Ir al contenido principal

Gastronomía en escena


La Cocina es una obra dramatúrgica escrita en Londres durante la posguerra. Acaba de ser adaptada a la realidad y los sabores peruanos. Este espacio al interior de un restaurante, sirve para analizar a nuestra sociedad. (Publicado el 29 de febrero de 2012 en el diario oficial El Peruano).

Cocineros y meseras. Directora Gisela Cárdenas rodeada de algunos actores del elenco. 


Texto y fotos: José Vadillo Vila

El calor y la adrenalina que se viven en el interior de la cocina del Tivoli, un restaurante de lujo limeño, donde moran esos artistas de los sabores llamados chefs, se convierte en un pequeño laboratorio para apreciar las interrelaciones de los sujetos en la sociedad peruana. Es lo que nos presenta La cocina.

"Estas partes positivas, como el boom de la gastronomía peruana, que nos encanta, también que nos sirva para mirar esas partes no tan positivas que tenemos; y que merecen ser cuestionadas con honestidad, humildad y el poder de conversar", comenta Gisela Cárdenas, directora de la puesta escénica. 

Sabores locales
Se trata de una puesta escénica "coreográfica", a cargo de 16 actores, que han resumido la esencia de los 32 personajes que representaban el universo inicial de La cocina (1957), obra creada por el dramaturgo británico Arnold Wesker tras la Segunda Guerra Mundial.

Reflejaba entonces la llegada de trabajadores migrantes a un Londres aún gris. En la versión de Cárdenas, los cocineros son un menjunje de costa, sierra y selva, de niveles socioeconómicos bajos, medios y altos. Ahora, refleja las diversas identidades del Perú. 

Este montaje de La cocina es un espejo de nuestra sociedad, ciñéndose a la propuesta de la directora. En los altos está la oficina de Alfredo, quien domina todo este mundo donde se trabaja 12 horas diarias. Pero más allá, inquietando todo está el dueño, un nuevo rico, que quiere hacer sentir su poder en ese universo. Están las luchas entre los cocineros jefes, la sensualidad de las meseras, y en el último escalafón el lavaplatos, Demetrio, "a quien todo el mundo patea".



Saber cocinar
El valor agregado de la puesta escénica de 100 minutos es que los actores  preparan platillos en escena (sin cebolla ni ajo, para evitar susceptibilidades del público y elenco).

Para lograrlo, los actores se prepararon por más de dos meses siguiendo "el ritmo" de un restorán real. "Ese aire alocado e infernal de las cocinas las convierte también en lugares perfectos para soltarle un par de ajos y cebollas a la vida, que suele mostrarse dura e injusta", se pregunta el chef Nguyen Chávez, quien enseñó a los actores técnicas de preparación de platillos y el uso de los cuchillos.

"La cocina es un motivo para hacer una reflexión sobre la sociedad peruana", agrega Gisela Cárdenas. En su puesta, pone en bandeja el gusto por "cholear" que tienen muchos, lo que, para ella, retrasa el avance del país.

"Está dirigida a un público de los 12 a los 70 años, porque los de 12 preguntarán por qué se habla de las fosas comunes de los años ochenta, y al público de 70 para reflexionar sobre lo vivido. Ahora que amamos los frijoles y la carne de llama, aprendamos a amarnos a nosotros mismos. Espero que la gente vea la obra y empiece a preguntar y nos envíen sus opiniones por las redes sociales, por el e-mail. Eso nos hará feliz", puntualiza la directora.



Lunes populares
Elenco: Baldomero Cáceres, Franklin Dávalos, Omar García, Leslie Guillén,  Jimena Lindo, Grapa Paola, Wendy Pomar, Emanuel Soriano, Leonardo Torres Vilar y Christian Ysla, entre otros.

Gisela Cárdenas ha dirigido en Inglaterra, Alemania, Perú, Rumania, Noruega, Holanda y EE UU, logrando importantes premios internacionales. Sus próximos proyectos son una versión de Electra/Orestes para un nuevo teatro en Lima, y Ricardo III, para el Portland Experimental Theater Ensemble (EE UU).

Autor. Arnold Wesker cumple 80 años de edad. Ha escrito más de 49 obras de teatro y sus obras han sido traducidas a 18 idiomas.


Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…