Ir al contenido principal

Donde moran los valses bravos

El guitarrista Renzo Gil presenta junto a 19 cantores de barrios tradicionales de Lima el CD Ofrenda Maestra, un disco imperdible para las discotecas de los amantes de la música peruana. (Publicado en El Peruano el lunes 27 de marzo de 2010)

Escribe.- José Vadillo Vila


1. Este álbum, Ofrenda Maestra. Toda una vida de tradición criolla (Kijada Records, 2010), tiene el poder de teletransportarnos a jaranear como los buenos, allá a La Catedral del Criollismo, al Giuffra, al Breña, al Unión o el Tipuani, los centros musicales donde la música urbano-costeña o criolla, a secas, vive y reina.

Renzo Gil, el director musical de la placa, jura que nunca pensó en los elogios que logró Ofrenda Popular. Un siglo de música criolla de Lima y Callao (2007), el primer trabajo para el cual reunió a viejos cantores de los barrios populares de Lima, considerado una suerte de Buena Vista Social Club de la música criolla.

El músico, aunque joven, ya goza de prestigio en el circuito musical, como agudo investigador de estilos y repertorio, y acompañante de los cantores.

El esfuerzo para sacar adelante Ofrenda Maestra fue duro, recuerda, casi tres años de trabajo, juntando las monedas. "Pero valió la pena, porque esto es un testimonio musical que ya queda. El CD servirá a las personas para nutrirse de música criolla y conocer a cantores, que no están presentes en las grandes tribunas de la radio o televisión", comenta.


2. ¿El bufete de canciones? Dieciocho valses y polcas en voces de especialistas como don Jorge Figueroa, quien entrega genial versión de La Oruga. Si de elegancia se trata, Germán "Chito" Valdivia dice Entre los dos y corajudo es Enrique Molina interpretando Julia.

Don Pepe Villalobos canta con frac Mis ilusiones y Carlos "Pila" Curay da clases con Volvamos a vivir. Alberto "Chiquito" Rodríguez recuerda el coqueto Un vals y un clavel. Infaltable el "pablocasólogo" Jorge Armas, con claroscuro Óptimo. Y hermoso el timbre de doña Sonia Bertha en melancólico Desconsuelo. Y sigue la lista.

3. "Renzo no está contando historias, esto no es arqueología, sino son valses antiguos, pero vigentes que cantan estos señores hasta hoy", cuenta Marisa Pérez, el otra puntal de la productora Eterno Perú.

Algunas de las canciones estuvieron en Ofrenda Popular, pero se les ha dado la justa remezcla y remasterización para sonar mejor. Y Gil tiene un magnífico acompañamiento con artistas como Juan Rebaza, en el bajo, Alberto Valdivia, en el laúd y Pepe Mantero, en el cajón.
Pregunto con ignorancia si quienes ya los siguen son solo ciudadanos con varias décadas acumuladas en su DNI, pero Gil lo niega. "No es el público del círculo de los centros musicales, sino que nos están escuchando muchos universitarios, y gente que tiene un interés nuevo en la música criolla", jura el músico.

Es un año muy bueno para la música criolla. "Lo importante es que no nos estamos lamentando sino que seguimos trabajando y aportando", opina el artista, y toma su guitarra a toda carrera porque pasando fiestas empieza a trabajar el tercer título de Ofrenda Maestra con viejos y nuevos intérpretes. ¡Qué siga la música!

Datos:
-Para el guitarrista, no sólo se debe de homenajear a titanes como Óscar Avilés y el "Zambo" Cavero sino, también, mencionar el trabajo de quienes los acompañaban en sus grabaciones, como Enrique Avilés (segunda guitarra), los percusionistas Pepe Villalobos y Fidel Palomino, y el bajista Juan Rebaza.

-Gil alista con cantor Carlos Castillo salida del segundo volumen de Cantando a la historia, ahora dedicado a canciones de Felipe Pinglo Alva. Además, terminará el álbum donde grabaron Los Mochicas, Bartola, Edith Barr, Maritza Rodríguez y Lucho Barrios.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…