Ir al contenido principal

Los atrapanieblas


¿Puede la niebla limeña ser también una opción de agua para miles? En zonas donde la niebla es más densa y húmeda y hay cooperación vecinal, ya es realidad.

Escribe: José Vadillo Vila
Fotos: Óscar Farje, Agencia de Noticias Andina

Tres metros más allá surge este escenario fantasmagórico. Como salido de la mente del escritor Stephen King o de una película de suspenso, aquí, en esta cima entre Villa María del Triunfo y Manchay, a 1,120 metros sobre el nivel del mar, es mediodía, pero la neblina no permite ver nada a más de tres metros.

Neblina color panza de burro, abundante, casi claustrofóbica para el no acostumbrado. Mientras se escala estas lomas peladas, que en invierno se llenan de vegetación estacional, se escuchan risas, órdenes; las sombras se humanizan. Son los habitantes del asentamiento humano Villa Lourdes, de 500 familias, casi todos inmigrantes de diversas esquinas del país.

Aquí, la humedad en invierno tiene un promedio de 95%. Gracias a la asesoría técnica de la organización Peruanos Sin Agua, los vecinos recogen el agua de la niebla y en un mediano plazo harán pozas para almacenar el líquido elemento y crear biohuertos o una pequeña red para distribuir el agua, ducharse. Y así ahorrar dinero. Porque en Villa Lourdes y alrededores, los camiones cisterna llenan un tanque por 30 o 40 nuevos soles. Es el agua más cara del país.

***

“Es una joya y es nuestra responsabilidad cuidarla.” A Esteban Canales, secretario de organización de Villa Lourdes, esta mañana le toca trabajo comunal. Los vecinos se turnan para tensar las mallas rashell en los palos de bambú y que la niebla gotee correctamente a los tubos de PVC y se almacenen en los tanques de 2,500 litros de capacidad. Deben de hacer guardias nocturnas porque ya hubo intentos de robo de mallas.

Para llegar a Villa Lourdes se avanza por un costado del populoso cementerio Nueva Esperanza, de Villa María. Se necesita tomar combi y luego mototaxi. Paolo Cruz, de Peruanos Sin Agua, explica que no en todas las zonas donde hay neblina se pueden poner estos “sistemas de atrapanieblas” o “cosechadores de agua”. “En el 80% del país la neblina es semihúmeda y no sirve para los atrapanieblas”.

Pero lo primero es el compromiso de la comunidad, que se capacita para que mantenga a diario, durante todo el invierno, estos sistemas económicos. La oenegé vuelve cada 15 días a supervisar cómo van los atrapanieblas.

La mayoría son experiencias gratas, como en Villa Lourdes, donde el grado de organización ha permitido aumentar el número de mallas y hacer que la niebla se convierta en agua y el agua en vida.



Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…