Ir al contenido principal

Fernando Torrico, entre alabanzas y charangos


Hace cinco años, el músico boliviano dejó las multitudes y la fama, para dedicarse a la alabanza cristiana. Ahora, el creador de la saya "Negrita" es un charanguista de Dios. (*)

Texto y foto: José Vadillo Vila

1. "Renueva mi vida", el primer corte de Volviendo a casa -tercer álbum de Latidos- es una mezcla de tinku (ritmo altiplánico) con rock (género anglosajón de herencia afro). Otra de las 12 canciones del mismo álbum es un bolero, de esos con apellido latino, que uno podría bailar sobre una loseta, "Yo aprendí", que Fernando Torrico, exintegrante de Los Kjarkas, interpreta junto a su esposa, la cantante Gina Gil. Lo que une a todos los surcos es la alabanza a Dios.

"Las canciones son como anzuelos que uno lanza a la gente", explica Torrico, tomándose un respiro en Lima, en medio de la gira promocional de Volviendo a casa, que realiza en Ecuador y Bolivia. Si bien en la música cristiana están identificados como el nuevo folclor andino, tener un menú de canciones de distintos géneros les permite llegar a más públicos. "El tema 'Renueva mi vida', por ejemplo, está enfocada a las radios de Estados Unidos y México", dice.

Fernando dejó atrás el poncho blanco de Los Kjarkas, que llevó durante 11 años, al Proyecto Pacha y al dúo Tupay. Desde que dejó la música secular y se hizo cristiano, su mirada es distinta en todo sentido. Claro, no dejará jamás el charango, la guitarra y el canto.

"No nos cerramos en una línea, lo que el Espíritu Santo diga, nosotros componemos". Ayer, cuando integraba Los Kjarkas o Tupay, simplemente no actuaba si no cumplía con los requisitos técnicos y monetarios. "Ahora tengo más libertad", cuenta el artista de 49 años. Ser "más independiente" significa que se adapta a presupuestos, escenarios, a tocar con diversos grupos acompañantes. Bajo esa premisa, Latidos se ha presentado en más de cien lugares en su corto tiempo de existencia.

"Mandamos las partituras, y vamos. Es lo que hacemos muchos artistas cristianos que pretendemos hablar de un Dios de perdón no encerrado en iglesias, porque los que estamos domingo a domingo en la iglesia no somos mejores de los que no están. Hay cristianos buenos y católicos buenos", explica Torrico. A los 9 años de edad, ganó el premio como "El Ruiseñor Cochabambino" y grabó su primer disco. El resto es historia: Registró diez álbumes con Los Kjarkas, uno con Pacha y ocho con Tupay.

La cantante Gina Gil, quien también dejó la fama por una vida en Cristo, explica que el dúo Latidos sabe que Dios es único y que en Estados Unidos donde radican, tocan en distintas iglesias donde asisten feligreses latinos sin importarles el apellido católico, pentecostés, bautista o lo que sea de cada iglesia. Por ello no fue raro que su primer álbum, Despierta!!! (2008), lo hicieran en una iglesia católica en la costa Este estadounidense.

"No nos cerramos en una línea, lo que el Espíritu Santo diga, nosotros componemos". Ayer, cuando integraba Los Kjarkas o Tupay, simplemente no actuaba si no cumplía con los requisitos técnicos y monetarios". 
Abril de 2012. Concierto de Kjarkas en Lima. Foto: Vidal Tarqui/Agencia de Noticias Andina.

2. Torrico, coautor de famosas sayas como "Negrita" y "Soy caporal", dice que, a pesar de todo lo que van construyendo con Latidos (cada álbum es más internacional que el anterior) siempre estarán presentes en sus trabajos los charangos y las zampoñas. Es su identidad.

En Ecuador acaban de rodar el videoclip del sanjuanito "Hermanos por la sangre de Cristo", que ya está colgado en Youtube. Y en Bolivia filman el del "Tinku Corazón". En febrero de 2014 iniciarán su primera gira por el Perú, adelanta.

3. "La Biblia nos manda a ser sal y luz", comenta el artista. Si bien está enfocado en la música de alabanza y Latidos, el boliviano ha compuesto muchas melodías seculares. "De un tiempo a esta parte, me propuse trabajar más para la música". Pero ha hecho bastante, además de éxitos que miles tararean, creó un estilo particular de tocar charango y es considerado entre los mejores ejecutantes del diminuto instrumento cordófono.

