Ir al contenido principal

Acuarela, hija del Misti



Escribe: José Vadillo Vila

Aseguran que la culpable es la transparencia en la luz. Aquella luminosidad en la atmósfera permite mirar 'más de cerca' los volcanes, las campiñas, los paisajes. Una luz ideal para los artistas, como opinó, a su paso por estos lares, el pintor inglés John Constable, cuando hace casi dos siglos visitó Arequipa, la Ciudad Blanca. Para otros, el asunto es una cuestión socio-cultural
        
El largo e intenso romance de la técnica de la acuarela con los artistas arequipeños es una verdad 'casi absoluta', como dice el investigador Omar Zevallos Velarde, quien acaba de editar el libro Los acuarelistas arequipeños 1840-1940: "En Arequipa, la acuarela pasó de ser un simple arte de aprendizaje para noveles artistas y se convirtió en arte mayor". No sólo eso, no hay pintor arequipeño que no conozca y domine la acuarela como instrumento de expresión.

Empirismo antes que teoría: los ganadores y finalistas de los concursos nacionales de acuarela casi siempre, como si fuese una cuestión natural, son arequipeños.


CLAVE SIGLO XIX
Para establecer el génesis de este romance entre técnica y artistas characatos, el periodista Omar Zevallos realizó una investigación que le tomó dos años y medio. Dio con las exiguas publicaciones sobre la materia tras sumergirse en bibliotecas; atisbando en colecciones privadas las acuarelas sobrevivientes que hablaban de una Arequipa que ya partió junto a sus carruajes, lavanderas, paisajes, callejuelas y personajes del anteayer.

El dato ya es certero: la acuarela llegó a la Ciudad Blanca a mediados del siglo XIX. Vino de la mano del artista Fernando Zeballos (1840-1900), quien se había formado en Europa gracias a una beca otorgada por el clérigo arequipeño Juan Sebastián de Goyeneche y Barreda.

Zeballos se trajo un centenar de láminas didácticas del Museo de Louvre que hasta hoy se conservan en Arequipa. Dicen que en retribución a lo aprendido en el Viejo Mundo, Zeballos empezó a propagar la técnica de la acuarela en la Ciudad Blanca y con ella, el romanticismo, una corriente que ya estaba pasando de moda en los círculos culturales. De ahí el amor al paisaje.

Si la acuarela da la característica principal de las artes pictóricas a Arequipa, eso se debe, entre otras razones, a que era una técnica mucho más económica que el óleo, a que era mucho más fácil para trasladarse y viajar, y a que seca rápidamente. El amor de los artistas characatos por los pinceles es más remoto: los sacerdotes de la urbe sureña tenían un gran número de artistas que trabajaban para satisfacer las demandas de cuadros religiosos.
Periodista y caricaturista Omar Zevallos, autor de la investigación. Foto: César Campos/Agencia Andina

En sus 287 páginas, el libro presenta trabajos de figuras de la acuarela arequipeña como los hermanos Núñez Ureta, Baca-Flor, Nava, Osorio, Mansilla y muchos otros. 

LEGADO QUE SE BORRA
El Zeballos que trajo la acuarela tuvo entre sus alumnos a José Álvarez y José Luis Villanueva. Ellos difundirían la técnica durante tres décadas, desde el Centro Artístico de Arequipa, un espacio que destacaría en las artes y la intelectualidad.

Para Omar Zevallos, se trata de "la primera institución pionera del arte en el Perú, pues entonces no existía ni la Escuela de Bellas Artes". Entre los muchos artistas que formó dicho centro se encuentran, por ejemplo, los hermanos Vargas y el inventor Pedro Paulet.

Si bien el Centro Artístico de Arequipa fue muy importante para toda la región sur del país, porque creó toda una corriente pictórica y artística -como dice Zevallos-, su legado se fue perdiendo en el tiempo. Hoy, ni los centros educativos, que prefieren la enseñanza del arte a partir de la témpera, ni los centros de enseñanza superior, como la Escuela de Bellas Artes de Arequipa y la Escuela de Artes de la Universidad San Agustín, enseñan esta técnica.

¿HAY ACUARELA PARA RATO?
"Querían evitar que se genere el paisajismo fácil en los alumnos; se ha ido olvidando la tradición de salir a pintar al campo, aparte que Arequipa ha ido perdiendo su campiña. La técnica de la acuarela es difícil de aprender pero fácil de aplicar luego, cuando la dominas. Hoy los artistas fotografían los paisajes que les interesan y pintan en sus talleres. También se ha perdido porque no hay buenos profesores que enseñen la acuarela", asevera, tajante, Zevallos

A eso se suma el que las obras en acuarela, debido a lo difícil que resulta conservar sus colores, también se están perdiendo y el mercado del arte prefiere hoy en día los óleos, que se acercan más a la idea de la inmortalidad de la obra artística.

Pero el tema no se agota. La acuarela arequipeña, gracias a algunos artistas, también se aleja del paisaje y está en propuestas más conceptuales que han logrado premios incluso internacionales. Es decir, la tradición, gracias al interés de los artistas mistianos, sigue y tiene para rato.

Por eso, Zevallos prepara un segundo volumen de Los Acuarelistas Arequipeños, esta vez, desde 1940 hasta los nuevos y premiados artistas, nacidos alrededor de 1980. Los pinceles se lo agradecen. 

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…