Ir al contenido principal

Varón, el que ama



Escribe: José Vadillo Vila.- 

Ser papá implica un ejercicio de autoevaluación en el diván. "Para promover las paternidades afectivas, activas y responsables, necesitamos como hombres conocer nuestro pasado: cómo fuimos como hijos y cómo fue nuestra experiencia con nuestros papás para así comprender mejor nuestro presente y del porqué somos este tipo de papás ahora, y preparar el porvenir. "Lo que no significa que si tuvimos un mal padre repetiremos la experiencia. No. Sería muy limitante".

La cosa es mirar atrás para ver qué podemos mejorar. Lo dice el psicólogo Christian Martínez Monge, de la Red Peruana de Masculinidades, una institución "de hombres y mujeres interesados en buscar la equidad de los géneros". 

Martínez fue uno de los invitados a la mesa "Intercambio de experiencias: Compartiendo el ejercicio del derecho de una paternidad afectiva y responsable", que promovió el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (Mimp) en la Derrama Magisterial de Jesús María. Se trata de la primera que hicieron para analizar, entre otras cosas, el impacto en empresas, instituciones y familias de la Ley 29409.

"Antes del año 2009, cuando se promulgó dicha norma, nunca hubo una licencia de paternidad. Todo dependía del criterio de cada empleador. Ahora, la norma da cuatro días al hombre que se hace padre, como una forma de generar la responsabilidad familiar compartida", explica Carla Rojas-Bolívar, de la Dirección General de la Familia y Comunidad del Mimp.

Experiencias

Hay experiencias interesantes de empresas e instituciones que consideran importante que la sociedad reconozca el rol de los padres.

La firma Sodimac tiene 4,700 empleados directos en sus 19 tiendas en el país. De ellos, el 62 por ciento son "asociados" hombres. Silvia Alvarado, de la gerencia de Recursos Humanos de dicha compañía, cuenta que ya tenía "un pie adelante" y antes que saliera la ley ya otorgaban a sus "asociados" cinco días por paternidad. "Son días para tu bebé, no para ti", les recuerdan cada vez que salen de licencia. El 2010 dieron 100 licencias; el 2011 fueron 113; el año pasado, 127, y en lo que va de este año, 45. Alvarado dice que el momento ideal para darles a conocer a los varones, sobre todos sus derechos laborales, es durante los tres días de inducción, cuando el trabajador se incorpora a la firma.

"Hay que ir pasando de los favores laborales al derecho laboral", opina Hernán Eduardo Pena, asesor del Viceministerio de Trabajo. Para el especialista, es un buen momento para promover la Ley 29409 porque a mediados de mes se implementará la Superintendencia Nacional de Inspecciones, la que verá no solo el tema de fiscalización por faltas laborales, sino que también tendrá un papel muy importante, sobre todo para conocer estos derechos que son relativamente nuevos. "La inclusión no es solo mejorar los planes sociales o tener más trabajadores, sino que además los derechos se conozcan y se puedan ejecutar libremente".

También, desde el lado de la publicidad, se pueden medir los cambios. Miguel Amao, de la firma Kimberly-Clark, cuenta la experiencia de Huggies y su apuesta por promocionar los pañales con "pruebas" para papás. Esto no fue gratuito. La firma hizo estudios de mercado y el 81% de los hombres encuestados dijo que querían participar en la crianza de sus hijos. En las diversas ciudades del Perú, más de 5,000 padres pasaron el reto Huggies cambiando pañales a sus hijos, recibieron premios. Para la empresa esta apuesta por la paternidad ha significado un aumento de 10% en sus ventas y continuar liderando su mercado. 

Christian Martínez Monge explica que "el interés por conocer el desempeño del varón en la vida doméstica es relativamente nuevo". Tiene su origen en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, que se realizó en El Cairo en 1994, sobre la necesidad de lanzar esfuerzos por una paternidad responsable. También la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) hoy realiza acciones del monitoreo sobre las acciones paternas sin circunscribirla a la manutención económica. Para Cepal, cita Martínez, hoy la paternidad latinoamericana vive un mejor tiempo de las construcciones de las relaciones de padre e hijos.

