Ir al contenido principal

Federico Moccia: "Escribir un libro es como arar"



Escribe: José Vadillo Vila
Foto: Vidal Tarqui, agencia de noticias Andina

Federico Moccia (Roma, 1963) llegó durante la Feria Internacional del Libro (FIL Lima 2013) por primera vez al Perú para presentar su más reciente novela, Esta noche dime que me quieres. "Para mí los peruanos son muy simpáticos, muchos han aprendido a hablar italiano gracias a mis libros", cuenta el escritor.

–¿Por qué cree que sus libros tienen tanto éxito?
Creo que mis libros tienen éxito porque no sólo se dirigen a los jóvenes, sino que el ser humano debe tener el ánimo joven. Cuando he ido a ver las películas basadas en sus libros (van cuatro), he visto a familias enteras, abuelos, padres e hijos, comprando las entradas. 

–Escribir, siendo tan famoso, debe volverse un ejercicio terrible...
–Para mí escribir es una pasión. Escribo lo que siento. Esta historia (su nueva novela) es diferente a las otras que he escrito porque son protagonistas mucho más adultos. Era el momento justo para escribirla.

–¿Cómo toman sus lectores el giro de su narrativa?
–Este libro, que es bellísimo, ha cautivado más que los otros porque ha hecho (a sus seguidores) reflexionar y pensar en las cosas importantes de la vida y el amor.

Moccia es de los que cuando escriben una novela dejan de viajar y se encierran “desde la mañana hasta la noche” a terminar lo más rápido posible. ¿No es un sufrimiento? “Amo escribir. Es como arar: yo excavo, abro la tierra, disemino las semillas, es el momento en que brota la vida y entra en el libro con lo que son los personajes”, nos responde.

Pero su escritura aparenta ser fácil, le digo. “Me cansa mucho, es difícil encontrar las palabras justas para transmitir al lector ese momento, como el paso lento de una mujer o un contraluz”.

Si bien algunos críticos miran su literatura por sobre el hombro, Moccia ha creado a nuevos lectores. “En Italia mis libros han sido para muchos lo primero que leían. Es maravilloso, y les digo que sigan, que hay muchos autores mejores que yo, que el libro te hace crecer, madurar y quizá pensar de manera diferente”.

Para Moccia lo vital es enamorarse de sus personajes. Si bien se acerca a sus miles de lectores a través de las redes sociales, “para mí lo más importante es el contacto directo con la gente”, finaliza.


Datos
-La primera novela de este escritor italiano, A tres metros sobre el cielo, fue rechazada por todas las editoriales a las que la envió, pero al publicarla por su cuenta fue éxito de ventas.

-Antes de dedicarse a la literatura incursionó en el cine como guionista y director, sin tener grandes resultados.

-Varios de los libros de Moccia han sido adaptados al sétimo arte.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…