Ir al contenido principal

La duda ecológica


El escritor y periodista Martín Caparrós visitó 10 países para hablar sobre los supuestos efectos del calentamiento global. El resultado de este trajinar es Contra el cambio, un libro donde el argentino arma la polémica sobre el calentamiento global. (Publicado en diario El Peruano, el martes 30 de noviembre de 2010)

José Vadillo Vila.-

1. Hay que tener las ideas bien puestas para oponerse, para dudar de lo supuestamente obvio, digamos, por ejemplo, del cambio climático y de los ecologistas, los “profetas del desastre” o “ecololós”, como los llama el periodista y escritor argentino Martín Caparrós, quien duda en Contra el cambio (Barcelona, Anagrama, 2010). Y a muchos sacará roncha.

Caparrós toma un verso de T.S. Eliot que resume la duda permanente que exudan las 278 páginas de su nuevo libro: “Change changes”. “El cambio cambia”. O, como dice el gaucho, “los temas dominantes cambian mucho más que el clima”.

No es un desparrame de opiniones al libre albedrío contra este nuevo “apocalipsis de origen humano”, sino que el narrador, enviado por el Fondo de Población de Naciones Unidas, recorrió una decena de países, los “fines del mundo”, desde Australia a Níger, desde Marruecos a las islas Marshall, desde isla Zaragoza hasta Sidney, para dar forma al libro, buscando “historias de jóvenes afectados por la mayor supuesta amenaza contra el ecosistema: el cambio climático, o, si acaso, su manifestación más aterradora, el calentamiento global.” Y saca sus propias conclusiones.


2. Leer a Caparrós es un placer en estos tiempos de la híperbrevedad del twitter, de la supremacía de lo superfluo, de lecturas pobres y cultura audiovisual al límite. Siempre anda con un paso adelante en la crónica periodística, género donde es ícono en toda Hispanoamérica y más allá.

Este gaucho de bigotes a lo Óscar D'León va en un barco que cabecea sobre las olas del Amazonas mientras recuerda que la posibilidad de que el clima cambie, es una idea nacida en la Modernidad, a fines del siglo XIX. “Seguimos creyendo que nos suceden cosas que nunca sucedieron. No sabemos –no aprendemos a– vivir en la historia", dice y compara las cifras que se manejan sobre deforestación, sobre cantidad de CO2 por persona, las “predicciones” tomadas por obvias.

Sí, duda de los cálculos científicos mientras conversa con los jóvenes de las ciudades más pobres del planeta, los más perjudicados del cambio climático, “una especie de redundancia porque lo propio del clima es cambiar siempre”. “El método científico abandonó el ensayo y error, la búsqueda de la demostración –y se convirtió en democracia o estadística: si muchos lo piensan debería ser cierto”, dice recordando que los hombres de ciencia que denuncian los peligros del cambio climático reciben “mayor atención, dineros, privilegios, que los que hacen o dicen otras cosas.”

“El cambio cambia”. O, como dice el gaucho, “los temas dominantes cambian mucho más que el clima”.

3. El problema central para Caparrós es que desde el antropocéntrico siglo XX, tenemos “control y culpa, la soberbia” por creernos poderosos, que controlamos todo.
Dice: “No puedo negar –no veo por qué negar– que la atmósfera carga más gases de efecto invernadero de los que solía cargar y que la temperatura ha aumentado –muy poco– quizás por causa de ellos y que el nivel del mar puede subir y que los hielos árticos ya no son lo que eran. Entiendo que es un problema; no estoy seguro de que sea una catástrofe. La cuestión –para mí, por ahora– consiste en preguntarse qué significa preocuparse por eso tanto más que por otras cuestiones”.

“O, por decirlo de una manera bruta: ¿cuánta más gente van a matar de hambre –y la pobreza y la violencia inútil y las enfermedades inevitables– en los próximos treinta, cuarenta años, antes de que el cambio climático empiece a tener –si los tiene– efectos fuertes?”. Bienvenida la polémica.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…