Ir al contenido principal

Foto: Marco del Río / agencia Andina. 

ESTRIDENCIAS Y BELLAS

(1)
En algún momento –sesentas, setentas, ochentas– la estridencia llegó a su apoteosis y se volvió parte de la cultura popular. Tal vez Woodstock creo ese efecto, con sus conciertos improvisados para grandes audiencias; tal vez es más anterior y sean los Beatles tocando en esos conciertos en EE UU, donde nadie escuchaba nada, sólo gritos y bulla. Hoy la estridencia tiene vida plena y se oferta como una forma (necesaria) de la vida moderna.

Los woofer, ese superávit de los parlantes bajos, han llevado esa distorsión al día a día de las casas, de los automóviles, espacios donde pasamos muchas horas-hombres. El bum, bum, de los bajos eléctricos, de las baterías, se ha hecho una necesidad de expresión. Más potencia de bajos ergo mejor sonido.

Los audífonos me han vuelto sordo. No soy el único de la especie. Millones de personas más jóvenes que yo perderán la audición  en forma paulatina. Yo he tratado de limitar el uso de los audífonos a las necesidades del oficio que me alimenta cada día, para otros los audífonos son una pose, una necesidad de expresión, una forma de ser “in”, de formar parte de esta colectividad viva.

Los micrófonos tienen mayor capacidad, captan mejor cada detalle. Prefieron la dulzura de las consolas y grabaciones análogas. Me irrita ese mundo digital, donde los picos agudos de las grabaciones sobresalen como la chaveta que te muestra un pandillero. Los parlantes, cada vez más compactos y más bullangueros, son una suerte de vitrina para ello: Sus errores no los opacan, mas bien los multiplican. Otra forma de estridencia.

(2)
Me he sentado en el Jockey Club del Perú a espectar la pasarela que inauguró el Perú Moda 2013. Es mi segunda vez que me siento a ver un desfile de modas (el anterior fue en el Abtao Fashion, donde un submarino anclado sirve de “escenario de fondo”).

Volvamos. La estridencia, muchas veces, me hizo olvidar donde estaba: en un supuesto templo a la belleza y la delgadez.

Es interesante, la estridencia asomaba con su rostro de música electrónica o alternativa. Siempre ágil, apurada; siempre en inglés. Parece una necesidad para esos cuerpos que se mueven en la pasarela mirando la nada.

En la mayoría de las veces miran la nada con indiferencia o rabia. Quieren ser cuerpos desenfadados. Algunas lo logran. No sé si sea un prerequisito, pero todas se mueven igual, andan igual, tratan de mirar igual.

Esos cuerpos se creen parte de una raza superior. Algunos los llaman maniquíes andantes. Algunos tendrán razón, para otros, será lo más fashion pertenecer a esa raza supuestamente superior. Y encima de ellas, el sonido a lo bestia, el sonido estridente, puesto al máximo, como si bajarle un par de puntos en la consola general sea un pecado o les quite el ritmo a las beldades de cuerpos ligeros.

Nadie parece darse cuenta de la estridencia: menos el público especializado, se menean con esa bulla. Yo pensaba distinto, que aquí lo interesante era ver el movimiento de las beldades. Me equivoqué. Era ver la estridencia conduciendo sus delgados cuerpos.  

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…