Ir al contenido principal

Cambio de guardia en Etiqueta Negra


Revista de crónicas cierra etapa tras cinco años. Julio Villanueva Chang cede la dirección a Daniel Titinger.

Texto: José Vadillo Vila
Foto: Pedro Cárdenas
(Publicado en El Peruano, el viernes 09 de marzo de 2007)

Había logrado posicionarse en el escueto coro de las más importantes publicaciones de periodismo narrativo –léase crónicas- de América Latina y ahora, con sólo 45 ediciones y un quinquenio de vida, Etiqueta Negra anuncia que se va. Chau. Sayonara. Good bye. Arribaderchi.

En realidad, quien se despide es el jefe de “los etiqueta boys”, como los llama el “maldito” Beto Ortiz. La última carta de Julio Villanueva Chang en su cargo de director, “Sobre la cortesía de irse de una fiesta sin despedirse”, es un homenaje al adiós con sabor a balada juangabrielana.

“La revista va a cerrar una etapa, pasaré a ser una especie de canciller de ella; editaré algunas cosas pero quien se encargará del cierre de la revista será Daniel Titinger”, me explica el cronista, ahora que empieza a acostumbrase a su nuevo cargo en el bufete de créditos de la revista: editor fundador.

Los últimos meses, en el brevísimo establishment literario han circulado rumores sobre el fin de la revista. Se habla también de un cambio de nombre. Pero Villanueva Chang no quiere dar detalles, “Esta reencarnación de la revista va a ser beneficiosa para ampliar a cierto público”, dice por todo. Prefiere jugar, dejar flotando la duda flotando en la atmósfera, aunque la propia página web de Etiqueta Negra dice “Nos despedimos”.

En realidad, lo que quiere Villanueva Chang es dedicarse más tiempo a desarrollar su propia escritura, leer y viajar. Repite que no se alejará del todo de Etiqueta, la criatura que amamantó con los textos de los mejores cronistas del orbe, que a veces cohabitaron con textos churriguerescos de cronistas fashion que olvidan el pregón de Kapuscinski, la humildad.

Casi al mismo tiempo, se retiró de su labor editorial en Etiqueta el otro fundador, el periodista Toño Angulo, quien reside en Barcelona, y hoy edita la revista de la aerolínea Vueling Airlines, uno de cuyos propietarios es la editorial Planeta.


Los caminos de la vida
Julio Villanueva tiene bajo el brazo una crónica extensa sobre el alcalde ciego de Cali, Colombia, que se incluirá en libro en inglés editado por el escritor peruano Daniel Alarcón (ver recuadro). Este texto, una selección de crónicas de su libro Mariposas y murciélagos (1999) y su producción más reciente, se incluirán en un libro que editará a medio año en México.

Además, el periodista participará en un festival en Montreal, en mayo dictará un curso de edición de revistas en la Universidad Autónoma de Barcelona, y luego ofrecerá talleres de crónica en DF y Monterrey (México).

Niega que su salida de Etiqueta sea por una oferta para dirigir una revista en el país de los mariachis. Pero sí tiene deseos de irse por un año a vivir en otro capital del mundo, DF, Bogotá, Barcelona o Nueva York. Por ahora, ha vuelto a ser “un desempleado, empleable”, que busca trabajar suelto, independiente, y escribir. Sólo que, como decía el cronista Christian Vallejo, prefiere dejar partir a los que se ama. Darle la bendición a la revista que dirigió.


Datos
¿Quién es quién? Taller de reportajes sobre personas y comunidades a cargo de Julio Villanueva Chang. 9, 10 11 y 12 y 16 de abril. Vacantes limitadas. Informes: 4401404.

En inglés. Etiqueta Negra y Virginia Quarter Review, lanzarán volumen de crónicas sobre América Latina. Incluye textos de JVCH, Toño Angulo y Juan Pablo Meneses, entre otros.

Libros. En 2006, Etiqueta editó libro del cronista mexicano Juan Villoro. JVCH busca libros con impacto a nivel continental.

Adiós. “Siento que ya cumplí un ciclo. No soy partidario de quedarme en un lugar y ser un señor feudal”, dice Villanueva Chang.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…