Ir al contenido principal

Con el ritmo en el corazón


Gabriel Alegría y el Sexteto de Jazz AfroPeruano retornan al Perú para nueva gira que abarcará Chincha, Cusco y Lima. Ellos presentarán las piezas de su álbum Pucusana. (Publicado el martes 04 en el diario El Peruano)


Escribe: José Vadillo Vila

El CD Pucusana (Saponegro Records, 2010) ha sido difundido por más de 300 radios en todo EE UU y se ubicó allá en el puesto seis de los ranking especializados. Ahora Gabriel Alegría y el Sexteto de Jazz Afroperuano inician en Lima su nueva tour, para la cual llegan también sus seguidores estadounidenses.


El trompetista y director de la banda habla de lo avanzado en este quinquenio. "Hemos aportado a la escena del jazz un sonido nuevo. Y eso, en el jazz, es algo que solo sucede de vez en cuando", cuenta Gabriel, nieto del novelista Ciro Alegría. Considera que fruto de su trabajo musical en tierras gringas, desde 2008 los premios Latin Jazz Corner, incluyen la categoría de latin jazz peruano.

Propuesta sonora
Hace casi tres años que el Sexteto toca permanentemente en el Tutuma Social Club de Nueva York, que una seguidora abrió y hoy ofrece un bufete de comida y música con sabor blanquirrojo. El año pasado, en ese local neoyorquino, el Sexteto dio 200 recitales.

Ahora es más fácil participar en festivales de jazz en EE UU. En cambio en 2005, cuando hicieron su primera gira, tuvieron que, por un lado, convencer a los promotores de que eran buenos, y, por otro, explicar qué era el jazz afroperuano. "Lo que hacemos es una cosa de vueltas (para los gringos) por nuestros tiempos y ritmos y con los instrumentos de madera en otro contexto", comenta Gabriel.

Si bien actualmente hay una gran movida del world jazz –un jazz fusionado con ritmos de todas las etnias–, para Alegría esta experiencia musical es muy etérea. En cambio lo afroperuano "tiene una sonoridad que encaja en el lenguaje, instrumentos, armonías y sensibilidad del jazz. Hay una conexión natural entre ambos".

Escuela
Dice Alegría que tras ellos están llegando a EE UU otras bandas de jazz afroperuano de excelente calidad como el trío Manante. "Es que ya hay una infraestructura y ya se les puede escuchar".
Y siempre reitera a los nuevos músicos de jazz peruano "que en vez de dedicarse a cosas extranjeras, como el rock, funk, swing o jazz brasilero se dediquen a elevar las raíces de nuestra música, porque ahí está el mercado".

"Les digo que es difícil que una big bang peruana sea igual de buena que una de allá (EE UU); pero una big bang de jazz afroperuano sacará el ancho a todo el mundo", y recuerda la experiencia de la Orquesta Juvenil de Música Nueva, que en 2001, impresionó en EE UU con los sonidos de música afroperuana.

Sin embargo hay una realidad. "El tema es que acá, en el Perú, la gente no valora lo importante que es dominar el cajón, conocer los golpes. Y que como los conocemos, deberíamos dedicarnos a desarrollarlos", comenta, esperando que cambien los tiempos.

Viaje mágico y misterioso
Fechas del Tour Perú IV: Peña Don Porfirio de Barranco (7 de enero); plaza de El Carmen, Chincha (8 de enero); "Playa Roja" de Paracas (9 de enero); pub Ukukus, Cusco (11, 12, y 13 de enero); Starbucks, Lima (14 de enero) y Jazz Zone de Miraflores, 15 de enero. Mayores informes se pueden encontrar en www.gabrielalegria.com

Próximos proyectos
Lanzar el CD En solitario de la saxofonista de la banda, Laurandrea Leguía, quien fusiona música tradicional peruana.

El Sexteto registrará en sus conciertos un DVD "en vivo".

En EE UU les esperan dos giras, además de sus presentaciones en Nueva York y su retorno al Perú a medio año.

Planifican para 2013 conciertos en Europa, India y África.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…