Ir al contenido principal

La risa callejera

Foto: Héctor Vinces/diario oficial El Peruano.


Decir cómico ambulante se convirtió, desde la década de los noventas, no en sinónimo de un oficio humilde, sino una palabra desprestigiada por el gobierno de turno. Hoy, los cómicos que trabajan en el Centro de Lima quieren mostrar las otras aristas que han desarrollado como parte de su trabajo. (*)

ESCRIBE: JOSÉ VADILLO VILA

FIDELIDAD CON EL ESTILO
Una combi se ha instalado en la Plazuela de las Artes. Es la noche del martes 22 y el mundo al revés se corporiza al costadito, nomás, del Teatro Municipal de Lima: El vehículo de transporte público, popularizado en los noventas, avanza y un policía lo detiene por acelerar en semáforo en verde; la pasajera advierte al niño que lleva en brazos que debe decir que tiene cuatro años de edad para no pagar pasaje; el cobrador tima al inmigrante andino recién llegadito para que pague el cuádruple del pasaje normal. ¡Hasta un ciego sale viendo mejor que cualquiera! Y el respetable, ríe, cómo no. Música cumbia para no descontextualizar.

La improvisación, la jerga, el giro exagerado, la finta de la palabra pícara sin chamuscarse antes de llegar al oído del público, la parodia sobre la realidad nacional a partir de las portadas que se leen en los quioscos, son la esencia del trabajo de estos artistas quienes en el espectáculo "Cómicos ambulantes: de la calle a la plazuela" también hacen llegar sus críticas sobre el sistema judicial, los comerciantes de La Parada y el fútbol peruano, cómo no.

"He querido ser lo más fiel a lo que ellos son", explica Christian Ysla, director de la puesta. Eso sí, se ha evitado las lisuras en el escenario, hasta minimizarlas a no más de cinco. Hace un año y medio, el esmirriado actor aceptó dirigir un taller con 22 de estos comediantes. Cuenta que venció sus propios prejuicios, que se enfrentaría a unos actores que tenían como único vehículo de expresión la lisura, la mariconada, el chiste fácil. Luego entendió el real reto: trabajaría con gente que lleva más de 30 años trabajando diariamente con el público en la calle, con un bagaje impresionante, muchas veces.

Agrupados en dos asociaciones -una de los cómicos que trabajan en el Parque Universitario y, otra, de los de la Alameda Chabuca Granda-, los artistas no sólo pagaban, dos veces por semana, un alquiler de 50 nuevos soles por un espacio al fondo del Bulevar de la Cultura, en el jirón Quilca, donde recibían el taller de Ysla, que les ofrecía la Gerencia de Cultura de la Municipalidad de Lima. Sino que impusieron multas a todo aquel que faltara y, de paso, les quitaban el derecho a presentarse al día siguiente en los escenarios donde ganan su diario. "Esa organización no la tiene ningún artista. Hay muchos prejuicios sobre los cómicos ambulantes", dice Ysla, quien al anunciar el montaje del martes en la Plazuela de las Artes, vio todo lo que generaba la sola mención de estos artistas callejeros.

¿LA CRUEL TELEVISIÓN?
A finales de la década de los noventa, la televisión de señal abierta llegó a sus niveles más bajos de producción y algunos especialistas la apellidaron basura. Los cómicos ambulantes fueron señalados como parte de ese menú, como el triunfo de lo digitado desde el Servicio de Inteligencia Nacional de Vladimiro Montesinos. Y ellos no han tenido tribunas para defenderse.

"Cotito", Roger Sandoval Pérez, habla sin cólera ni pena. Empezó a trabajar como cómico ambulante a los 15 y ahora tiene 51. Estuvo en el Show de los Cómicos Ambulantes. "Muchos nos quieren, otros nos odian. Pero nosotros no teníamos nada que ver. Para nosotros fue una alegría estar en la televisión. Nos dijeron que hagamos lo que hacíamos en la calle pero no muy subido de todo. Luego apareció otro programa cómico, Los Ambulantes de la Risa, ellos sí que se mandaban feo".

Y "Cotito" dice que los cómicos no llegaron por generación espontánea a la televisión de fines de los noventas. Primero el Ronco Gómez les abrió las puertas de la caja boba, luego Augusto Ferrando con su Trampolín a la Fama, de ahí saltaron a los talkshows y fue un productor quien los vio y les propuso hacer el espacio que duró alrededor de dos años. Hoy, ellos mismos, en sus espectáculos venden también los devedés de esos tiempos. Y en el youtube también sus seguidores han puesto sus mejores skechts. Algunos, como "Cotito", hicieron el crossover y trabajaron en otros programas cómicos de humor más fino.