Reproduciendo modelos

Pero no nos sorprendamos sobre las inequidades entre padres y madres existentes. Martínez recuerda que aún en países más desarrollados recién el 40% de los padres se involucra en labores domésticas. ¿Pero dónde está el origen?

Martínez dice que desde los juegos de los niños se les enseña sobre el vínculo paterno y los modelos de masculinidad. A las niñas les regalan muñecas; a los varones no les permiten hacer labores de casa o son los que estudian en los mejores colegios; tienen permiso para llegar a casa hasta más tarde. En casa, el padre no realiza, usualmente, las mismas labores que la madre; simplemente "ayuda", sin obligación de hacerlo. Tampoco las decisiones de consumo son igualitarias. Si son padres separados, los varones usualmente son los que ven los hijos los fines de semana. Y los padres llaman "irresponsables" a los hijos cuando su enamorada queda embarazada.

Además, claro, que en la sociedad actual se dan diversos modelos de paternidad: los papás solteros, los separados, los jóvenes, los abuelos que hacen de papás, los papás homosexuales, los padres adoptivos, etcétera. A lo que se suman los horarios poco flexibles para que las mayorías cumplan su rol afectivo en casa. 

Tiempo de cambios
Carla Rojas-Bolívar, del Mimp, concuerda que "la igualdad de géneros se da desde el hogar". Ahí, hombres y mujeres aprendemos responsabilidades familiares compartidas. "Pero para hacerlo realidad y conciliar la vida laboral y familiar, se necesitan normas, servicios, licencias, que permitan ejercer este derecho a la responsabilidad social. Y la igualdad de género no solo debe tener servicios a la mujer, sino también involucrar por un tema sociocultural, al varón".

Según experiencias que recibieron en la mesa "Intercambio de experiencias...", el Mimp sabe que una licencia de cuatro días resulta insuficiente; se sugiere una licencia preparto también, debido al número de cesáreas que han aumentado en el país.

"La licencia por paternidad aún hay que mejorarla. El tema de masculinidad y paternidad es muy nuevo: las mujeres, en cambio, ya nos hemos organizado", dice Rojas-Bolívar. Precisa que desde 2012 ya existe un reporte con 83 instituciones públicas, las que otorgaron 1,048 licencias de paternidad. El reto de este año es levantar cifras privadas, primero lo harán con las firmas que ya tienen los lactarios de ley, y luego, lo ampliarán con el apoyo de las inspecciones laborales. 


IMPACTO DE PATERNIDAD RESPONSABLE
-Cuando los padres tienen una presencia de calidad en la vida de sus hijos, estos tienden a desarrollarse mejor en su salud física y mental.

-En la adolescencia, aquellos hijos que contaron con un padre involucrado, es más probable que tengan mejor salud mental.

-Aquellos hombres involucrados en su paternidad presentan en promedio mejores indicadores de salud.

-La presencia activa y corresponsable del padre suele ser positiva para la madre, que tiende a tener menos sobrecarga.

-Hay estudios del impacto positivo que tiene la presencia de padres sociales, como padrastros y abuelos.

DATO
Según la Encuesta Nacional de Hogares 2011, predominan en el Perú los hogares nucleares (59.9%), seguido de los hogares extendidos (22.4%), los compuestos (3.1%), los sin núcleo (4.3%) y  unipersonales (10.4%).

Cifras
274 mil 287 de los 534,443 ingresos sobre materia familiar tuvieron como principal motivo el tema de alimentos, registrados en las cortes y juzgados del Poder Judicial en 2012.

6.7 millones de hogares (76 % urbanos y 24% rurales) existen en el Perú, señala el Censo de 2007.


25.8% de hogares es jefaturado por mujeres, ha aumentado en 2.9 puntos porcentuales de 2007 al 2012 (ENAHO 2012).

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…