Ir al contenido principal

Héroe revisitado




La iconografía de los héroes se va renovando con el tiempo. En el Día de la Bandera resaltan óleo basado en fotografías de 1864. El retrato del héroe de la Guerra del Pacífico enriquece la imagen del coronel Francisco Bolognesi, cuando le encomendaban misiones militares en el Viejo Mundo. (*)

Escribe: José Vadillo Vila

Es 1864 y el militar  de 48 años de edad se llama Francisco Bolognesi Cervantes. De padre genovés y madre arequipeña, faltan aún 15 años para que se inmortalice con la frase: "Tengo deberes sagrados que cumplir y los cumpliré hasta quemar el último cartucho", que la historia reproducirá y se recuerda en especial hoy, 7 de junio, Día de la Bandera.

El nuevo retrato de cuerpo entero del héroe de Arica domina la sala Bolognesi del Comando Conjunto del Ejército, donde se realizan las ceremonias para condecorar a oficiales. En las demás paredes hay retratos y fotografías de los que estuvieron al mando del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas desde tiempos de José La Mar.

Aporte al ícono
Donado por el Instituto Cultura y Política al Ministerio de Defensa, el óleo fue elaborado durante los tres meses del verano por el pintor Bill Caro. Para los especialistas, "complementa la iconografía de Francisco Bolognesi con una visión más humana y cotidiana. No pretende ser una alegoría de su heroísmo sino la expresión de un hombre comprometido con su tiempo".

Así, la pintura de Caro se suma al óleo inmortal que hizo Daniel Hernández; a la escultura de Agustín Querol cuando Bolognesi alcanza la inmortalidad desde Arica; al cuadro de Juan Lepiani, que muestra al héroe de Arica pronunciando su inmortal frase ante el emisario chileno. Justamente, el historiador Antonio Zapata señaló que Bolognesi, con su entereza durante la Guerra del Pacífico, fue uno de los creadores del carácter nacional peruano.

Para su trabajo, Bill Caro se basó en fotografías casi desconocidas del héroe, tomadas en el estudio que tenía en Lima el francés Emilio Garreaud, a inicios de la década de 1860. Y recibió asesoría del Ejército. El artista ha puesto en una mesa el sombrero del militar y planos de la artillería que trajo Bolognesi de Europa, así como la espada del militar. Todo ello está en el Museo Histórico Militar de los Combatientes del Morro de Arica, que funciona en el número 125 del jirón Cailloma, donde nació el héroe y mora su memoria.

Bolognesi y los suyos probaron que ni los ejércitos ni los hombres deben fijarse exclusivamente en la utilidad inmediata o en las consecuencias visibles de sus grandes decisiones. El que muere, si muere donde debe, vence y sirve 

Capítulo de la historia
Como recuerda Jorge Basadre en el tomo VI de su monumental Historia de la República del Perú, en marzo de 1860 Bolognesi es enviado por su amigo el presidente Ramón Castilla a comprar armamento a Europa. "Retornó en febrero de 1862, con cincuenta y cuatro cañones, la primera artillería rayada que tuvo el Perú".

"En el Viejo Mundo, Bolognesi estudió las innovaciones en la artillería, adquirió reglamentos y manuales que enriquecieron la Biblioteca del Cuartel de Artillería de Santa Catalina" (saqueada luego, durante los años de la ocupación de Lima), precisan por su parte los historiadores del Ejército.

Volvió a Europa en 1864, enviado por el presidente Juan Antonio Pezet con el fin de comprar armamento para la infantería, caballería y artillería. Y Bolognesi "consigue los cañones de grueso calibre para la defensa del Callao" (2 de mayo de 1866), dice Basadre.

Además, tuvo el cargo de comandante general de Artillería desde 1862 hasta el 30 de octubre de 1871, "fecha en que se retiró del Ejército, a los 55 años de edad". Cuando estalló la Guerra con Chile, ofreció sus servicios para volver y estuvo en el comando de la 3ª división, en San Francisco y Tarapacá, donde también sirvieron los cañones Blakely que compró en Europa. Luego estuvo al frente del Ejército en Arica, donde alcanzó la gloria.  

“Bolognesi y los suyos probaron que ni los ejércitos ni los hombres deben fijarse exclusivamente en la utilidad inmediata o en las consecuencias visibles de sus grandes decisiones. El que muere, si muere donde debe, vence y sirve”, ha dicho Basadre.

(*) Publicado el viernes 07 de junio de 2013 en el diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…