Ir al contenido principal

Un Peter Pan pintor

Un día como hoy, de hace 25 años, se nos fue Víctor Humareda, el maestro del expresionismo peruano. Es considerado uno de los cinco grandes de la pintura nacional.


Escribe: José Vadillo Vila.-



PRIMERA PINCELADA.
Fue un Peter Pan que vivió 66 años. De cabellos alborotados y cuerpo breve. De carcajada ostentosa y rostro sudoroso. De boca bembona y caminar chaplinesco. Se llamaba Víctor Humareda Gallegos y nunca dejó de ser un niño genio.

Como el héroe del país del Nunca Jamás, el pintor nacido en Lampa, Puno, evadía responder cuántos años tenía. Le aterraban por igual la muerte, no pagar el día de su hotel o que lo busquen para cobrarle impuestos. Un mal chiste sabiendo que sobrevivía, que se prestó a que lo exploten por necesidad, malbarateando sus cuadros.

Humareda enjuagaba en botellas de aguarrás reciclado los pinceles con los que daba estocadas al yute para inmortalizar sus musas bajofondinas y sus arlequines tristes. Así fue feliz, pero se especula que el cáncer venció sus cuerdas vocales por inhalar durante décadas en ese cuarto sin ventilación los químicos de las pinturas.

Piscis melancólico y solitario, había nacido artista el 6 de marzo de 1920. Moraba cual Cuasimodo en una habitación del rimbombante Lima, un hotel de La Parada (hoy galería de confecciones de ropa); que solo tenía una estrella: él. Y donde radicó por 32 años rodeado de los personajes goyescos de La Victoria.

SEGUNDA PINCELADA.
Le llamaban loco, maestro, Víctor, Humareda y cholo, y él se carcajeaba. Era un abstemio que frecuentaba bares y restaurantes del Centro de Lima para tomar manzanilla, té con leche y chancay, aun en verano. En sus largos años más oscuros, se ofrecía para hacer retratos al paso en carboncillo.

Tenía nociones de la filosofía, dicen unos. Otros reconocen su apetito, sobre todo por la música, pintura y la política de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX (Humareda hizo una serie de dibujos sobre la muerte del político francés Jean-Paul Marat).

Los que lo conocieron coinciden en que a Humareda le gustaba llamar la atención. Posaba ante las cámaras, se ponía el sombrero bombín, bailaba tango con los ternos que dejaba "un amigo que ya se fue" (que compraba de remate en Tacora). Pero era también bondadoso, invitaba a los alumnos pobres y a sus amigos alguna manzanilla, para él, el licor de los dioses.

Y no es mentira que a este genio del expresionismo, por su facha, aunque andaba con saco y corbata, lo botaron del Haití de Miraflores, de una galería en Camino Real y otros más... Que lo juzgaban por sus ropas (seguimos iguales).

TERCERA Y ÚLTIMA.
Nuestro Peter Pan todavía se ríe en esa foto que de emergencia se la pidieron al fotógrafo e investigador Herman Schwarz para su lápida. "Al eximio pintor Víctor Humareda Gallegos", dice. Yace en el número D47, en el cuarto piso del pabellón San Desiderio, sexta puerta del Presbítero Maestro.

Murió a las dos de la mañana del 21 de noviembre de 1986 en el segundo piso del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas. El BCR, propietario del último cuadro que hizo –La quinta Heeren–, pagó el entierro. También se hizo una colecta entre los galeristas que vendieron sus obras. Pocos respondieron.

Dicen que lo enterraron con su chalina roja. Hay más leyendas. Lo indudable es que Humareda fue un genio y ríe, jugando con su paleta multicolor, eternamente

(*) Publicado el lunes 21 de noviembre de 2011, en el diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…