La alegría y las comparsas reinan en la ciudad de la sierra norte, del 02 al 26 de febrero, en uno de los eventos turísticos y culturales más importantes del país. (*)



Escribe: José Vadillo Vila

¡Usha! Dos golpes de voz que se aúnan para el grito de jolgorio. Usha va salpicando de alegría las noticias desde la sierra norte. El carnaval toma Caxamarca, ciudad donde el inca tomaba sus baños hace más de 500 años y luego el barbudo Francisco Pizarro -soldado ducho con leyenda de criador de cerdos- llegó junto a los trece del Gallo y siete mil indígenas.

Las calles y plazuelas se apresuran en ponerse guapas mientras en los barrios, los pregones de fiesta sacuden a la gente de la monotonía, llamando a las comparsas, a las patrullas de bailarines y cantantes, que forman los jóvenes de espíritu llenando los jirones y avenidas de marineras, huainos picaditos y la tradicional y alegre cashua, haciendo espacio también, como no, a las nuevas tonadas, porque también la modernidad se cuela en las tradiciones y las preña. ¡Usha!

Entonces "La Matarina", "El Cilulo", "El Gavilán" empiezan a elevarse por doquier, desafiando en importancia hasta el mismísimo Himno Nacional. Se cantan rápidas, acompañadas de guitarras, de bombos mientras, acomodando nuevas coplas llenas de amor pícaro y humor, que se van improvisando en contrapunteo, entre hombres y mujeres, entre una y otra comparsa, entre vecinos de uno y otro barrio. Y las coplas de carnaval se acomodan mejor cuando las gargantas toman cuerpo en chicha de jora. Y el miércoles 15, día de paga, todos los cajachos estarán en la plaza de armas riéndose desde temprano de las creaciones que se estrenan para la final del concurso de coplas.

Se los ve por las calles de los barrios de Chontapaccha, por San José, Santa Elena, San Sebastián, Cumbemayo, La Merced, Dos de mayo y Pueblo Nuevo. Los "clones", los compadres, las comadres, todos compiten en sus propios concursos.
  

* * *

¡Agua para todos!, se escucha por doquier. Y no es que sean amantes de un programa estatal sino es grito de júbilo y el turista tiene que adaptarse no más, dejarse mojar, que ahí está la gracia.

Los días corren con banda de músicos como telón de fondo, mientras las gargantas se siguen afinando y los días empiezan a terminar en las madrugadas del día siguiente. Se escuchan el "bando carnavalesco" recorriendo la ciudad y de seguro en el barrio de Santa Elena, el Ño Carnavalón estará casándose con Doña Carnavalona, que algo les durará su alegría.

Se afinan las comparsas picarescas y hay concursos de baile por doquier con antifaz, con disfraz, que así es la gracia. Se los ve por las calles de los barrios de Chontapaccha, por San José, Santa Elena, San Sebastián, Cumbemayo, La Merced, Dos de mayo y Pueblo Nuevo. Los "clones", los compadres, las comadres, todos compiten en sus propios concursos. No se sienta mal, querido lector, que hasta los sacos largos tienen su propio festival (tome nota: la cita es el jueves 16).

Como todos los años, será dura la designación del tradicional concurso Señorita Carnaval, ante tanta belleza cajacha, como para no volver a casa. Y también se coronarán a la Reina Infantil, a la señorita simpatía, la fotogenia, la amistad y otras más, porque belleza sobra y brillarán en la Noche de Reinas, en la sábado 18.

Ciudad que se debe al campo, de leches y lecheros, cómo no, hay ferias para la artesanía, la agropecuario, para la chicha y el pan, y también se rinde culto al buen yantar en ferias y en las casas. Se sirven bien los chicharrones con mote, el sancochado, el cuy frito con trigo y el picante de cuy, el caldo verde, para seguir bailando y cantando.

* * *

Cajamarca. Caxamarca. Casha-marca, "tierra de espinas", en quechua. La ese y la hache juntas en sonido "sh" son propias del quechua de los cajachos y de ancashinos, por si no lo sabía. No hay sonido semejante en el quechua sureño, se lo dirán en la Academia Regional del Idioma Quechua de Cajamarca y sus 44 filiales. Por eso aquí el cortamontes o tumbamonte tiene nombre propio y se llaman unsha, y no deja de ser lo mismo: bailar alrededor de un árbol adornado con regalos.

Para todos es alegría menos para el "Ño Carnavalón", a cuya costa todos celebramos y que sabe que lo van a matar, mismo personaje de garciamarqueña Crónica de una muerte anunciada. El "Ño" ingresará el sábado 18 a lo grande a la ciudad. El lunes de carnaval (lunes 20) comparsas y patrullas harán de las suyas durante el corso de carnaval, donde se aplaude a los mejores disfraces y carros alegóricos embellecidos por las carachas reinas.

Al día siguiente, martes, en Santa Apolonia será el velatorio del Ño Carnavalón y habrá que consolara las tantas viudas que deja a su paso mientras corren los "salud" a su alrededor entre los que quedamos para acá.

El miércoles de ceniza, miércoles 22, el querido Ño se entierra como dios manda por estas fechas: leyendo un testamento donde el pueblo dice en broma lo que quiere decir en serio a sus autoridades.  Y habrá hasta el domingo 26 más unshas y más coplas por todos los barrios para seguir despidiendo el carnaval hasta el próximo año. ¡Usha!

(*) Publicado el lunes 6 de febrero de 2012 en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…