Ir al contenido principal

Danza la resocialización


Internos de seis centros penitenciarios de Lima y el Callao participaron en el antes penal de San Jorge del concurso de estampas folclóricas DanzArte 2013. Se busca así impulsar la resocialización de los reos.

Escribe: José Vadillo Vila
Fotos. Carlos Lezama, agencia de noticias Andina

1. A la hora de los vivos antes del mediodía, los muertos se sacudieron el polvo para     bailar como posesos. Se contornearon a ritmo del Harlem Shake, ese ubicuo arroz con mango que sacude al mundo y sus redes sociales. Hubo pasos del “Thriller” de Michael Jackson, del “Baile del caballo”, del “Agüita de coco”, y cumbias wachiturras aptas para conocedores.

El asunto es que no eran cadáveres insepultos ni figuraban en competencia del primer concurso de danzas folclóricas interpenales “DanzArte 2013”, que se organizó ayer en el centro penitenciario de Lima (antes San Jorge). Pero lo del Harlem Shake era un “plus” que había traído bajo el brazo la delegación de 22 internos del penal de Huaral. Debió ayudar en inclinar un poco más la balanza de los jurados llegado del planeta “Chollywood”: el hombre de las mil voces, Carlos Álvarez; el presentador televisivo Ernesto Pimentel y la bailarina Pachi Valle Riestra.

Así, cuando redobló la voz de otro referente de la teve nacional, Gisela Valcárcel, anunciando al primer lugar, ya se presagiaba que los internos de Huaral, los que habían partido a las cuatro de la madrugada de su centro de reclusión junto con sus celadores, habían ganado con una saya altiplánica que hacía honor a los tiempos de la fusión, con mejunjes de festejo y hasta salsa.

En cambio, los dueños de casa, los del otrora penal de San Jorge, lograron un honorable segundo lugar con la religiosa danza cajamarquina de “Los Chunchos”; y terceras fueron las 15 internas del centro penitenciario de Mujeres de Chorrillos, con el tradicional baile cusqueño del “Turkuy”. Más atrás quedaron con las menciones honrosas los internos de Ancón II, Anexo Mujeres de Chorrillos y el antes Sarita Colonia.

Pero el presidente del Instituto Nacional Penitenciario (Inpe), José Luis Pérez Guadalupe, ya había dicho a los 105 de los seis reclusorios participantes, que habían dejado lo mejor de sus talentos artísticos en la canchita de fútbol del penal de Lima: “Hoy no hay perdedores. Todos son vencedores desde el momento en que se animan a participar de las terapias de tratamiento penitenciario, de los talleres de música y danza”, mientras agradecía a los jurados invitados de participar “en la sana locura de la esperanza: que es posible el cambio de los internos”.


2. Atrás de la final, había un trabajo en los patios de los penales por más de un mes y medio. Lo dijo Pachi Valle Riestra: Danzar en equipo no es fácil, requiere de mucha coordinación y paciencia. “Yo también creo en tu cambio, en que esta sociedad debe darte mejores oportunidades para tu resocialización”, pronunció la Gisela de la tele, quien hizo suyo el eslogan “Bailar es vivir en libertad”.

A Pérez Guadalupe le gustó que ganara el penal de Huaral porque “es el más hacinado del país: es para 800 y hay más de 5,000 internos. Pero, a pesar de esa realidad, podemos hacer tratamiento penitenciario”. Y ahora se proyecta extender a los penales de todas las regiones el “DanzArte”.

Los 105 participantes retornaron a sus centros de reclusión, llevando sus certificados de participación, que les servirá para sus expedientes de beneficios ante el Consejo Nacional Penitenciario.


3. Patricia Saavedra, directora de la región Lima-Inpe, cuenta que los y las internas que participaron del “DanzArte 2013” fueron escogidos de entre 10 penales, y que “muestran a la sociedad que sí se pueden reincorporar los presos, gracias al tratamiento multidisciplinario”.

“Ahora los centros de reclusión deben de ser vistos de otra manera”, dijo Pérez Guadalupe, agradeciendo que haya personas e instituciones que apuestan por “la sana locura de que es posible el cambio de los internos y del país, para mejor; que comparten la sana locura de ir a los penales, trabajar con los internos, que no son invisibles; pero que muchas veces la sociedad los invisibiliza con paredes, muros y concertinas”.


Apuesta empresarial
El Inpe trabaja en dos proyectos para que las empresas apuesten por la resocialización, adelantó José Luis Pérez Guadalupe. Se trata de un proyecto de asesoría legal, “financiado desde Europa”, sobre beneficios que podrían tener las firmas que contraten a internos. Por otro lado, se trabaja para que “los nuevos penales tengan, desde su diseño, hangares especiales para trabajos con empresas”. De esta manera, dijo Pérez, se podrá producir desde los penales y pagar un sueldo a los reos, tal como sucede en muchos centros penales europeos. “Hay muchos modelos. En uno, el Inpe puede subcontratar a una empresa que administre los talleres de todos los penales del país”. Pérez sostuvo la semana pasada una reunión con empresas, auspiciada por el Banco Mundial.


Datos
-El próximo mes se reinaugurará el penal de Puerto Maldonado y, luego, el de Satipo.

-25 mil internos, en promedio, viven en los 18 penales administrados por la oficina regional del Inpe-Lima.

-El Inpe tiene convenios con empresas como Renzo Costa, la Alianza Francesa, el Senati y las universidades Alas Peruanas, César Vallejo y Garcilaso de la Vega, con distintos proyectos de resocialización.

-95% de los presos de los penales de la sierra son productivos. En Lima está la experiencia en el penal de Ancón.


(*) Publicado el miércoles 24/07/2013 en el diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…