Ir al contenido principal

Una novela para los tiempos posmodernos



La Pirámide se llama este raro resort en el Caribe mexicano del Kukulcán. Tiene la forma del Templo de las Inscripciones de Palenque y su gerente es Mario Müller, Der Meister: excantante del grupo heavy-metal Los Extraditables, una “promesa incumplida” del rock charro (Ser promesa incumplida del rock nacional es casi una constante en la historia de la música latinoamericana).

Ahí se desarrolla Arrecife, la más reciente novela de Juan Villoro (Ciudad de México, 1956). El detonante es el asesinato de un buzo, el gringo Ginger. Quien narra en primera persona es Tony Góngora, exbajista de Los Extraditables, hoy especialista en efectos de sonidos para las peceras o “musicalizador de peces” de La Pirámide. Con él, que parece despertarse de un letargo de siglos, empezamos a conocer lo que sucede dentro de este hotel, ergo, lo que sucede en el México caribeño actual.

Arrecife (Barcelon, Anagrama, 2012) le da una mirada a algunos de los fenómenos comunes a Latinoamérica: el turismo posmoderno, el lavado de dinero, las drogas, el rock, la preocupación ecológica.

¿Qué experiencias más bizarras buscará el turismo en los próximos años para satisfacer al mercado?, uno se pregunta después de enterarse de los visitantes que llegan a La Pirámide en busca de experiencias extremas, como ser secuestrados por terroristas, para participar de sacrificios mayas, para encerrarse en climas extremos, verbigracia. O como diría uno de los personajes: “en los lugares turísticos el dinero inventa nuevos vicios. Un policía no se aburre”.

En la obra, estos emporios hoteleros desolados en el Caribe mexicano son espacios de lavado de dinero para el narcotráfico, para la soledad y, de paso, se va dañando al ecosistema.

En el plano más personal, Arrecife es también una reconstrucción de la memoria de Tony Góngora, quien, gracias a las sobredosis de drogas, se quedó sin recuerdos. Sólo reconstruye su vida a partir de lo que Müller le cuenta. “Cada instante ocurre en el vacío. Sólo cobra consistencia como anticipación o recuerdo. El futuro y el pasado existen, no el presente”, dice el protagonista. 

Villoro, un maestro de la prosa actual, nos regala una novela fresca, con una escritura diáfana donde inscribe reflexiones. El estado de ánimo de los personajes también tiene la premisa del desencanto, el sino de los tiempos modernos: a pesar de estar en el Caribe, el lector siente esa desdicha del hombre citadino actual. Hay maestría en el relato de Arrecife, aunque al final el lector se queda con la sensación que los hechos pudieron llegar más antes. (* Publicado el miércoles 29 de mayo de 2013 en el Diario Oficial El Peruano)

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…