Ir al contenido principal

Aulas verdes



Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Juan Carlos Guzmán

Johnny Depp nos regaló al jardinero más famoso del cine, El Joven Manos de Tijeras. Con look de emo y ojos de carnero degollado, hacían del podar un acto que el propio Salvador Dalí envidiaría. Las manos de “Edward” eran únicas para embellecer las plantas y amar.

Joel Luyo lleva 22 años trabajando para el Servicio de Parques de Lima (Serpar) y sabe que a las plantas se las trata con amor. En las tardes, en el vivero del Parque Zonal Cahuide, en Ate –desde donde se reparten plantas para los diversos parques zonales limeños–, riega silbando sus melodías favoritas para que las plantas germinen y crezcan felices. Y sufre cuando sale de vacaciones porque sus plantas se pondrán “tristonas” durante su ausencia. 

Al otro extremo de la ciudad, en el Parque Zonal Sinchi Roca, en Comas, Nancy Chiara se encarga de mantener a los 52 “animárboles”, que son atracctivo en Lima Norte. Los topiarios exigen poner los almácigos dentro de armazones de fierro, tienen su propia técnica de regado (tipo ducha). Claro, las partes más pequeñas exigen un tercer tipo de regado diario. Nancy sabe de control hídrico y sanitario y técnicas para podar dejando a cierta altura las plantas.

ENSEÑAR PARA SEMBRAR
Lima es una ciudad con sed, por ende, aquí la jardinería es un reto. Necesita de estudio y por ello el Serpar ha creado la Escuela de Jardineros. 

“El oficio no se valora como tal; la mayoría cree que el jardinero está solo para regar y, tal vez, podar. Lo que busca la Municipalidad de Lima con este proyecto es valorar y certificar el oficio; capacitar a los jardineros para que contribuyan a incrementar las áreas verdes con correctas instalaciones”, explica la ingeniera María Teresa del Castillo, coordinadora de la Escuela de Jardineros de Serpar.

Si bien el jardinero entra a trabajar a las municipalidades con conocimientos empíricos, hoy con el cambio climático necesita de nuevas herramientas. Antes era común que las comunas pongan a los trabajadores por jubilarse en los servicios de jardinería. Hoy las municipalidades saben que es el rostro de su gestión. El desaparecido alcalde limeño Alberto Andrade cambió el rostro de la ciudad al apostar por un mejor manejo de los jardines. Hoy, la media de las municipalidades tiene a sus jardineros con uniformes y botas.

En la Escuela de Jardineros, que ya inició sus cursos, se enseña sobre control de plagas urbanas, botánica básica, técnicas de jardinería; mecanización; salud y seguridad; medioambiente; manejo y preparación de viveros; podado de árboles en la ciudad.

“Tenemos poca agua en Lima y la mayoría de jardineros pone grass cuando éste consume el triple de agua que cualquier otro cubresuelos o arbusto. Lo hacen porque no saben, porque creen que al poner verde ya se le da vida a la ciudad, pero no necesariamente es así (dice del Castillo). Lo que se quiere es que el jardinero sea consciente y, a la vez, concientice a sus usuarios”.

VISION EMPRESARIAL
Del Castillo recuerda que la meta es formar jardineros “con visión microempresarial”: que hagan sus propias empresas para brindar servicios a municipalidades o empresas, sepan de estructuras de costos y diseñar pequeños jardines.

En breve, la Municipalidad Metropolitana de Lima emitirá una ordenanza donde exigirá que todo jardinero municipal de la ciudad deba pasar por la Escuela de Jardineros. “Esta medida servirá para formalizar y darle categoría al oficio. Sobre todo para elevar el nivel de la jardinería en Lima, que nos servirá, a su vez, para elevar el número de áreas verdes en la ciudad. Somos deficitarios: de los 8 metros cuadrados de áreas verdes por ciudadano, tenemos alrededor de tres, salvo algunos pocos distritos”, recuerda Del Castillo.

CERTIFICAR EL CONOCIMIENTO
A los jardineros con experiencia como Joel Luyo o Nancy Chiara, la escuela les permite perfeccionar sus técnicas y, a la vez, dar a conocer a sus compañeros la forma en que trabajan, por ejemplo, con las plantas y flores xerófilas, que ahorran agua.

“Hay jardineros que saben, pero no tienen hoy cómo demostrar su trabajo. La Escuela de Jardineros les permitirá tener certificados que los avale. Y podremos tener microempresas para ofrecer nuestros servicios formalmente”, dice Chiara, que es hija de un jardinero y ve en una de sus tres hijos, la más pequeña, mucha pasta para seguir en este oficio que exige saber de suelos, de semillas, de agua, de abono.

Joel Luyo recuerda que en las comunas los jardineros fueron por años el último escalón; que era un oficio para cualquiera. Como amante de las plantas saber que embellecerlas, darles mantenimiento y de paso hermosear la ciudad requiere de mucho trabajo. “Inclusive los ingenieros ordenan sembrar árboles, pero no conocen cómo esa planta va a crecer, tampoco piensan que por esa zona pasan cables, que en el futuro se construirán edificios y, a la larga, esa planta debe de cortarse, todo porque no han hecho una buena planificación”, explica.

Pero hoy en día siente que la percepción es distinta. Hay respeto por el medioambiente y se ve al jardinero como un aliado: es el hombre o mujer que siembra plantas y árboles que darán sombra y frescura.

DATOS
-La mosca blanca es una de las plagas cosmopolitas más comunes que afectan a las plantas ornamentales en el mundo.
-Más de 300 jardineros tiene Serpar. La MML tiene otros jardineros en sus diversas dependencias.
-En EE. UU. para trabajar en arboricultura –manejo de árboles en las urbes– y el podado de árboles se necesita de un certificado especial.
-La jardinería moderna de parques y jardines está altamente mecanizada, con carritos podadores, motosierras y otros.

-Aquí, en el Perú, los jardineros no tienen fecha para celebrar su oficio.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…