Ir al contenido principal

El cantautor con sabor



José "Chaqueta" Piaggio cantaba con su guitarra en La Punta temas en inglés, y que cambió todo al escuchar al gran Benny Moré, ahora presenta su tercer álbum donde resume su amor por los sabores cubanos. (*)

Escribe: José Vadillo Vila / Ilustración: Tito Piqué


GUAJIRA PA' MI BARRIO
Por esas casualidades que dinamitan la vida de uno, las dos canciones que promocionan en internet su nuevo trabajo, "Guajira pa' mi barrio" y "A Barranco", hablan sobre geografías limeñas con vista al mar emblemáticas en la vida de nuestro Chaqueta.

En La Punta, nació y vivió con intervalos, hasta los 21 años. Ahí paseaba con su guitarra, componía en inglés, hacía covers del rock sicodélico de los setentas, también de Bob (Dylan) y James (Taylor). Y tenía 16, 17 años, cuando hacía conciertos callejeros gratuitos que se extendía hasta la madrugada en su barrio, en su malecón.

También en ese apéndice distrito que es colofón y esencia de El Callao, su amigo, el Negro Berenjena, le bautizó como Chaqueta, dizque porque era malo y no le ponía ganas al billar, en el Club Regatas de La Punta. Cuando el sobrenombre corrió como reguero en pólvora por el diminuto distrito, sólo le quedó reírse al flaco Piaggio. Ahora hasta parece que está en su DNI. "Y la gente se lo dice con tanto cariño que sería imposible que no me gustara", dice.

A BARRANCO
Chaqueta ha cantado en muchas partes, pero su vida bohemia, su "locura", su canto están ligados al Barranco de los ochentas, de inicios de los noventas. "El mejor Barranco".

Su amigo, el percusionista Miguel "Bam Bam" Miranda le animó a que pruebe suerte en el Sargento Pimienta. Chaqueta se paraba en la escalerita al lado del escenario y empezaba a improvisar cuando Félix Casaverde hacía sus solos. Y no paró hasta que el guitarrista lo invitó al escenario con ovación del público. Luego los martes de 1980 se hicieron de él, acompañado del percusionista Chocolate Algendones y el guitarrista Pepe Díaz. Fue su primer trabajo profesional.

En Barranco conoció "a gente muy interesante": a hombre de pinceles, como el pintor Víctor Humareda y Enrique Polanco, los poetas horazerianos, los cineastas.

"Han desaparecido muchos locales que yo frecuentaba y cantaba. La época que yo viví, me parece que fue mucho más viva. Mucha gente se ha ido, unos fuera del país; otros, ya no están ya", dice impregnado en el aire cierta saludable nostalgia.

ESPEJISMO
El Espejismo (Cernícalo Producciones, 2012) de Chaqueta, que contó entre los invitados con el guitarrista argentino Luis Salinas, tiene 10 canciones. "Las canciones vienen a mí, muchas veces, después de mis experiencias o vivencias. Yo reacciono así, con la añoranza". Chaqueta compone con relación a su entorno, lugares y personas.

A la hora de enfrentarse a un bolero, la cosa es distinta, advierte. Chaqueta se vuelca a componer a la hora de la felicidad del enamoramiento y de las decepciones. Le digo si hay que tener cierta actitud para embestir un bolero y hace pausa. "Para mí es tan fácil cantar un bolero y tan hermoso, que me es sumamente difícil que alguien pueda cantarlo".

Este hombre que canta inconcientemente, mientras camina y va armando cosas que luego corre a apuntar en notas, en el papel, para no olvidarse, cree que fue probablemente escuchar a su padre en las noches tocando la armónica cromática para arrullarlo con viejas canciones de María Grever y también el sonido del mar en La Punta, los que despertaron en su alma la pasión por la música.

El roquero de aires anglosajones falleció el día que le prestaron un elepé de Benny Moré. Los oídos de Chaqueta llegaban curiosos porque empezaba a sonar también la salsa dura de la Fania All Stars.
"Aparece Benny y rompe mis esquemas. Me quedé tocado por su musicalidad". Y, literalmente, Chaqueta tira al tacho sus composiciones en inglés, empieza a improvisar y en forma latina. "Con esta música entro a mi idioma. Benny Moré me trajo a la tierra".

Para Chaqueta, que es especialista en los géneros musicales cubanos -chachachá, son, guajira, rumba cubana-, y que ha impactado a los propios isleños, hoy en la misma se vive un regreso, con el rock, con la salsa dura. Eso responde a fenómenos como el éxito de Sabor y Control.

Chaqueta prefiere hacer bailar a la gente, desde el escenario. Como bailarín, dice, deja mucho que desear. Su pareja, Alina Gadea, es novelista. Pero dice que no viven los típicos celos de los artistas, sino que todo lo comparten. "Compartimos tanto su literatura como mi música. Ella es loca por la música y tiene un oído, ¡te silba Bach, Mozart! Y a mí me encanta leer. Acá disfrutamos el trabajo de cada quien; y juntos, el trabajo de ambos".

(*) Publicado el viernes 14 de diciembre en el semanario Variedades, del diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…