Hoy, algunas de las figuras que surgieron como cómicos ambulantes se mantienen en la televisión. Es el caso de Walter "Cachito" Ramírez, Kike Suero o el propio Manolo Rojas, que cada fin de año se acuerdan de sus compañeros de arte y aportan para sus canastas navideñas.

Para Christian Ysla uno de los graves problemas que sucedió es que los cómicos ambulantes "tenían 30 rollos, 30 chistes, y lo que debió durar un mes, (los productores) lo hicieron para más de un año. Por eso hubo tantos excesos: se les exigió cosas, ellos debían trabajar y no podían decir que no", dice el director, quien con año y medio de trabajo con ellos sabe que hay muchísimos números geniales, "que no necesariamente son sexistas o machistas".

El director dice que lo malo de los cómicos ambulantes es que muchos de ellos llevan años sin renovar sus números, no han tomado más riesgos o se han autoevaluado. O que la lisura no debe de ser gratuita, sino tener un porqué. De esas cosas han hablado en el prolongado taller.

La improvisación, la jerga, el giro exagerado, la finta de la palabra pícara sin chamuscarse antes de llegar al oído del público, la parodia sobre la realidad nacional a partir de las portadas que se leen en los quioscos, son la esencia del trabajo de estos artistas...
La "Chola Cachucha" en el Parque Universitario. Foto: Vidal Tarqui /diario oficial El Peruano. 

FORMA DE TRABAJO
La lisura despierta a las masas. "A veces si no metes un ajo, algo picante, la gente dice que está aburrido", me dice "Cotito". Una de las cualidades de quien trabaja en la calle es la de ser medio sicólogo, tiene que tener mucha creatividad y olfato para armar un coro y que la gente no te deje.

"Cotito" trabaja en la Alameda Chabuca Granda, donde están, sobre todo, aquellos que han trabajado en la televisión. Jura que ahora trabajan más tranquilos que en los tiempos de Castañeda, que se les ha aumentado de shows los fines de semana a todos los días. "Acá trabajamos tranquilos, no tenemos la tensión de la televisión".

Economía compartida, trabajan todos por turnos. Cada uno trabaja por dos horas en estos espacios; "manguea" (pide colaboración) y pasa la merca (vende golosinas). A veces les salen contratos para viajar a provincias o trabajar en las carpas de los circos que todo el año se presentan en la gran Lima, a porcentaje con los cirqueros. "Sí se puede vivir dignamente, gotea pero no chorrea", cuenta "Cotito".

La "Chola Cachucha", el huancaíno Armando Angulo Carbajal, es de los más jóvenes. El martes 22 cumplió 40 años, y además de trabajar en el Parque Universitario los fines de semana administra con su esposa, en Carapongo, Huachipa, su propio restaurante.

"La gente generaliza y cree que todos somos vulgares, mujeriegos. Como "Tripita" (Juan Castellanos Rojas, falleció de cáncer y en extrema pobreza) murió en nada piensa que todos somos iguales. Lo importante también es aprovechar mientras uno pueda, mientras se es joven. En ese sentido entiendo el arte", dice "Cachucha". Su madre aceptó a regañadientes su amor por el arte pero sólo le pidió que no se vaya por otro camino. Armando acepta que en la calle los cómicos ambulantes encuentran todas las tentaciones pero depende de la formación de cada uno para salir adelante.

Roger Sandoval, "Cotito", cree que se ha sobredimensionado lo de las groserías en ellos. Las usan, sí, pero cuando ve una película peruana o va al teatro, también encuentra que los personajes dicen groserías y la gente se ríe. Paradojas del arte.

Para Christian Ysla los cómicos ambulantes no son nada más que una proyección de los que fue Comedia del Arte, el teatro callejero con sus personajes típicos. Igual también estos cómicos tienen sus personajes arquetipos: el cholo con rollos sus propios "rollos" que repiten. En la Comedia del Arte tampoco había mujeres y los hombres hacían de ellas. "Hay muchos nexos naturales que se van dando, con humor muy grotesco, la improvisación", comenta. Y está convencido que lo que les faltó a los cómicos ambulantes en su paso por la televisión fueron buenos guionistas, que son el primer motor que mueven los éxitos televisivos y del teatro (dramaturgos). Ysla lanza la piedra. ¿Algún productor se anima al reto de darle vida digna a los cómicos ambulantes, con todas sus características originarias, en la pantalla chica? Sería una digna revancha.

(*) Publicado el viernes 25 de enero de 2013, en el semanario Variedades del diario oficial El Peruano. 

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…