Ir al contenido principal

Vampiros a la peruana




El escritor José Donayre presenta Doble vampiro, un homenaje al terro gótico. Se trata de un díptico en clave de novela experimental, que nació como un reto que se hizo en los noventas por el caso de Sarah Hellen. (*)

Texto y foto: José Vadillo Vila.-

En 1993, José Donayre Hoefken junto a Carlos Calderón Fajardo, Iván Thays y Ricardo Sumalavia se reunieron para plantearse la empresa de escribir "un libro colectivo". Ese fue el germen de Doble de vampiro (Ediciones Altazor, 2012), novela que Donayre acaba de publicar.

Recuerda que en los primeros días de comienzos de los años noventa, en el Perú solo se hablaba de Sarah Ellen, la supuesta mujer vampiro llegada de Inglaterra enterrada en el cementerio de Pisco, que volvería a la vida ese año, de acuerdo a la cortina de humo preparada por el Servicio de Inteligencia Nacional.

"Nos planteamos una estructura de un libro dividido en capítulos, donde cada capítulo sería una suerte de cuento semiautónomo del conjunto. Pero bastó que uno del grupo se echara para atrás y todo se derrumbó", recuerda de ese reto Donayre.

Sin embargo, el único que cumplió el desafío fue Carlos Calderón Fajardo, un consumado amante de la literatura vampírica y gótica, quien incluso convirtió su cuento en una novela. Ese libro daría pie a una trilogía sobre Sarah Ellen que Calderón Fajardo concluiría el año pasado. Donayre, por su parte, dejó invernar su versión por casi dos décadas.

La primera versión del libro Doble de vampiro, que presenta por estos días José Donayre, se escribió a máquina y estuvo guardada por 19 años. Pero al crítico y escritor limeño le bastó encontrarse de forma casual nuevamente con los manuscritos para volverse a enamorar de esta historia gótica y convertirla en un díptico. 

"El arte lo que te permite ser es inmortal", recuerda el autor.


Experimento
El narrador advierte que no estamos ante una novela gráfica, aunque lo parezca. "Lo que he hecho es un díptico, la primera parte textual y la segunda visual". El autor considera que el texto inicial, que lleva el título de "Una roja señal y ningún recuerdo", es en cierta forma más "una reflexión que una narración", relacionado "con la filosofía del vampirismo".

La sección final, que lleva el nombre de "En la noche Absoluta del Ausente", consiste en fotografías con esta temática. Estas instantáneas fueron realizadas por el propio narrador, produciéndolas con el apoyo de modelos en una casona antigua ubicada en Miraflores. Según confiesa, buscaba capturar la atmósfera gótica de este tipo de novelas.

"Es la primera vez que utilizo elementos gráficos", comenta José Donayre. "Lo que pasa es que el tema del vampiro es muy visual en el cómic, además que este personaje encontró en el cine su canal de expresión, hace justo 90 años, desde el Nosferatu que filmara F. W. Murnau". 



Monstruo perfecto
José Donayre indica que la idea que se tiene de novela gótica es "una suerte de estilo ", que tiene como arquetipo el Drácula (1897) del escritor inglés Bram Stocker. Y que el actual boom de la narrativa gótica y vampírica está más relacionado a lo mediático. "Pero el aspecto romántico de lo gótico se ha perdido. Queda lo cursi entendido como romántico, cuando este movimiento significó, sobre todo, en el siglo XVIII y XIX, el apasionamiento".

Para José Donayre, la figura del vampiro es la del "monstruo perfecto, por fuera y por dentro". "Un monstruo oscuro, inquietante de la belleza degradada. De buscar un poco la belleza decadente. Yo juego un poco con esto en la parte gráfica". Doble de vampiro es para su autor "literatura basada en elementos góticos de la tradición vampírica, que se inicia con La Novia de Corinto, de Goethe".

(*) Publicado el 27 de junio de 2012 en el diario El Peruano. 

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…