Ir al contenido principal

Magnet: “Todo peruano lleva dentro la música andina”

Foto: Agencia Andina/Carlos Lezama.

Entrevista: José Vadillo Vila.-

Todo anda de cabeza en el ‘depa’ del saxofonista Jean Pierre Magnet. El teléfono, las dos computadoras, los saxos. Solo el gran sillón que heredó de su padre parece imperturbable. Magnet dirige desde aquí a más de 100 personas para el espectáculo de Serenata de los Andes. ¡Casi un pueblo!, contando a los del Coro Nacional de Niños, el Coro de Monjes de Hualcará, el Elenco Nacional de Folclore, el Coro Nacional del Perú, amén de los músicos y técnicos de su orquesta. Se pone el sombrerito Huari, que parece de diablillo, y responde.

 Te he visto ensayar con Perujazz, con Serenata de los Andes, y siempre reniegas. ¿Es parte de  perseguir la perfección?
–Je, je, sí, pues. Tengo esta cosa que para mí es una bendición. Mi papá, que murió cuando yo tenía 13, era gerente del Country Club de San Isidro y cuando paseábamos por el hotel me decía, ‘los detalles’, veía un florero y enderezaba las flores. Los virgos somos un poco difíciles, impecables... Creo que todo ser humano tiene la capacidad de hacer las cosas bien.

Uno siempre sabe de Magnet, porque está en tal o cual formato musical. ¿Es tu esencia musical la variedad?
–Sí, pues, creo que en la intensidad de la variedad está el gusto. Porque cada personalidad de estos estilos demanda una función diferente. Perujazz es un idioma sin límites de lenguaje. En cambio, con Serenata de los Andes  me lavo el cerebro, pienso ‘soy un peruano que no es jazzista’.

Hablas con mucho cariño de Serenata...
–Es un tesoro porque, primero, escribo la música; segundo, tengo un grupo con quienes ejecuto la música; y, tercero, es aceptada por el público. Porque a veces uno se lleva a la tumba la música sin compartirla con el público. 

De eso se quejaban los compositores de la Generación del 50, porque su música no se escuchaba...
–Claro, pero el tema es cómo difundes algo que no es muy fácil de digerir. Si tu ambición es llegar a más público, tienes que tocar en un lenguaje más fácil. Cuando es complicada la música, todo se complica. Por eso el jazz es así: no a mucha gente le gusta ni aquí ni en Estados Unidos. 

¿Y no escuchar música complicada se debe también a su ausencia en las radios?
–Sí, faltan programas para difundir la variedad de estilos, pero soy consciente y a mí no me afecta. Las radios sí pasan música folclórica, hay mucha difusión en AM, FM. En cambio, la música fusión, la que está en el medio, es la que carece de espacio.

A pesar de ello, no eres de los que se quejan.
–Como mi música no la van a pasar en la radio, a no ser de cosas muy puntales, para mí lo importante es hacer conciertos y que la gente salga diciendo: ‘pucha, qué maravilla’, y que la audiencia se triplique... Mi sueño con Serenata es poder realizar varios conciertos en el mismo teatro vendiendo todas las localidades. La música andina es el idioma más aceptado en el país. 

Lo andino está en los genes de muchos peruanos.
–Así es. Pero no he hecho Serenata pensando comercialmente. Por coincidencia de la vida es la música que me sale del alma. Creo que todo peruano tiene, en diferentes medidas, la música andina porque es parte de su esencia. Es la música de acá, de la tierra... No sucede lo mismo con la música criolla o la afroperuana. Soy descendiente de un francés y no alardeo nada, por algo voy a todos lados llevando al Perú en alto.

¿Y estás preparando algo para cuando cumplas 65?
–Ya separé el teatro Peruano Japonés para octubre de 2014 y celebrar mis 65 años de edad. Quiero mezclar un poco de todo lo que hago.

¿Qué consejos le das a los jóvenes músicos para que no se depriman con la realidad local para el artista?
–Les digo que ser músico es un privilegio, uno de los oficios más chéveres que hay en el planeta, si es tu pasión. 

¿Y tu segunda pasión?
–El estar saludable. Me gusta correr, nadar, sentirme vivo, vital, esa es mi pasión. El deporte es vital para el alma, el cuerpo y el cerebro.


(*) Publicado el viernes 18 de octubre de 2013 en el diario oficial El Peruano. http://www.elperuano.pe/Edicion/noticia-todo-peruano-lleva-dentro-musica-andina-11352.aspx#.UmFZhflWx8E

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…