Ir al contenido principal

Danza de alas negras



Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Marco del Río / Agencia de noticias Andina

Las compañías de ballet debaten su vida con duda hamletiana, ¿qué  tendencias definirán su futuro?, ¿ballet clásico, neoclásico o contemporáneo? Ser o no ser.

"Lo que une a las tendencias es el movimiento. El bailarín tiene que hacer que su cuerpo exprese porque somos transmisores de emociones. Su finalidad es estremecer al público, para que el espectador, al irse, se sienta distinto a como entró."

Con esa premisa, el coreógrafo español Fernando Hurtado y el Ballet Nacional del Perú han dado vida distinta al clásico de la danza mundial, El lago de los cisnes. 

Aunque se sigue la dramaturgia original de la historia, aquí el cuento de la bella Odette, que se convierte en cisne, y el príncipe Sigfrido, tiene un final más gris, más acorde con nuestros tiempos.


Coreografías corales
En escena, el segundo trabajo del español con el Ballet Nacional (el primero fue Polos opuestos, en 2011), reinterpreta los movimientos y la estética de los bailarines para darnos "un cisne más moderno": las coreografías corales han dado mayor protagonismo al trabajo del cuerpo de baile; la vestimenta y la escenografía también se modernizan.

El trabajo impecable de la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por el maestro Fernando Valcárcel, hace contrapunteo en algunos momentos de la obra –escrita por Piotr Ilich Tchaikovsky (1840-1893)– con una guitarra eléctrica. Para Hurtado, este elemento perturbador ocasiona "inquietudes" necesarias cuando aparece en escena el maléfico barón Rothbart.


Búsqueda de caminos
"La compañía ha sufrido una transformación muy positiva e interesante, en la calidad y cualidad de los bailarines, y ya ha tenido una aceptación muy importante del público, desde su primera temporada del año", explica el director de elencos del Ministerio de Cultura, Mauricio Salas, para quien "el Estado tiene la responsabilidad de ampliar la oferta del público y formar nuevos públicos".

El lago de los cisnes es la producción más grande que ha hecho nuestro primer elenco de danza escénica: involucra a 49 bailarines, 70 músicos de la OSN, además de figurantes y el equipo de producción. Es un nuevo camino por el neoclásico y contemporáneo. Y a fines de año, se anuncia, seguirán con Alicia, inspirada en Alicia en el país de las maravillas, consolidando este nuevo camino para la danza nacional.


TEMPORADA
Del 12 al 23 de julio. En el Gran Teatro Nacional. Viernes, sábado y martes a las 20:00 horas, y domingos, 17:30 horas.

(*) Jueves 11 de julio de 2013, en el diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…