Ir al contenido principal

Bolero en 14 de amor


El bolero, en sus distintas vertientes, es, cómo no, el género más arraigado cuando uno quiere lanzarse en los juegos del amor. (*)

Escribe: José Vadillo Vila
Foto: Carlos Lezama Villantoy

Hombre de Dios y el bolero: Iván Cruz.


El niño y su hermanita se prestan el celular para jugar, bien sentaditos en "preferencial". A veces, y sin levantar la cerviz, corean las canciones de memoria, como si fuesen las canciones del verano 2012 y, en verdad, décadas es lo que sobran a esas melodías. No tiene él más de 9 años y ella, la niña, mucho menos. Cantan con la indiferencia de quien ha superado todos los tormentos que nos pone Eros en los caminos de la vida. En cambio la madre es una María Magdalena: llora intensamente cada estrofa de los boleros que la atraviesan como las flechas envenenadas de (des)amor que le ha enviado algún Cupido desalmado micrófono en mano.

Afuera del Parque de la Exposición hay angelitas con alas de a mentira levantándose los suspiros mientras pasan publicidad para alguna marca interesada en el target del 14 de febrero; y medio mundo levanta globos con "P.S. I love you" grabado en letras doradas, como si fuesen los asistentes a un mitin donde se va regalar besos nada furtivos y los taxistas son de los más felices y oran por San Valentín porque en fechas como hoy, cobran lo que quieren y se permiten abusar de ley de la oferta y la demanda.

La primera tesis es que los padres no tuvieron con quién dejar a sus críos para celebrar como Dios manda el Día del Amor. Pero al verlos a niños y jóvenes cantar, uno entiende que el bolero seguirá vivito y coleando, como hace medio siglo.

Otra cosa es dentro del anfiteatro del Parque, el Primer Festival Mundial del Bolero ha arrancado con sabor a nostalgia cuando el reloj colgó sus manijas a las siete de la noche. El público es respetuoso y viste ligero por el verano caliente. La mayoría llevará décadas con DNI en la mano, tiene el pelo con gel, camisa y las colonias son de olores clásicos y populares, digamos, porque el bolero se escucha, canta y toca con las mejores galas bien puestas; pero también hay chiquillos y niños en "VIP", "preferencial" y "popular" mientras en escena timbales, congas, guitarra, bajo y órgano bastan y sobran para hacer catarsis colectiva.

La primera tesis es que los padres no tuvieron con quién dejar a sus críos para celebrar como Dios manda el Día del Amor. Pero al verlos a niños y jóvenes cantar, uno entiende que el bolero seguirá vivito y coleando, como hace medio siglo. Eso, a tanta insistencia de las radios con programación del recuerdo.

El género ha ganado en vez de perder, y el hoy evangelista del bolero, Iván Cruz, puede darse el lujo de saltar como un Luis Miguel del ayer y jurar al respetable, con Dios como testigo y vestido de terno rojo dos tallas más grandes que él, que nunca más volverá a subirse a un avión...
Pedrito Otiniano interpretando sus "Cinco centavitos".

El género ha ganado en vez de perder, y el hoy evangelista del bolero, Iván Cruz, puede darse el lujo de saltar como un Luis Miguel del ayer y jurar al respetable, con Dios como testigo y vestido de terno rojo dos tallas más grandes que él, que nunca más volverá a subirse a un avión porque le duele todo el cuerpo y que sólo cantará en Lima sus éxitos "Vagabundo soy", "Sírveme otra copa" y "Por un puñado de oro", entre tantas penas ahogadas en vaso.

O Pedrito Otiniano, con cara de niño a pesar de sus más de 70 años, aprovecha para decir que el miércoles 15 entra al quirófano y no sabe si saldrá y por ello se manda sus chistes subidos de tono para, punto seguido, lanzarse con su himno lagrimoso "Cinco centavitos", con voz bien plantada como de mocoso debutante. Cruz, a pesar que la mano del Todopoderoso se posa sobre sus hombros hace 12 años, los años de mala bohemia le han pasado la factura por las cuerdas vocales. Empero, el de arriba es grande y peruano y el público ovaciona al rey del bolero cantinero. El público ha venido para escuchar a sus ídolos, ver a los de adentro y a los de afuera, a Otiniano y Cruz; a Alci Costa de Colombia y Segundo Rosero del Perú. Porque así, aunque cursi y bolerístico, es el amor y se mejor y sin edad.

(*) Publicado el lunes 20 de febrero de 2012 en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano. 




Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…