Ir al contenido principal

“No hay radios para la música andina”


Pide al Gobierno interceder para pluralizar oferta radial. Presenta CD Lo nuevo y lo mejor, mientras prepara un álbum de valses y gira por EE UU
Texto: José Vadillo Vila
Foto: Jack Ramón
(Publicado en la página de Folclor del diario oficial El Peruano, viernes 26 de junio de 2009)

1“No es justo que en Lima tengamos que mendigar para ser escuchados, que no exista ni una radio que pase música andina latinoamericana, cuando la mayoría de los que vivimos aquí somos provincianos. El Gobierno debe actuar de una vez sobre este tema”.

William Luna ha dejado de lado la guitarra, sus éxitos “Niñachay”, “Linda mi cholita” o “Vienes y te vas”, para opinar sobre la delicada realidad que vive la música andina en la capital donde, como dice, “ninguna radio tiene espacios para nuestras propuestas”.
Al cantautor cusqueño le parece injusto que los artistas andinos “como si fuera una vergüenza ser serrano” deban de recurrir a dos radios piratas para ser escuchados, pero es la única posibilidad actual de llegar a su público, explica.

Actualmente, recuerda el cantante cusqueño, el monopolio de la oferta musical popular lo tiene un puñado de orquestas de cumbia, las cuales alquilan espacios en las radioemisoras. Ojo, Luna recuerda que la falta de una programación radial plural en la FM limeña afecta a los músicos de
distintos géneros musicales.

Esta realidad ha obligado a que muchos artistas andinos tengan como única opción dejarse ridiculizar en algunos espacios televisivos para promocionarse. Otros, simplemente, prefieren no grabar, porque entre la piratería y la promoción nula, mejor dedicarse a otra cosa.

2Luna ha sido honesto al decir que no consume cumbia, que no es su favorita, y algunos diarios han transformado el punto de vista del artista en una declaración de guerra de un diminuto David andino contra un millonario Sansón cumbiambero.

“Me parece muy bien el posicionamiento que ha logrado la cumbia, pero no ofendemos quienes en el Perú decimos que consumimos otros tipos de música y que se han cerrado las puertas a otros géneros para el gusto popular”, opina.
“La gente necesita la cumbia para continuar trabajando y salir de los problemas”, dice Luna, con la certeza de un antropólogo. Es cierto: la cumbia es un alimento que habla con letras de consumir más cervezas para ahogar las penas y alejarse de la realidad.
“En el Perú hay muy buenos músicos que no son promocionados, como We All Together, José Luis Madueño, Jean Pierre Magnet, entre tantos. ¿Por qué no llaman a Susana Baca para que sea imagen de una empresa? Estamos en la cultura de la mediocridad, de no crecimiento,
teniendo tantos talentos”, dice William, que se define como “un músico latinoamericano andino”.
“Se ha impuesto hasta en el folclor la cultura del mal gusto”, lamenta. “Es una falta de personalidad que a uno le digan ‘la J.Lo del folclor’, ‘La Paulina Rubio del folclor’. Uno se
debe de pronunciar. A mí me han dicho ‘el Montaner de los Andes’, ‘el Enrique Iglesias de los Andes’ y les digo que no me llamen así: lucho con mis propios proyectos y no imito”.

3El músico es lapidario cuando refiere que “la música en Lima se apagó, ahogada por la cumbia”. Cuenta Luna que los ocho años anteriores no vio los problemas que ahora se viven del poco espacio.

Desde febrero el cantautor no ofrece un concierto masivo en Lima, solo fue invitado para el concierto del uruguayo Jorge Drexler, donde brilló acompañado con su guitarra y un charanguista. Pero continúa en movimiento.

Cuenta que ha estado en EE UU. En Nueva York grabó un álbum de valses románticos clásicos, junto al guitarrista Eric Kurinski, que espera se edite antes de fin de año. Es que la actividad es la única manera para mantenerse vigente. Aunque no haya radios que difundan su canto, queda la esperanza, el amor de su familia, su motor y su público fiel.

Nuevo CD
William Luna. Lo nuevo y lo
mejor (2009) reúne 15 canciones,
12 éxitos de toda su trayectoria,
regrabados junto a su
banda. Incluye también dos
composiciones de Armando
Masse, productor ejecutivo del
álbum y “Tonta”, una coautoría
de ambos. El CD, arreglado por
Chano Díaz Límaco, es el primero
de los dos proyectados con la
disquera Trauni. El segundo, con
temas inéditos de Luna, se espera
salga en breve.

Ha realizado giras
durante tres años
por Europa y
EE UU, en 2005, 2006 y 2007.

En 2008 grabó el álbum
de música cristiana
Refugio.

Este año podría firmar un
contrato
para difundir en la
comunidad latina de EE UU sus
éxitos y su repertorio de alabanza.


Los días 28 y 29 de julio
se presentará en el espectáculo
“La Trilogía del Folclor”,
en el
Parque de la Exposición de Lima.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…