Ir al contenido principal

33 playas con Calderón Fajardo

(Publicado en diario El Peruano, el martes 13 de abril de 2010)
José Vadillo Vila.-

Pertenezco al bando de aquellos que hemos descubierto tardíamente el trabajo narrativo de Carlos Calderón Fajardo, a buena cuenta uno de los mejores cuentistas en la actualidad en el país. Playas (Borrador Editores, 2010), que se divide en dos partes, una no menos intensa que la otra, lo confirma.

Las 33 historias tienen como eje ese universo de arena, piedra y mar, que, como lo demuestra el trabajo de CCF, no siempre tienen el sosiego que se la leyenda urbana les aherroja. Y de ser cierto, las playas se convertirían en lo más aburrido y predecible de la humanidad.



De Del mar cercano, la primera mitad del volumen, tomo "Playa Ballena", "Playa Revés", "La mariposa de Ancón", "El dogo de San Bartolo", "Una rusa en Punta Hermosa", como piezas donde CCF, a través de un lenguaje sencillo va llevando por los caminos que quiere que transite el lector: miedo, angustia, terror, fantasía, curiosidad, sorpresa.

La playa de la familia de Mussolini, como se titula la segunda tajada de Playas, es un regalo y un juego narrativo con el que los amantes de la literatura contemporánea occidental nos sentimos cómodos, agradecidos: Aquí autores y personajes de obras famosas, que sería aburrido enumerar, asisten a las playas donde sus historias se han corporizado.

Se necesita aguzar un poco el oído para disfrutar de "Old man of Peru"; CCF es fabuloso en las dos páginas de "El monstruo de la isla de Lipari" y en la concisión de "Tristão, y playa Copacabana"; podemos sentir el terror de "Tadzio en la playa El Lido" frente al viejo escritor Gustav Aschenbach, el mismo de La muerte en Venecia. CCF adopta un tono jovial en "La venta de los pelos de Stevenson" hasta registros más sombríos como "El playero inmortal"y "El cronometrador de moribundos", un buen cierre para un libro imprescindible de un autor que ya necesita de más aplausos.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…