Ir al contenido principal

Andino y universal


El escritor Edgardo Rivera Martínez presenta su novela A La Luz Del Amanecer. Recrea Soray, inspirado en pueblos del valle delMantaro. (*)




Texto y foto: José Vadillo Vila

"Estoy aquí, en Soray, para no irme", asegura Mariano de los Ríos.

Soray, un pueblo en el valle del Mantaro, una epifanía de la memoria. Ahí vuelve Mariano luego de haber recorrido el mundo. Soray es el primer escenario de A la luz del amanecer (Lima, editorial Alfaguara, 2012) y Marino, el personaje principal de ésta, la nueva creación novelesca de Edgardo Rivera Martínez.

¿Es una novela bucólica?, preguntamos al autor jaujino. "Es melancólica en cuanto a la evocación de la infancia, la juventud, de los amores, los países y las tierras que ha recorrido Mariano. Pero son recuerdos hermosos del protagonista, que retorna después de todo lo vivido y se abre a una nueva vida", comenta.

Tal vez la novela le tomó un año y medio en escribirla, calcula sin tener el dato exacto; y otro tiempo más, en corregirla y mejorarla, que es otro proceso intenso.

Un pueblo del Mantaro
Soray es un pueblo inventado específicamente para A la luz del amanecer, pero tiene todas las características del universo del valle del Mantaro, sus habitantes, sus vivencias, el acento regional. 
Cuenta Rivera Martínez que no ha habido necesidad de echar mano a los recuerdos autobiográficos ni familiares para crear a los personajes, porque es un universo muy presente en su trabajo. Salvo, eso sí, algunos aspectos relacionados a sus propios viajes por París, Praga, Grecia.

La propuesta de la narrativa de Rivera Martínez va de lo andino a lo universal. Se ha alimentado con su paso como académico por la universidad de San Marcos y centros superiores en Francia y Estados Unidos, "que han enriquecido mi formación, mi visión de la vida y de la cultura y también la proyección que propongo en mi narrativa, de lo andino a lo universal".

Para el autor, hoy, a 120 años del nacimiento de César Vallejo y 100 de José María Arguedas, los públicos son más accesibles a los personajes y escenarios andinos.

Pregunto si los lectores del valle del Mantaro se sienten identificados cuando describe y se inspira en dichos escenarios para regalarnos obras como País de Jauja.

Lectores, cuentos
"Lamentablemente, el nivel de lectura en el valle del Mantaro, donde hay una formación cultural más alta que en otras parte de nuestra sierra, se lee muy poco este tipo de libros. Más bien son lecturas que se hacen en Lima y en algunas capitales de departamentos", comenta.

Sin embargo, el autor de 79 años de edad considera que en la región del Centro, "hay una invitación a la lectura con eventos como la Feria del Libro de Huancayo, que es muy importante, como las ferias de Arequipa o Trujillo, para incentivar a la lectura".

Además de novelista, Rivera Martínez es un destacado cuentista, para muestra su "Ángel de Ocongate", una de las obras maestras de la cuentística peruana, donde el autor crea canales con la Historia del Arte Peruano y el Barroco, las pasiones presentes en su ficción.
Todos sus relatos aparecieron en 2008 reunidos como Cuentos del Ande y la neblina, pero comenta que ya no publica cuentos; que tiene por ahí "unos pocos", que no sabe si publicará, pues "el poco tiempo que tengo lo dedico a la escritura de mi próxima novela; hay otras preocupaciones y otras urgencias", comenta.

Pero el autor, que busca lo poético del lenguaje en sus trabajos narrativos, no quiere dar detalles de su próxima novela; "por una razón mágica, no puedo hablar de ella", explica Rivera Martínez, quien solo a veces vuelve a sentarse frente al piano para recrear a Mozart, Bach y Schubert.


Datos
-Su obra País de Jauja (1993), fue finalista del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos; y fue considerada por los intelectuales la mejor novela de la década de los noventa.

-A la luz del amanecer se presentará hoy, a las 19:30 horas, en librería Íbero de Miraflores (Av. Comandante Espinar 840). Comentarios de la poeta Giovanna Pollarolo y el crítico literario Ricardo González Vigil. 

* (Publicado el miércoles 21 de marzo en el diario oficial El Peruano)

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…