Ir al contenido principal

Muerte en alta mar

Un muerto y nueve heridos dejó accidente por rotura de tubería que transportaba amoniaco en pesquero calamarero chino. La embarcación trabajaba en agus internacionales. Wang Feng se llevó la peor parte de esta historia, que los medios de prensa registraron este 14 de enero en el puerto del Callao.



Texto: José Vadillo Vila


A las cuatro de la tarde, esta historia terminó cuando el Guardacostas 238 “Río Sama” ancló en el muelle Miguel Grau, del Callao, y trajo los restos del marinero chino Wang Feng en una bolsa negra.

En vez de un cortejo fúnebre, Feng llegó acompañado de un fiscal, peritos de la Dirincri, bomberos y personal de la Capitanía del Puerto del Callao. Luego, en una camioneta 4x4, el cuerpo fue llevado a la morgue chalaca, para las investigaciones respectivas, como si morir no fuese ya un trámite final.

Wang Feng era chino y tenía 27 años de edad. Los otros 35 tripulantes del barco pesquero-calamarero “Dai Yuan Yu 807” contarán el incidente cuando vuelvan a China, pero no ello todavía no se sabe cuándo será. Primero, la Capitanía del Puerto del Callao y la Sétima Fiscalía investigarán el hecho para determinar las responsabilidades.

El accidente
Esta historia se inició, probablemente, el domingo 13 a las seis de la tarde, mientras el “Dai Yuan Yu” pescaba en aguas internacionales, a casi 300 millas de la costa peruana.

Las imágenes pintan al “Dai Yuan Yu” como un buque fantasma. Quienes conocen el oficio del mar, no se sorprenden: es el aspecto de muchos buques pesqueros: parecen latas oxidadas de sardina del cual prenden unos focos blancos, como un árbol de navidad nigromante.

El capitán de navío Luis Champi Loli cuenta que alrededor de las siete de la noche del domingo la Capitanía de Puerto del Callao recibió el pedido del “Dai Yuan Yu” para hacer un “arribo forzoso”.

Alrededor de las nueve de la mañana de ayer, la embarcación capitaneada por Cheng Shilong llegó tras viajar toda la noche a la altura de la “Boya Racón”, a diez millas del puerto.

Media hora después, el “Río Sama” y la pequeña patrulla de la unidad de Sanidad Marítima Internacional del Minsa, trajeron a tierra a nueve marineros chinos, todos nerviosos, callados y vestidos de trajes sencillos y baratos.

Tres de ellos tenían quemaduras por inhalación de amoniaco. Los nueve heridos, unos quemados, otros contaminados, partieron inmediatamente en ambulancias rumbo a la clínica San José, con la cual trabaja Peruko S.A., la empresa que contrató la pesquera para evacuar a su personal.

El amoniaco se usa en las cámaras de refrigeración para mantener los cuerpos a bajas temperaturas. Inclusive está en la refrigeradora de tu casa. Pero si inhalas o tienes exposición directa, puede producirte quemaduras o laceraciones en las vías respiratorias. Incluso la muerte.

Bomberos en el mar
Al mediodía, el “Río Sama” volvió al “lugar de fondeo” del “Dai Yuan Yu” con 10 bomberos de la unidad especializada de Materiales peligrosos (Mat-Pel), del Callao. Con unos trajes “lunares” –que llevan dentro tanques de oxígeno comprimido- ingresaron al almacén de la nave. Su misión era “confinar” la fuga de amoniaco.

En un inglés rudimentario, marinos chinos y bomberos peruanos se comunicaron. Tal parece que al momento de estibar la pota, la grúa chocó en la superficie del barco y reventó la tubería de dos pulgadas que lleva el amoniaco.

Los bomberos demoraron casi cuatro horas para controlar, parchar y taconear la fuga. Trabajaron con sus trajes “encapsulados” casi colgados de una escalera, pues el incidente se produjo cerca del techo de la bodega frigorífica. Luego el fiscal Estalin Calderón López y los peritos de la Dirincri, pudieron ingresar a la bodega y levantaron el cadáver.

La peor parte se la llevó Feng. Cuando encontraron su cuerpo, tenía quemaduras de segundo grado. Tal parece que recibió la descarga de amoniaco directamente cuando la grúa rompió el tubo y se dio la “explosión”.

Dice el capitán Champi que este tipo de accidentes no sólo sucede “en las películas”. Se da de vez en cuando en este tipo de compañías pesqueras, también se dan incendios y los barcos también se hunden por malas maniobras o el sobrepeso.


Datos.

Los nueve heridos: Pan Yin Tion, Sian Wei Gon, Wong Jun Zhuang, Li Hong Gi, Wong Quon De, Sun Shi Ging, Tan Shu Guahg, Wong Yi Sheng, Zhao Jin Hua.

$ 1,200 cuesta cada traje “lunar” que utilizan los bomberos para este tipo de labores.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…