Ahora trabaja videos tutoriales de charango que va colgando gratuitamente en Youtube. A pedido de los seguidores de su sonido particular, el año pasado lanzó su propia línea de charangos electroacústicos FT. "El sonido, esa voz del charango es irremplazable, pero tenemos que ponerle una buena pastilla".

El charanguista de Dios ha encontrado en el iTunes la facilidad para vender futuros trabajos individualmente -por canciones, sin la necesidad de crear un álbum en específico-; es la forma como hoy trabaja la mayoría de artistas.

PROYECTOS EN PARALELO
--Otro proyecto que Torrico cristalizará en breve es un álbum con las canciones instrumentales que ha almacenado por años. En paralelo, sus canciones de letras "no cristianas" se las dará a algunos grupos, entre ellos los peruanos de Antología.

--¿Habrá un disco con sus compadres Los Kjarkas? El año pasado se reunieron para una serie de presentaciones, algunas en el Perú, para conmemorar los 40 años del grupo. Dice que el famoso sexteto respeta su "línea cristiana" y no tendría problemas en grabar con ellos un nuevo álbum. Es un canto que será sinfonía para miles de seguidores. Por mientras, está Latidos.


(*) Publicado el jueves 31 de octubre de 2013 en el suplemento Variedades del diario oficial El Peruano.

Entradas más populares de este blog

35 años sin “Picaflor de los Andes”

Aniversario. Hoy se cumple un año más de la partida del cantor huancaíno Víctor Alberto Gil Mallma. Este cantor mayor de la música andina, falleció en La Oroya en 1975 y reunió a más de 100 mil personas en su sepelio. (Publicado el miércoles 14 de Julio de 2010 en el diario El Peruano)

Escribe: José Vadillo Vila


1. Los últimos días de su vida, “Picaflor de los Andes”" repetía que se iría muy lejos. Que se iba a morir. Dicen que la tristeza lo abrazaba desde que no pudo cantar en Concepción, durante la última gira que realizó y la gente lo pifió pensando que suspendía el espectáculo porque estaba borracho, pero “Picaflor” era un artista abstemio.

Lo habían llamado también el “Genio del Huaytapallana”, en alusión al nevado que bendice a Huancayo y el valle del Mantaro, esas tierras donde había nacido este “huanca hualash” (“hombre huanca”) y a la que cantaba con una voz que no ha sido igualada, según sus seguidores.

Yo soy huancaíno por algo / Conózcanme bien, amigos míos (...) Conózca…

Acto de soledad

Con 75 años de edad y 53 de carrera en las tablas, al actor y director Edgar Guillén le acompañan sus recuerdos. Cuestionarse la existencia y la actuación le permitieron darle fortaleza a los unipersonales, donde dictó cátedra. (*)
Texto y foto: José Vadillo Vila
1. Hace tiempo que Guillén no aparece en las páginas culturales. Estira sus manos huesudas, su amable cara de sonrisa larga; saluda. Se excusa, pero "a estas alturas de mi vida ya he perdido la noción del tiempo; me gusta no estar al día con la fecha", dice. Serán entonces dos o tres años que cerró el ciclo de hacer teatro en su casa, en Pueblo Libre. Fue una larga temporada, llena de aplausos, de obras y personajes, de charlas sobre su quehacer, que inició el 13 de noviembre de 1993. Cuando cerró el telón, sintió la liberación. Entonces empezó a viajar, a presentarse en locales alternativos.           Ahora acaricia a "Misha", la gata egipcia que ronronea y se adormece sobre los muebles de la sala donde aye…

En la piel del policía

El escribidor de este blog participó del primer taller vivencial de la PNP, Yo periodista, tú policía. Se realizó el 21 de noviembre en la Escuela de Oficiales PNP en Chorrillos y, del 22 al 24, en la Escuela Técnica Superior PNP en Mazamari, Junín.

José Vadillo Vila
Foto: cortesía de Luis Gonzáles Taipe
(Publicado en el diario El Peruano el 11 de diciembre de 2007)




El bautizo
-¡Cuerpo a tierra! -gritó "Pacolo", nuestro instructor. Y los estrenados uniformes de campaña se fueron al demonio; a besarse con el barro, las piedras y el polvo.

Nos esperaban 200 metros entre la pista de aterrizaje y la base antisubversiva de la PNP en Mazamari. La voz del instructor resonó de nuevo, "¡¿cómo está esa moral?!" La sección de 23 periodistas debía de rampear respondiendo, con voz fuerte y clara, que "¡Alta, altísima, como el sol y las estrellas. El combatiente no nace, se hace. Lo posible está hecho; lo imposible, lo haremos!".

Cuando uno rampea, y el sol cae sobre tu nuca…