Ir al contenido principal

Hijo favorito del huaino




Tras cuatro años de silencio musical, el cantautor Diosdado Gaitán Castro retorna con dos álbumes al mercado Como pez... en el arpa y su homenaje personal al Picaflor de los Andes. (Publicado el jueves 03 de marzo de 2011 en el diario oficial El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila
Se define como "un obrero de la música andina", y a pesar que vive en la cresta de la ola, a Diosdado Gaitán Castro le preocupa el tiempo, la muerte, dejar muchos proyectos en pendiente. Por eso, ahora saca otras dos producciones al mismo tiempo: Como pez... en el arpa, en CD y DVD; y el álbum Un saludo al Picaflor.


El artista huamanguino, quien logró la fama junto a su hermano Rodolfo al frente del dúo Gaitán Castro, dice que su actual incursión en el huaino con arpa le ha permitido realizar estos proyectos paralelos.


Sabe que ese salto al arpa fue mal visto por algunos, pero, explica, "empecé a hacer música con arpa porque es una forma de hacer música andina, había un espacio para un intérprete masculino y la gente me aceptó".


Hablar de las rigurosidades de cada estilo andino que le ha dado fama: "La música ayacuchana es muy exquisita, busca un buen trabajo en lo musical, mensaje y propuesta; en cambio, el huaino con arpa está parametrado en los temas del corazón y la gente lo internaliza rápidamente; se llora y zapatea a rabiar, a la vez".


Propuestas 2011
Ya en 2007 lanzó los álbumes Y ahora... qué? y DGC... llevar, producciones que "me permitieron tener trabajo todo este tiempo". Como un pez... en el arpa es un nuevo torrente de canciones –la mayoría de su inspiración– dedicado al género del huaino del Norte chico, en formato CD y DVD.


"Todos estos años las páginas como el Hi5, el Facebook y el Youtube, me han permitido contactarme con mis seguidores y los empresarios; en cambio, los medios tradicionales se han vuelto exquisitos, para salir me piden un escándalo y no es lo que quiero", comenta.


Un saludo al Picaflor es un álbum "que me emociona hasta las lágrimas", le tomó cuatro años para elaborarlo. Ahí se mete de lleno en "la esencia huanca", junto a una orquesta típica del Centro, para remozar los éxitos de su ídolo, Víctor Alberto Gil, el eterno Picaflor de los Andes. Los conocedores del género ya le dieron sus bendiciones.


Camino internacional
La gran meta de Diosdado es internacionalizar la música andina peruana. Este fin de semana realizó tres conciertos en Oruro, Bolivia, enseñando a los bolivianos a bailar nuestro huaino, también ha viajado a Ecuador, Costa Rica, Brasil, Argentina, mezclando en los conciertos sus nuevos éxitos, así como las melodías de sus inicios.



"Me sigo preparando para internacionalizar nuestra música, y ya tengo preparadas alrededor de 300 canciones. Es una inversión de dinero, estudio y tiempo, y creo que ya llegó la hora de sacar todo ese material", dice Gaitán Castro, quien también trabaja por la difusión del quechua, poniendo "aunque sea un palabra" de ese idioma en sus canciones.


Alguna vez pensó en radicarse en el extranjero, dice que si se dan las condiciones, lo haría todo para que finalmente la música andina peruana pueda sonar muy, muy alto.


(Proyectos en el tintero) El cantautor huamanguino prepara también DVD "en vivo", donde actualiza éxitos del dúo Gaitán Castro y Diosdado Gaitán Castro desde Buenos Aires, Argentina, grabado en 2010. A la vez, culmina DVD con videoclips sobre su debut de solista, Diosdado (1998). Tiene también proyectado una ópera andina para musicalizar y teatralizarla, y un CD de música electrónica andina.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…