Ir al contenido principal

¿Redes sociales vs. idioma?



Reflexiones en el Día del Idioma. El castellano está modificándose, adaptándose a los nuevos escenarios que traen Twitter y Facebook. (*)

Escribe: José Vadillo Vila
Tuiteo, luego existo. ¿Postear o morir en el intento? Son las nuevas preguntas existenciales a las que los seres humanos, hoy simples cibernautas, debemos enfrentarnos desde que internet hizo que hablar de redes sociales sea sinónimo de estar conectados, básicamente, a portales tipo Facebook o Twitter.

Hace dos años, el Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, se aterraba de cómo los jóvenes estaban utilizando nuestra lengua en sus dispositivos móviles amén de internet. Dijo que al escribir y hablar así, demuestran que piensan como un "mono".

AHORRADOR E INTELIGENTE
Agustín Panizo, lingüista de la PUCP, es de los que aquietan estas respetables visiones apocalípticas del novelista sobre el futuro del sistema ortográfico de la lengua castellana.

“Yo no veo peligro. Hoy todas las lenguas del mundo están tratando de adaptarse a estas nuevas prácticas ortográficas. Es un fenómeno contemporáneo y complejo, pero no significa una apocalipsis ortográfica mundial. Nunca antes como ahora se ha escrito y se ha leído tanto”, dice Panizo.

Al contrario, al lingüista ve como “sumamente inteligente” la forma en que se han forjado en pocos años sistemas de escritura abreviados para la transmisión óptima de un mensaje. “Dentro de esos espacios, me parece que el uso abreviado en ciertas grafías revela inteligencia y creatividad”.

Esther Vargas, jefa de social media del diario El Peruano y la agencia Andina, dice que la necesidad de compartir información obliga a la gente a escribir y ha generado una narrativa y lenguaje diferentes.

Sin embargo, habla de una diferencia cuantitativa: en Twitter, la red del pajarito, muchos usuarios son muy críticos y constantemente corrigen los famosos mensajes de 140 caracteres. Sus artillerías se han enfocado en líderes de opinión como periodistas o políticos. Algunos les hacen caso y aprenden a escribir mejor. En Facebook también hay grupos muy cuidadosos del buen uso idiomático como “No me banco las faltas de ortografía” o “Por una redacción sin faltas de ortografía en Facebook y Messenger”, entre muchos otros.

¿DE LAS REDES A LA ESCUELA?
Para Esther Vargas, quienes dinamitaron el lenguaje, acortándolo, distorsionándolo fueron el chat, el fenecido Messenger, los texting, porque se trataba de una comunicación muy rápida. Ahí la gente empezó con la tendencia de reemplazar "que" por "q", el "amigo" por "amix", por ejemplo.

Agustín Panizo explica que, lamentablemente, en la comunicación escrita los chicos tienen una distorsión: no son conscientes de que la escritura abreviada de las redes sociales sirve solo para los entornos informáticos; que no deben trasladarlos a otros usos escritos del idioma como la escritura en la escuela o en el mundo académico.

UNA ESCRITURA DISTINTA
“Quien debe explicar las diferencias de los entornos es la escuela. Mal harían los profesores en satanizar la manera en que escriben las personas en un chat, porque las personas pueden escribir ahí como les dé la gana siempre y cuando se entienda bien su mensaje. Pero sí pueden sancionar una forma de escritura distinta, en el ámbito escolar o académico. Las prácticas de escritura en entornos informáticos son prácticas inteligentes que no tienen que ser vistos como un peligro para otros entornos”, dice el especialista.

Eduardo Mejía, docente de marketing digital de Cibertec, recuerda que “las redes sociales no son malas ni buenas per se”. “Lo que lo hace negativo o positivo es el contenido que en ellas se transmite”. Mejía aconseja a los estudiantes a usar mejor el lenguaje de las redes sociales, creando cuentas para sus amigos y otras para temas académicos o laborales, para que entiendan que no se puede tomar las licencias de un chat al momento de escribir una monografía.

NUEVAS FORMAS DE LEER
Las redes sociales, al cambiar la forma, también han modificado la forma de difundir el conocimiento, los contenidos. La “intoxicación informativa”, como recuerda Agustín Panizo, ha hecho que se prioricen los artículos antes que los grandes tratados: es que al haber tanto menú de informaciones, la gente se ha acostumbrado a leer textos cortos, como el periodismo. "Eso causa preocupación porque la profundización de los temas requieren más de un simple artículo."

Esther Vargas recuerda que los periodistas tenemos una gran responsabilidad frente al idioma y el fenómeno de las redes sociales, y debemos de separar lo bueno de lo que no lo es; "tomar lo mejor para enriquecer el lenguaje". Hoy en día no hay nada de malo terminar un artículo con una carita feliz; inclusive los hashtag (#) se emplean ya en titulares para hablar en lenguaje de redes sociales. Pienso, luego tuiteo. 


LITERATURA CON NUEVOS CAMINOS
El escritor y diplomático Alejandro Neyra, ganador del premio de Novela Corta 2012 de la Cámara Peruana del Libro, cuenta casos de escritores que temen a las redes sociales no por temas lingüísticos sino por el tiempo. “Las redes han creado casi adicción”, manifiesta el narrador, para quien estas pueden inspirar algunas formas novedosas de expresión, pero el habla de un estilo directo, claro y conciso es más antiguo, viene de la tradición literaria norteamericana.

Lo que espera es que el público al buscar textos ás breves, encuentre el cuento, un género literario desatendido en el Perú. "Creo que en el futuro, en el Perú, a la gente le va a pasar lo mismo que con las canciones: no se van a bajar todo el libro sino el cuento que les guste".

Otra opinión
El prolijo novelista Carlos Calderón Fajardo no se siente un arúspice.
Coincide con Neyra en que la fragmentación del texto, la pluralidad de entradas en la literatura y las artes en general es un fenómeno posmoderno, y por ello en el Perú y España se continúa publicando novelas muy extensas, como las novelas de Roberto Bolaño o Harry Potter.

Para Calderón, aún no hay la distancia suficiente para decir de qué manera las mentadas redes sociales están influyendo en la literatura. “En Japón, las redes sociales están muy difundidas pero no quitan que Haruki Murakami publique novelas muy extensas que son best sellers en Tokio, y que la mayor parte de sus compradores sean jóvenes”.

Si bien las redes sociales "están modificando las cosas" y son uno de los fenómenos más interesantes mundiales, dice el escritor que el peligro es para los jóvenes que no leen (narrativa, poesía). “Para ellos podría ser un problema no tener más referentes que las redes sociales, a diferencia de los que venimos del siglo XX, que sabemos diferenciar los discursos”, advierte.

DATOS
Una persona que se comunica bien es versátil, diferencia entornos: cambia de registro para hablar/escribir entre amigos, en ambientes académicos o laborales.

Castellanizar, adaptar usando grafías híbridas de español e inglés, para tuitear, postear o los blogs, es lo mejor porque son parte de la realidad y tienen más éxito entre los hispanohablantes.

Algunos diccionarios y páginas especializadas, como la Fundación del Español Urgente, sugieren la castellanización de diversos términos como tuitear.

A pesar de los embates de los teclados en inglés, hoy la letra "ñ" goza de muy buena salud, se revaloriza y las empresas utilizan esta letra mucho para diferenciar el entorno en castellano.

140 caracteres son los permitidos en la red de twitter. Existen críticas a estos mensajes.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…