Ir al contenido principal

(El otro) Alan García va al médico


Esta crónica fue elaborada el 31 de octubre de 2007. ¿Podría haber herido la suceptibilidad del jefe de Estado? Creo que no. Es periodismo narrativo, sin faltar al principio de la honestidad.

José Vadillo Vila
Alan García Pérez baja de un station wagon amarillo y nadie lo saluda. En la puerta principal del hospital Cayetano Heredia hay heladeros, taxistas, pacientes y comerciantes que alquilan teléfonos celulares, pero ninguno se da cuenta de que Alan ha llegado.

Minutos antes, los guachimanes se nos acercan curiosos por la cámara fotográfica. Explicamos que venimos para una cita con Alan García Pérez. Con él y su señora madre, para ser más exactos. Vemos la palidez en sus rostros y para que no cunda el pánico, aclaramos que se trata de un homónimo del presidente de la República. Uno de apenas dos kilos 700 gramos, que nació por cesárea a las 6.34 de la tarde del viernes 26 de octubre, en este mismo nosocomio.

Al filo del mediodía de este Día de la Canción Criolla, Alan baja del taxi para asistir a su primera consulta externa con el pediatra. En vez de guardaespaldas, a este García Pérez lo resguardan su madre y tres mujeres de su entorno familiar, quienes acaban de llegar desde la selva para cuidarlo en estos primeros días de vida.

Este hombrecito rojo, callado y que mira sorprendido envuelto en una mantita, es homónimo completo del primer mandatario: Se llama Alan Gabriel Ludwig García Pérez.

Su madre, Norma Pérez Díaz, responde con voz bajita. Todavía no puede mantenerse mucho tiempo en pie por el corte de la cesárea. Dice que votó en las elecciones presidenciales por el partido Aprista y con su esposo son admiradores del primer mandatario desde mucho tiempo atrás.

“(El presidente) es un gran hombre, todavía, a pesar de que hablan un montón de cosas”, explica con voz cantarina. Pero aún la familia Pérez García no ha formalizado el pedido para que el presidente sea el padrino del menor.

Me dice que su primogénito todavía no ha tenido contacto con nadie del gobierno. Sólo “una señorita llamada Betina”, de palacio del gobierno, les ha prometido llamarlos.

Es una llamada que por cierto esperan con el celular encendido, porque Alan necesita ayuda. Norma, repite el número, 98462044. Ella es ama de casa, natural de Yurimaguas y tiene 20 años de edad. Su esposo, José Carlos García Ríos, tiene 19, es natural de Sauce, San Martín, y es obrero. Los tres viven en un cuartito alquilado.

Alan García Pérez ha venido a su primera cita con la ciencia y su madre está preocupada por unas manchitas amarillas. Seguro le dirán que es un proceso natural en algunos niños. Por ahora, Alan García Pérez atraviesa la entrada del hospital Cayetano Heredia como un ciudadano más. Uno en brazos y protegido por cuatro damas.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…