Ir al contenido principal

Testigo gráfico


Recopilan 130 imágenes de los 30 años en el fotoperiodismo de Herman Schwarz. Retrata retorno de la democracia, en 1979, y a diversos personajes. La muestra se puede visitar en la galería del  Icpna de Miraflores. (*)

Texto y foto: José Vadillo Vila

Amado maestro. Schwarz junto a retratos de pintor Víctor Humareda, a quien reivindicó. 

HERMAN SCHWARZ se siente incómodo. Sus fotografías, también. "Mi trabajo no está pensado para galería; está pensado en dar información: es fotoperiodismo puro". Puede sonar a frase prefabricada, pero tiene más de 30 años como reportero gráfico.

Prefiere definirse como fotodocumentalista; otra forma de llamar al reportero gráfico. Él viene de los años en que este oficio era "ninguneado" frente a la fotografía artística, entonces patrona y señora exclusiva de las galerías. Pero son lenguajes distintos. "Lo que uno inventa o crea con una cámara fotográfica es diferente a lo que uno interpreta como fotoperiodista", dice.

La antología de su obra se intitula Al ras del piso. "Significa no tener miedo a "latear", a caminar las calles y a ensuciarte; es lo que te da las ganas de hacer fotoperiodismo", explica Herman, que aprendió en las publicaciones "de izquierda" una "condición moral": la cámara fotográfica era un arma poderosa con la que se peleaba para que las cosas mejoren en el mundo. "Y de alguna manera es cierto: pero te enfrentas a los diagramadores, que no ayudan mucho, en fin", sonríe.

REFLEXIÓN, MEMORIA
Junto al curador Augusto del Valle, Schwarz seleccionó de entre 2,000 fotografías las 130 imágenes de A ras del piso, donde trata de "reflexionar visualmente sobre una época": el paso del gobierno militar al regreso de la democracia, de 1979 en adelante. Justo el momento en que empezó como reportero gráfico.  

"Somos muy malos con la memoria en este país", se lamenta. "Solemos olvidarnos de nuestros artistas, de nuestros pensadores, de nuestros políticos, de nuestra historia. El Estado no se encarga de recuperarlos teniéndolos ahí. Lo que pasa es que faltan ganas".
Lo dice Schwarz, quien estudió en Bellas Artes; qien ha gozado retratando a los personajes que han marcado la cultura peruana, una labor que empezaron gente que han sido sus referentes, como Carlos Chino Domínguez, Alicia Benavides, Baldomero Pestana.

"Cuando me inicié, me sentí con la obligación de hacer calle y fotografiar personajes de un valor inmenso y sin embargo a nadie le importaba. Hay mucha inconsecuencia: porque si tú admiras a un artista, a un personaje, admíralo cuando está vivo y dilo", comenta.
Las imágenes de la muestra son en blanco y negro porque es la estética que marcó a su generación: la televisión, el cine y los periódicos eran en tonos grises, "a menos que uno trabajase en semanarios".

Ha llegado la I Bienal de Fotografía de Lima y para Herman "es un evento sumamente necesario", no solo porque hay un montón de gente haciendo fotografía, dice. "Es el momento de sentarse y hablar de fotografía, de la imagen, del país, de la realidad". Palabra de un testigo.  



* (Publicado el martes 20 de marzo de 2012 en el diario oficial El Peruano)

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…