Ir al contenido principal

Superpoderosos con DNI


No sólo Manhattan tiene derecho a ser habitado por superhéroes. Lima, con su tráfico vehicular y su violencia, tiene ya sus propios héroes de papel, creados por la gente de Med Comics, y que ahora están en los quioscos de la ciudad. (*)

Escribe: José Vadillo Vila

1
No se equivoque con la guapa tripulante de cabina, de cabellos azabaches y tez trigueña, que se cimbrea coqueta por el aeropuerto Jorge Chávez, antes de abordar el vuelo Lima-Cusco. No se confunda porque tras esos lentes de carey se oculta la Chola Power, una suerte de Mujer Maravilla pero peruana por sus cuatro costados y traje diminuto inspirado en las vírgenes del Sol. Debe de cuidar la vida del presidente Ollanta Humala y la Primera Dama de la conspiración de Desertor y sus monstruosos secuaces.

De la selva su superhéroe, ese es Descomunal. De niño a Esteban Altamirano le chocolatearon los genes humanos con los de un gorila. Como el verde Hulk creado por Stan Lee, Esteban se convierte al menor “estate quieto” en tremendo gorilón extra large. Pero prefiere vivir huyendo a que hagan de él un títere que se aproveche de los débiles.

Otro cantar es el huancavelicano Javier Gómez, chibolo de 19 abriles; se prepara en una academia para la universidad pero es medio ingenuo y palteado como el Peter Parker ése que se convierte en araña rojiazul. Javier aún no se manda aún a su amada Astrid, sufre el caos vehicular, pero es el alterego del Guachy-Man, un superhéroe que se bate con los criminales de esta metrópoli con cielo panza de burro.


2
El Guachy-Man, la Chola Power, Descomunal junto a Xcorpiona y la Supermamacha, integran “La Raza”, personajes creados por las cinco historietistas de MED Comics, que desde la semana pasada ya están en los quioscos de Lima.

Estos nietos del Supercholo –recordado superhéroe de ojotas y poncho que pichangueaba partidos interestelares– quieren hacer de Lima su propia ciudad Gótica, su Metrópoli, que no son sino alteregos de Nueva York. Ellos hacen luchar sus personajes en medio de una Lima actual, con caos vehicular, delincuencia e informalidad.

Al inicio, en 2009, los MED Comics fueron quince pero quedaron cinco, los que siguieron empeñosos y sacaron una revista regularmente, cada tres meses, sudándola, con esfuerzo, así lograron sacar adelante 18 números y que la gente acepte a estos superhéroes con DNI peruano.
En otro nivel, la experiencia de los MED Comics es único en el país donde un grupo de historietas trabaja por tanto tiempo juntos y con un trabajo autofinanciado.

“Hacer historietas requiere que manejes arquitectura, narrativa, anatomía, guión, para dejar el cómic listo”, cuenta Luis Morocho, el editor del proyecto. Junto a Martín Espinoza, José Luis Miranda, Ricardo Orihuela y Franz Montoya han ido aumentando el número de sus tirajes mientras pasaban de blanco y negro a color; mejorando la calidad del papel. De 500 ejemplares pasaron a mil y ahora, tras casi seis años, dan otro salto: llegan a los quioscos de todo Lima con cinco números a todo color, con 5,000 ejemplares, que se venden a cuatro nuevos soles. Si todo sale como lo proyectado con el primer arco argumental de cinco números, el siguiente salto será tirar 15 mil ejemplares y distribuir a nivel nacional los siguientes cinco números.


3
Para lograr que sus superhéroes enamoren a los amantes de los cómics y hoy lleguen a todo color y en 24 páginas, los MED se despercudieron de los ojos de artistas románticos. Tuvieron que cambiar de chip y ver con ojos de empresarios y tomar herramientas del marketing. Gracias a ese cambio de mentalidad, hoy ya no quedan casi ejemplares de sus 18 primeras revistas.

Primero, los MED Comics construyeron sus canales de distribución gracias a alianzas con algunas municipalidades, empresas y centros comerciales, como el Real Plaza, donde hacen plantones de cómics, con sus personajes a tamaño natural, venden revistas y hacen caricaturas ha pedido del público. Las redes sociales también sirvieron para crear públicos, tienen presencia en el Facebook y para Youtube están haciendo sus propios videos promocionales.

A la par, cada semana realizan sus reuniones de edición, donde cada quien expone sus ideas argumentales y sus bocetos, que reciben sugerencias del resto para mejorar ángulos, cámaras, narrativa, la presencia o ausencia de luz. Luego, recién, se puede hacer una producción en limpio. “Hemos aprendido a trabajar en equipo, a ceder, a intercambiar roles: unos dibujan y otros pintan respetando la estética de los personajes”, me dice Martín.

Luis Morocho dice que han resuelto temas gráficos tomando como ejemplo lo del cómic norteamericano, como planos, calidad de impresión color, aunque todo con elementos peruanos. Hoy, todos los personajes de MED Comics están registrados y el quinteto original busca, pronto, convertirse en una sociedad anónima.


4
¿Se puede vivir de hacer comics en el Perú? “Estamos llegando a los quioscos de todo Lima en un momento de madurez gráfica. El producto es más sólido. Estamos buscando los auspicios para poder dedicarnos a esto al cien por ciento, poder dejar nuestros trabajos”, explica Martín Espinoza. El sueño del mediano plazo es que el Guachy-man, la Chola Power, Xcorpiona, Descomunal y la Supermamacha sean dibujados y pintados por nuevas generaciones de artistas gráficos peruanos, ya remunerados. Todo ello está dentro de su hoja de planificación. Porque hasta los superhéroes, se planifican.


Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…