Ir al contenido principal

Pavos y lechones "vuelan" por Navidad


Ya es tradicional para nosotros los periodistas ir a ver cómo va la venta de los pavos. El 24 de diciembre del año pasado -o sea hace unos días- fuimos a elaborar esta crónica que salió publicada en la agencia Andina. Observen en la foto el amor de este hombre por los lechones que adereza. ¡Provecho!

Texto: José Vadillo Vila
Foto: Maritza Rosales


Mientras que en los centros que la empresa San Fernando abre tradicionalmente los fines de año en Lima se registran las mayores ventas del pavo congelado los días 23, los vendedores de aves de corral vivas sienten que este año hay mayores ventas en general.

Rolando Aguirre y su familia venden estas aves galliformes en el cruce la esquina de la avenida Del Aire con avenida Aviación. Mientras espera que un pavo se desangre, el señor Aguirre mete en una olla de agua caliente a un ejemplar muerto para desplumarlo de inmediato en una mesa. Sudando bajo su sombrero de norteño, toma un respiro y dice que las ventas de este año han ido bien.

Los Aguirre lo saben por conocimiento de causa. Cada 23 y 24 de diciembre, arman su tienda donde en vez de villancicos que arrullan a otros negocios, los acompaña el glugluteo de los pavos, que luego cogen de las patas, los pesan y les pasan el cuchillo por el cuello, ante el regocijo del cliente que va imaginando con qué tipo de aderezo acompañará al pavito.


Los Aguirre venden su plumífera mercancía desde las 9 de la mañana hasta que se vaya el último pavo. Rolando hecha un vistazo al corral al paso y dice orgulloso que este año se irá más temprano a casa, porque es mediodía del 24 y ya vendió (mató) a la mayoría de sus pavos.

Más arriba, la vía auxiliar de la cuadra 14 de la avenida Arriola, en La Victoria, se convierte en un punto tradicional de la venta de pavos y lechones vivos que al toque se pasan a mejor vida.
Carmen Romo se dedica desde hace cinco años al negocio con su familia, y sus dos empleados matarifes no dejan de desplumar pavos y pelar cerdos, en una sinfonía de glugluteos y chillidos.

“Uy, claro, este año hemos vendido más que el año pasado”, me dice. “Si bien el kilo del pavo ha subido de cinco a siete los nueve nuevos soles el kilo, pero está saliendo más, igual el lechón, que está se mantiene a nueve soles el kilo”.

Pero los vendedores explican que tradicionalmente las ventas del lechón se disparan cada 31. Por eso, algunas ferias como ésta, tras la Navidad, vuelven a la carga el 28, para empezar de nuevo con las ventas.

Desde hace siete años, Daniel Gayardo cuelga el letrero de “Se sazonan pavos y lechones” en una tienda de la misma cuadra.

A las cinco de la mañana de los 23 y 24 de diciembre, Daniel ya está preparando los aderezos criollos. Dice que este año “está mucho mejor”, y está “rayando” a 15 nuevos soles el aderezado del pavo y 20, el lechón. Da un beso a un lechón para la foto mientras una docena de personas se ríen haciendo cola para que Daniel le de el toque del sabor necesario para pasar una buena Navidad.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…