Ir al contenido principal

De la selva su pintor


En Iquitos, los murales de José Asunción Araujo, "Ashuco", son famosos: adornan los mejores locales de la nocturnidad de la capital loretana. Ahora, llega a Lima con la muestra Poder Verde II para exponer lienzos donde viste a las estrellas del rock como indígenas amazónicos. (Publicado en el diario oficial El Peruano, el martes 01 de marzo de 2011)

Escribe.- José Vadillo Vila


La eterna cara huesuda y lengua desvergonzada de Mick Jagger son casi un copyright en la industria del entretenimiento. Ahora el líder de los Rolling Stones sonríe en un nuevo contexto: con balsas, casas flotantes y calores del barrio lacustre y (re)movido de Belén, en Iquitos.
El lienzo con la cara del roquero inglés es inspiración de José Asunción Araujo, "Ashuco", con más de 40 años al servicio del pincel, artista callejero, maestro de los colores fosforescentes, de esos que se ven mejor con luces oscuras. Y Jagger estuvo en la capital loretana en 1981 durante los delirantes días de las filmaciones de Fitzcarraldo, el frustrado proyecto del director alemán Werner Herzog.
"Ashuco" también ha tomado a los cuatro integrantes de la banda gringa Kiss, los ha metido "hasta el pecho" en una quebrada con atuendos shipibos. Así, el "chico estrella" Paul Stanley lleva una serpiente a modo de collar y el lenguaraz Gene Simmons va en "cushma". Igual suerte corre Eddie the Head, la mascota de la banda heavy Iron Maiden, quien cambió la bandera británica por montes amazónicos e indígenas en plena guerra.
El pintor loretano no ha quemado fusibles. Lo que ha hecho es llevar el rock de los setenta, de los ochenta a la Amazonía. Cuando "Ashuco" trabaja, no escucha música movida, prefiere escuchar a Los Beatles, la música clásica, lo instrumental, a Carlos Santana, a Kenny Rogers, a los Rolling Stones, "un par de canciones de Kiss", el sonido pesado de Led Zepellin. Aunque también su pincel traza y coge mejor color "con la música vernacular", fan de Tomás Pacheco, Los Errantes de Chuquibamba, el Indio Mayta "y algunas cosas de los Gaitán Castro".

El señor de la noche
Hace dos años, "Ashuco" llegó a Lima para la primera edición de la muestra Poder Verde. Fue su primera exposición, luego volvió a Iquitos y participó en exposiciones colectivas e individuales, se fue a Buenos Aires y olió la fama. Le dieron un salón del centro cultural España y ahí dio rienda suelta a su imaginación, a su "grafiti callejero", a esas curvas peligrosas de mujeres exuberantes que pueblan su cerebro y lo han hecho el más famoso muralista charapa.

La galería particular de "Ashuco" es un local nocturno, El Refugio, en el corazón de Iquitos. "Es como un museíto donde la gente gozaba y goza con lo mío". Ahí tiene más de 200 trabajos, y constantemente va cambiando los "motivos" a pedido del dueño. "¿Qué quieres que haga?", le pregunta siempre. "Tú ya sabes qué hacer", le sugiere el empresario. "Lo más importante es el nudismo en esos dibujos", explica el artista de 51 años de edad.
Este hombre que puede amanecerse dos días seguidos trabajando interrumpidamente un lienzo para acabarlo, ya era un pintor a los 14 años, aunque dominar el acrílico, los esmaltes, los látex y luego echarle la solución transparente "para que duren un poquito", casi lo aprendió "a la mala", porque los viejos pintores iquiteños no enseñaban.
Sigue pintando y viviendo con su "gorda", allá en un minidepartamento de "la zona casi turística" de Moronacocha. Sus dos hijas ya se fueron de casa. Pero los muros de Iquitos de noche lo esperan, siempre lo esperan.


Manejo de lo fosforescente
El curador Christian Bendayán ha seguido los últimos diez años los vaivenes del arte de "Ashuco". "Me llama la atención su manejo de los fosforescentes y su lujuria". Ahora para el Poder Verde II, "Ashuco", el artista, ha optado por los lienzos. "Es una de las cosas más delirantes que he visto en el arte peruano, aunque bandas como Kiss o Iron Maiden forman parte de la cotidianidad loretana porque a Iquitos llegó la TV por cable y el videoclip primero que Lima, y de ahí surgieron los videopubs. A falta de galerías, se volvieron el espacio natural", comenta.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…